Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Niños reciben educación en una escuela mixta / PIXABAY

Educación diferenciada: ¿una fórmula eficaz para luchar contra la brecha de género?

Los defensores de las escuelas que separan por sexo aseguran que este modelo ofrece una "personalización educativa" que favorece el desarrollo de todo el potencial de los alumnos

13 min

Intentar mejorar la educación en España para garantizar una igualdad de oportunidades a alumnos, independientemente de su sexo, es una constante en nuestro país. De hecho, desde 1970 se han aprobado en España nueve leyes educativas y han contado todas ellas con tantos defensores como detractores. Sin embargo, entre ley educativa de unos y ley educativa de otros, la brecha de género en asignaturas como matemáticas, donde chicos ganan por goleada a chicas, sigue aumentando sin aparente remedio.

Los partidarios de la educación diferenciada, que ofrecen alrededor de 170 colegios en España, defienden esta fórmula educativa como una elección eficaz para huir de estereotipos de género​ y potenciar las cualidades y capacidades de cada persona, independientemente de si es hombre o mujer.

"Personalización educativa"

Riqui Muñoz es profesor de primaria y coordinador de ciclo en un colegio catalán de educación diferenciada. Además, tiene cinco hijos --tres niñas y dos niños-- que estudian en colegios separados por sexo. Entre el tiempo que dedica a su familia y a su trabajo, aún le queda tiempo para llevar con buena mano su perfil de Instagram (@papaymas), donde cuenta ya con más de 30.000 seguidores y en la que no tiene reparos para hablar sobre este tipo de proyecto educativo.

¿Por qué se decantó por la educación diferenciada para sus hijos? "¿Y por qué no?", responde. “Tanto mi esposa como yo estudiamos en un colegio diferenciado, y es un modelo que nos ofrece confianza porque se basa en la personalización educativa, donde la relación y vinculación entre familia y colegio es muy estrecha y nos ayuda muchísimo a educar a nuestros hijos. Nosotros somos los primeros educadores, tanto en el tiempo como en el derecho fundamental a que sean educados según nuestras convicciones filosóficas, religiosas y pedagógicas. Lo dicen la declaración universal de los derechos humanos y los de la Unión Europea, no lo digo yo”, añade este profesor y padre de familia numerosa.

"Tan legítimo como cualquier otro"

Para Carmina Sampere, directora de Promoción y Comunicación de los colegios de educación diferenciada Pineda y Avantis, este modelo educativo "es una manifestación más del pluralismo en educación que una sociedad democrática debe ofrecer".

"Somos parte de una sociedad, compuesta por personas plurales, y, por esta razón, las opciones pedagógicas deben ser reflejo de esa variedad. Este modelo, tan legítimo como cualquier otro, no es ni mejor ni peor que los demás, pero tiene sus ventajas y, por esto, hay tantas familias que optan por él. Creemos que, además, es un modelo que favorece la igualdad de oportunidades, facilitando a través de esa mayor personalización de las alumnas, el acceso a carreras científico-técnicas o el gusto por las carreras tradicionalmente consideradas más masculinas", añade.

​Brecha de género

No habla en vano Sampere. La brecha de género en España es alarmantemente evidente entre los alumnos de diez años, que ya rinden a un nivel diferente en matemáticas. Así lo indican los resultados del Informe PISA, que se realiza cada tres años en los países de la OCDE y otros asociados. También, según el último informe de TIMSS (Trends in International Mathematics and Science Study), que evalúa el conocimiento de matemáticas y ciencias de los alumnos de 4º de primaria de 58 países del mundo, España es uno de los países con mayor diferencia en los resultados en matemáticas, entre chicos y chicas, y su desigualdad casi dobla el promedio de los países de la OCDE y está por encima de la media de la Unión Europea.

En cuanto a los resultados de los alumnos de la educación diferenciada, “podemos decir que los resultados de nuestras alumnas en matemáticas son muy buenos en las evaluaciones de nivel que se llevan a cabo a nivel autonómico”, afirma Sampere.

Igualdad de oportunidades

¿Quiere decir eso que la escuela diferenciada es una buena fórmula para luchar contra la brecha de género y los estereotipos? “El entorno diferenciado facilita en varias etapas del proceso educativo, el llegar a los alumnos de una manera más eficaz y personalizada, respetando el ritmo más homogéneo y similar. Todos conocemos la dificultad que supone, en determinadas edades, el mantener un clima adecuado en el aula para favorecer el aprendizaje”, considera Sampere.

