Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un sanitario carga una camilla a una ambulancia del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) / EP

El gerente del SEM quintuplicó su sueldo variable tras ser nombrado

Antoni Encinas disparó su bonus anual en su primer año al frente de Emergencias, después de aumentar también su salario base

4 min

El gerente del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) de Cataluña quintuplicó su salario variable anual el primer año al frente de la empresa pública. Antoni Encinas disparó su bonus tras subirse también el salario base hasta los 100.000 euros anuales, como explicó este medio

Es lo que figura en la memoria anual del SEM de 2019, y que denuncian trabajadores de la enseña adscrita al Servicio Catalán de Salud (CatSalut). La plantilla apunta a que los objetivos de alta dirección pasaron el primer año de 3.291 euros a 18.660 euros. Un incremento discreto, pero que se suma al incremento salarial que ya había aprobado el equipo de Encinas para el directivo cuando éste tomó el mando en 2018. A colación de ello, cabe recordar que la alta dirección la configura, solo, el gerente. 

Aumenta el gasto de personal

En el global del SEM, el gasto de personal se encaramó de 35,7 millones de euros en 2018 a 38,38 millones de euros en 2019 (+7%), primer ejercicio completo con Encinas al mando de la empresa pública. Ello tendría relativa importancia salvo por un extremo: el aumento de costes se comió el beneficio neto del grupo sanitario, tal como explicó Crónica Global

Quedó entonces el conglomerado sin reservas de capitalización. Contribuyó también a agotar el excedente neto de Emergencias de Cataluña una indemnización de 123.217 euros que se pagó en la empresa en 2019. Fue al año siguiente de que Encinas fulminara al adjunto a gerencia, Roger Abad, que llevó al SEM a los tribunales. Hubo un acuerdo de conciliación entre ambas partes del que jamás han trascendido los detalles. 

Gestión polémica

Tras aquel lance, ¿meritó la gestión de Encinas al frente del SEM el doble incremento salarial? Los datos disponibles generan algunas dudas sobre ello. Su equipo, por ejemplo, gastó las provisiones para responsabilidades por valor de 1,1 millones que Emergencias venía dotando desde hacía años para pagar una posible sentencia condenatoria en un litigio que tiene abierto con la argentina IHSA y la patronal sanitaria CSC. 

Ello significa que si la unión temporal de empresas (UTE) pleitea --ya lo ha intentado en el pasado-- y gana, el SEM tendrá que arañar fondos de otro capítulo para pagar a su acreedor. O los tendrá que pedir al Servicio Catalán de Salud (CatSalut), ente al que está adscrita y cuyo director, Adrià Comella, preside el consejo del SEM. 

La pandemia genera dudas

Acabe como acabe la disputa judicial, que sigue viva según la misma memoria, pues los plazos se han alargado por la pandemia, el trabajo de Emergencias durante la crisis sanitaria también ha generado interrogantes. Fue el SEM quien contrató a una filial de Ferrovial para llevar el controvertido sistema de contact tracing del Govern, un acuerdo que la Generalitat finalmente rescindió. 

En paralelo, el SEM gastó cerca de un millón de euros en vehículos de respuesta táctica para emergencias que han sido escasamente usados durante el combate antiepidémico. Asimismo, Emergencias también se hizo con 27 hospitales de campaña hinchables, cuyo rol ha sido secundario en la batalla contra el patógeno. Prueba de ello es que la Generalitat de Cataluña acabó teniendo que construir cinco hospitales modulares junto a otros tantos centros.