Menú Buscar
Persona realizando mindfulness / UNSPLASH

¿Cómo iniciarse en el 'mindfulness'?

Este tipo de meditación es una de las mejores maneras de reducir el estrés y mejorar la concentración

Juan Antonio Marín
5 min

La meditación es una de las técnicas de relajación y concentración más antiguas que se conocen. Muchas culturas orientales la practican de manera habitual, mejorando así el bienestar personal, reduciendo los niveles de estrés y aportando una mejor calidad de vida para el que lo practica.

Con estas premisas en mente nace el mindfulness. Este tipo de meditación, que podría traducirse como "atención plena", tiene como objetivo que la persona mejore su concentración y aparte de su mente pensamientos que están ocupando espacio y que no la dejan crecer. Pero este conjunto de técnicas es mucho más. Por eso, este artículo pretende ser una pequeña guía para todos aquellos que quieran iniciarse o descubrir esta práctica tan beneficiosa.

¿Meditación o 'mindfulness'?

Es un error común separar ambos términos, aunque muchas veces suelen referirse a lo mismo: la meditación y el mindfulness comparten una característica muy importante, que se denomina atención plena. Es decir, entrenar la mente para focalizar los pensamientos en algo muy concreto: un objeto, un sentimiento o un pensamiento preciso. 

Para ello, la persona que lo practica tiene que hacerse consciente de sus propios pensamientos. Una vez que lo ha conseguido, esos pensamientos dejan de estorbar en la mente, por lo que se reduce el estrés y se mejora la concentración, ya que la próxima vez que aparezcan esos pensamientos se pueden dejar pasar para centrarse en la actividad que se está realizando, por ejemplo, el trabajo.

¿Cómo se practica?

Lo principal para practicar mindfulness es situarse en una posición cómoda: puede ser sentado en el suelo o con la tradicional postura de flor de loto, con las piernas cruzadas y la espalda recta. Cerrar los ojos también ayuda para concentrarse en esos pensamientos y hacerse consciente de que están ahí.

Persona practicando 'mindfulness' / UNSPLASH
 

Persona practicando 'mindfulness' / UNSPLASH

El segundo paso es pensar en la respiración y en cómo entra y sale el aire del cuerpo. Esto favorece la atención plena y genera una sensación de apertura al mundo interior, al de los pensamientos, donde cada persona puede trabajar el área que quiera para la mejora de su bienestar.

Meditaciones guiadas

Algo que ayuda, sobre todo al principio, es contar con la ayuda de alguien externo que guíe esa meditación. En YouTube pueden encontrarse muchas meditaciones guiadas capaces de ayudar a la persona a entrar en ese estado de conciencia donde la relajación y la tranquilidad dan paso a esa introspección que tanto se busca con la meditación.

Muchas de estas meditaciones guiadas para principiantes duran entre 10 y 20 minutos, por lo que son perfectas para practicarlas en el día a día sin necesidad de tener que dedicar una gran cantidad de tiempo o recursos para ello.

Beneficios del 'mindfulness'

Como cualquier meditación, el mindfulness pretende liberar la mente hasta conseguir dejarla en blanco, es decir, vacía de pensamientos. Esto favorece el autoconocimiento y el autocontrol, permitiendo a la persona ser mucho más efectiva en sus labores diarias (como el trabajo o en aficiones que desarrollen la creatividad), donde muchas veces el estrés o la lista de tareas por hacer saturan la mente y dificultan el avance.

Por otro lado, este tipo de meditación puede ayudar a mejorar los problemas de irritabilidad, favoreciendo las relaciones personales e incluso solventando problemas de insomnio, al lograr que la persona mejore su relajación y esté más predispuesta al descanso antes de dormir. Razones de peso para emprender un camino con muchos beneficios para la salud y el bienestar mental.

Destacadas en Vida