Menú Buscar
Una imagen del CAP de Manso del ICS, en Barcelona / CG

El mayor ambulatorio de Barcelona tiene una lista de espera de seis meses

El CAP Manso, que trata a 250.000 vecinos, funciona al 33% en el área de traumatología debido a las jubilaciones no repuestas

16.03.2016 21:15 h. Actualizado: 18.02.2019 19:22 h.
4 min

CAP MansoEl mayor ambulatorio de Barcelona, el CAP Manso, presenta una lista de espera de seis meses para segundas visitas. Trabajadores del centro público, que trata a 250.000 vecinos, denuncian que el departamento de traumatología "está colapsado". Dos especialistas cubren los dos turnos diarios, teniendo que atender hasta 52 personas en seis horas.

"Se han jubilado cuatro profesionales en dos años, y el Instituto Catalán de la Salud (CatSalut) no los ha reemplazado, porque a los nuevos les quiere pagar un salario ridículo y no encuentra ninguno. Los dos únicos traumatólogos que aguantan están desesperados", señalan.

El efecto inmediato del problema sería una saturación del servicio. "Ha habido un incremento vergonzoso de las listas de espera de hasta tres meses para las visitas ordinarias y de una semana a 15 días para las preferentes. Las segundas visitas se van hasta los seis meses", subrayan las fuentes consultadas.

El conflicto le estalla a Comín

Preguntada sobre la cuestión, la consejería de Salud de la Generalitat no ha contestado a los requerimientos de este medio. Sin embargo, el consejero Toni Comín (Junts pel Sí) sí conoce el problema.

Al nuevo titular del departamento le estalló el incendio del CAP Manso en la cara el martes, cuando una delegación de 13 personas de la Marea Blanca se reunió con él en la sede de la consejería. "Nos dijo que intentarían poner solución a los temas, pero que así de golpe era difícil", ha explicado una de las participantes en el encuentro.

Pese a que Comín remitió a los presentes al plan de choque social que han cerrado Junts pel Sí (CDC y ERC) y la CUP, los activistas no quedaron contentos. "Alertamos al consejero de varios temas urgentes. La situación de Manso es uno de ellas. O soluciona el asunto u ocuparemos el complejo médico".

Herencia de Boi Ruiz

Protesta en el CAP MAnsoLa frágil situación del ambulatorio tiene, según los activistas, un culpable. "La atención primaria en Cataluña ha perdido 1.000 médicos en los últimos años. Y lo que ha pasado en Manso es una de las fórmulas utilizadas para recortar personal: no cubrir las bajas por jubilación", explica Antoni Barbarà, portavoz de Dempeus per la Sanitat Pública.

El facultativo alerta de que quitar profesionales en atención primaria tiene dos efectos. "Genera una mayor presión asistencial en las urgencias de los hospitales y empeora la calidad del servicio. Es intolerable y ello tiene un responsable: el anterior consejero de Salud, Boi Ruiz (CDC)".

Cuatro barrios

Cabe recordar que el CAP Manso es una pieza central en la sanidad catalana. Es el mayor centro de atención primaria de Barcelona junto al CAP Maragall. El complejo tiene cuatro equipos sanitarios (EAP) que cubren otras tantas áreas de la ciudad: la 3B (zona Poble Sec), 2A (Sant Antoni), 2B (Roma) y 2D (zona Plaza Universidad).

Además de la atención ambulatoria, el centro tiene un punto de urgencias que opera las 24 horas, un punto de atención de salud sexual y reproductiva y un departamento de radiología. También albergó un laboratorio de análisis hasta 2013, cuando el Hospital Vall d'Hebron centralizó la recepción de todas las muestras extraídas en la Ciudad Condal.