Riqui Muñoz cree que la personalización que ofrece la escuela diferenciada permite esa igualdad de oportunidades. “La diferenciada no discrimina​, sino que personaliza y es muy eficaz para que nuestros hijos e hijas consigan lo mejor que pueden llegar a ser en todos sus ámbitos: académicos, personales y sociales, que lleguen a ser la mejor versión de sí mismos, desarrollando todo su potencial. Además, se fomenta especialmente esa idea de que cada niño y niña tiene que llegar a aquello que quiera, a luchar por lo que quiere y lo que cree, sin roles de género, sin cortapisas sociales o mentales”, opina este profesor de primaria catalán.

nina escuela (1)
Una niña recibe clases en una escuela / PIXABAY

Estereotipos de género

Sampere ve clarísimo, como Muñoz, que la escuela diferenciada es un buen sistema para acabar con la brecha de género y con los estereotipos: “La experiencia nos dice que sí. En nuestro colegio salen cada año alumnas para carreras universitarias científico-técnicas, y de igual forma, en escuelas diferenciadas de chicos también los hay que optan por las humanidades. Esto es una muestra clara de que se están evitando los estereotipos de género. También nos encontramos en colegios diferenciados con más alumnos que secundan actividades solidarias, o más alumnas en deportes competitivos como el fútbol. Un ejemplo elocuente lo tenemos en una alumna de una escuela diferenciada de Girona, Anna Navarro, que la semana pasada fue nombrada la mujer más influyente del mundo en tecnología”, comenta orgullosa.

Desde su experiencia como profesor, Muñoz señala que “las chicas quedan mucho más empoderadas en la diferenciada, se reconocen entre ellas como personas capaces de hacer cualquier cosa sin el peso constante del estereotipo de género. Tienen profesoras (y profesores) muy diversas, que les ofrecen modelos diversos. El porcentaje de mujeres exitosas en la educación diferenciada es más alto. Y aunque no lo fuera, es un modelo útil, ampliamente valorado por las familias que confían y siguen confiando en esta educación, e internacionalmente en auge. Estados Unidos, Inglaterra, incluso en educación pública. Además, fomentar el teatro, la literatura, el arte, la creatividad, la sensibilidad… no tiene sexo. Que las matemáticas, la física o las ciencias se promuevan activamente no entienden de sexo. Y eso es muy importante para nosotros. No hay cosas 'de chicos' o 'de chicas' en educación, pero dar oportunidades por separado les ayuda a desarrollarse más plenamente. No obstante, lo importante es que nosotros podamos elegir, en igualdad de oportunidades, un colegio mixto o uno diferenciado, uno público o uno concertado. Y eso ahora no se puede hacer, y con la LOMLOE menos aún, porque lamina las bases de la pluralidad y de la libertad de elección”.

El punto de vista del otro género

Ante las acusaciones de muchos partidarios de la escuela mixta de perder el punto de vista del otro género, Muñoz se muestra tajante: “No es cierto. En el colegio pasan el 10% del tiempo de un año. La familia y la sociedad son mucho más ricas y la mixticidad se da de forma natural. Si fuera cierto que la mixta es la panacea en cuanto a eso, no habría violencia de género porque habrían aprendido a convivir y a valorar y respetar en la escuela. El 99% de la educación es mixta en España desde hace 35 años, y no parece que la mixticidad sea muy exitosa en eso".

"Existe el argumento falaz de que la sociedad es mixta, y que debiendo ser la escuela el reflejo de la sociedad, no puede ser diferenciada. La escuela es una organización artificial. Tampoco nos reunimos o trabajamos o hacemos amigos con los del año de nuestro nacimiento, o barrio o zona... y en el colegio nos lo imponen. En la sociedad puedo elegir una multiplicidad de cosas, a nivel personal (donde o qué comprar, donde vivo, o donde trabajo, o con quien me relaciono, o cómo me relaciono), y en educación se me limita gravemente", añade.

La Iglesia Católica

Otro ¿falso? mito es que la mayoría de los centros de educación diferenciada están relacionados con la Iglesia Católica. ¿Qué hay de cierto? "El modelo diferenciado de hace 50 años estaba más asociado a colegios de instituciones religiosas. En la actualidad no es así. El modelo diferenciado está plenamente reconocido en muchos países de nuestro entorno --EEUU, Reino Unido, Alemania, Francia...-- siendo así que en alguno de ellos se han creado escuelas públicas diferenciadas. Ello demuestra que este modelo no está vinculado a un ideario católico sino a un sistema válido y eficaz que optimiza los recursos educativos y pedagógicos para dar una atención más personalizada de cada alumno”, aclara Sampere.

Y concluye: “Nuestro proyecto educativo busca siempre el éxito personal de cada alumno, es decir, sacar fuera y desarrollar al máximo todas sus capacidades (la palabra educar viene etimológicamente de E-ducare que significa sacar fuera), y realizarse como persona. Si no estuviéramos convencidos de que este modelo pedagógico ayuda a nuestras alumnas a conquistar retos y a lograr objetivos ambiciosos, estaríamos falseando la realidad. Es un sistema que funciona y, por ello, son muchas las familias que lo han escogido y lo escogen para educar a sus hijos”.

Destacadas en Vida