Menú Buscar
Vicente Martínez (d), exgerente de Vall d'Hebron, con los exconsejeros de Salud Toni Comín (i) y Oriol Junqueras (c), hoy fugados y en prisión, respectivamente / EFE

El exgerente de Vall d'Hebron dejó un 'pufo' de 500.000 euros

El doctor Vicente Martínez Ibáñez, hoy consultor privado, troceó y pasteleó un concurso público para equipar los quirófanos de un hospital público catalán

9 min

El exgerente del Vall d'Hebron Barcelona Campus Hospital, Vicente Martínez Ibáñez, hoy consultor en el sector privado, dejó un regalo envenenado antes de abandonar la gestión pública al ser cesado por el Gobierno catalán, tal y como avanzó este medio. El médico y alto cargo supervisó el troceo de una adjudicación de 500.000 euros hasta el punto de que la Intervención General autonómica le tocó la cara por lo que se considera un pufo en toda regla. 

El correctivo del Gobierno catalán está recogido en un informe de la Intervención General de la Generalitat de Cataluña al que ha accedido este medio. Según el documento, el doctor Martínez Ibáñez troceó en 20 contratos distintos un concurso para equipar los nuevos quirófanos del Hospital Santa Caterina de Girona en 2014. El facultativo dirigió el centro sanitario de 2010 a 2015, cuando lo fichó Vall d'Hebron. En aquel periodo, el gerente adjudicó a General Electric HealthcareNihon Kohden, Steris Iberia y Strycker Iberia, entre otras empresas, el contrato de equipamiento de los nuevos teatros de operaciones del Santa Caterina. Según el fiscalizador financiero, aquella adjudicación tuvo graves deficiencias.

Contratos troceados, comandas antes de adjudicar e informes que no existen

¿Cuáles? Según el controller financiero, la gerencia de Santa Caterina troceó la licitación en dos concursos mayores y 18 menores --que quedaban exentos de publicidad y libre concurrencia--. Ello vulneró las "normas de regulación armonizada", que obligaban a tramitar una única adjudicación de 515,681,86 euros. Hay mucho más. Para el quirófano 0 [Expediente S 014/14], el equipo de Martínez Ibáñez diseñó una licitación con graves irregularidades. Falta un informe del Órgano de Control Interno; un informe fiscal, que no se elaboró pero que la mesa de adjudicación citó; los certificados de los adjudicatarios (Steris y General Electric Healthcare) o definir los subcriterios de puntuación que no figuraban en el pliego de contratación. Quizá mucho más grave, el equipo de Martínez Ibáñez encargó el material por valor de 149.480 euros (tres lotes) a Steris y General Electric Healthcare antes de publicar la oferta más ventajosa y formalizar los encargos.

Con respecto al concurso del equipamiento complementario del quirófano 0 [Expediente S05/14], el equipo directivo de Martínez Ibáñez gastó 137.517,49 euros en cuatro lotes (uno quedó desierto). ¿Los beneficiados? Strycker Iberia; Nihon Kohden y, de nuevo, General Electric Healthcare. En esta licitación hubo también incidencias: no fue informado favorablemente por el Órgano de Control; hubo errores en el cálculo numérico de las ofertas; no existió el informe fiscal pese a que éste se cita; no hubo responsable del contrato; se puntuaron subcriterios no fijados en las plicas; la resolución se publicó fuera de plazo y, de nuevo, la comanda se envió antes de la fecha de adjudicación y formalización del contrato.

En paralelo a ello se firmaron 18 contratos con el mismo fin por valor inferior a los 18.000 euros, el máximo legal para que dichas adjudicaciones no tuvieran que ser sacadas en concurso publico.

IAS: "Diferentes materiales"

A preguntas de este medio, una portavoz del Instituto de Asistencia Sanitaria (IAS), nuevo nombre del Hospital Santa Caterina, ha subrayado que "el IAS ya hizo la correspondiente aclaración a Intervención General de la Generalitat sobre la conveniencia de sacar un solo concurso en 2014, en lotes, por valor de 515.681 euros". Según la misma fuente, la "técnica contractual que aplicó el IAS fue en aquel momento la de hacer diferentes concursos según los tipos de materiales que se tenían que comprar para el proyecto de ampliación del área quirúrgica". 

A este respecto, la representante ha hecho hincapié en que la ciudad sanitaria, la segunda mayor de Girona después del Hospital Josep Trueta, lanzó dos grandes concursos. "Un público abierto por valor de 199.090 euros dividido en tres lotes para una mesa quirúrgica, lámpara quirúrgica y equipo de anestesia y un concurso público abierto por valor de 181.818 euros dividido en cinco lotes, uno de los cuales quedó desierto, y se tuvo que hacer un concurso negociado posterior", indica.

Respecto a este última licitación, el IAS adquirió "una torre de laparoscopia; motores eléctricos de traumatología; aparataje médico de reanimación; un intensificador de imagen y un videolaringoscopio. Este último quedó desierto y se tuvo que adquirir por la vía de un concurso negociado". En relación a los concursos menores, admite el hospital que hubo un total de 18 "siguiendo lo que prevé la ley de contratos del sector público". ¿A qué se refiere? "Todos ellos con el límite legal de 18.000 euros --ahora son 15.000 euros-- para comprar el material necesario para equipar las salas de operaciones: lámpara complementaria de dos cúpulas; material para equipos de anestesia y reanimación; mesas de instrumental quirúrgico; cajas de material quirúrgico para intervenciones; mesas de cirugía general; un sistema de alimentación interrumpida y armario de quirófano, mayormente". Estas adjudicaciones totalizaron 134.773 euros.

Martínez Ibáñez, al sector privado

Esta información la ha aportado el hospital gerundense que dirigió Martínez Ibáñez antes de fichar por Vall d'Hebron (2015-2019) y, después, ser destituido por la actual consejera catalana de Salud, Alba Vergés. Aunque desde la salida fulminante del doctor no se conoce su paradero profesional, fuentes del sector lo sitúan en Essentia Health Management. Esta firma es una consultoría estratégica en salud que creó en junio de 2019 Ana Ochoa de Echagüen, exdirectora asistencial del mayor hospital catalán que cesó cuando el Departamento catalán de Salud se cargó a su superior, Martínez Ibáñez.

Junto a Martínez Ibañez y Ochoa de Echagüen figura en la enseña de consultoría el ingeniero Marc Sales Coll, exdirector de procesos asistenciales de la misma ciudad sanitaria barcelonesa. La abandonó en noviembre de 2019 para acompañar a sus exsuperiores al sector privado. ¿A qué se dedican? "A implementar la filosofía del Lean Management --maximización de objetivos y eficiencia con los mínimos recursos-- en el sector sanitario", explican voces que conocen la actividad de la joven compañía. Los mismos interlocutores sitúan la operativa de Essential Health fuera de Cataluña, habida cuenta de la estrecha trayectoria que mantuvieron los tres profesionales que la dirigen con la sanidad pública autonómica.