Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Centro penitenciario de Brians 2, donde se produjo uno de los episodios violentos contra funcionarios de prisiones / EUROPA PRESS

Los funcionarios de prisiones se manifiestan tras la última oleada de episodios violentos

Los sindicatos culpan de la situación al departamento de Justicia y a la Secretaría de Medidas Penales

3 min

El próximo martes, los sindicatos de prisiones han convocado una manifestación en la plaza Sant Jaume de Barcelona para denunciar “las agresiones a los trabajadores públicos”.

En un comunicado conjunto, CCOO, UGTpresons, Intersindical y IACCATAC denuncian que la falta de seguridad en los centros penitenciarios los ha convertido en víctimas de agresiones indiscriminadas, “cada vez más graves”, por parte de los internos. Los funcionarios alertan de “una falta de personal, persecuciones regimentales con aperturas de expedientes disciplinarios a trabajadores con trayectorias impecables y de una fiscalización constante de sus actuaciones”.

Señalan al departamento de Justicia

Los sindicatos culpan de la situación al departamento de Justicia y a la Secretaría de Medidas Penales por no adoptar medidas para “reducir la conflictividad”. Aseguran que los responsables penitenciaros han mostrado una “incapacidad absoluta” a la hora de dar respuestas efectivas y los acusan de recortar fondos. 

Por eso, solicitan que se incremente la plantilla en, al menos, 500 efectivos y que se les reconozca como agentes de la autoridad. Piden que se deroguen las circulares perniciosas para la seguridad y que se apliquen a los internos las sanciones tal y como prevé el reglamento. Además, requieren al departamento que les de apoyo jurídico y que se persone como acusación particular en caso de agresión.

Dos agresiones graves

La manifestación llega pocos días después de dos graves agresiones en las cárceles catalanas. La primera sucedió en Brians el 22 de mayo, cuando un interno del DERT agredió a cinco agentes con una plancha metálica. Los trabajadores habían alertado a la dirección del “comportamiento intolerable del preso” y habían solicitado su traslado a otra prisión tras los continuos incidentes que había protagonizado recientemente, sin respuesta por parte de la Administración, explicó entonces a este medio Alberto Gómez, responsable de prisiones del sindicato Csif.

La segunda se registró tan solo tres días después –el 25 de mayo-- en el centro penitenciario de Ponent. En esa ocasión un interno golpeó a cinco trabajadores con dos palos de fregona que tenía escondidos bajo la cama y con la defensa de goma de uno de los funcionarios que intentaron reducirlo.