Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Momento en que un agente de la Guardia Civil detiene a uno de las 22 personas acusados de estafas en toda España por el método 'phishing' / GUARDIA CIVIL

Detenidas 22 personas por estafar 108.000 euros con el método ‘phishing’

La Guardia Civil ha arrestado a seis en Barcelona y uno en Tarragona acusados de obtener claves y contraseñas para acceder a las cuentas bancarias

3 min

Un total de 22 personas han sido detenidas por la Guardia Civil acusadas de estafar 108,000 euros a 61 perjudicados con el método phishing. Este modus operandi consiste en obtener claves y contraseñas para acceder a las cuentas bancarias de las víctimas.

Los arrestados, en el marco de la operación Muzib de la benemérita en Valencia, realizaban transferencias repetitivas de no más de 500 euros en cada operación para no ser descubiertos. Esto había llevado a vaciar una cuenta con 8.000 euros en tan solo 16 transacciones, según ha informado la Guardia Civil.

Seis detenidos en Barcelona y uno en Tarragona

La operación policial comenzó el año pasado tras una denuncia al Instituto Armado de Tavernes de la Valldigna (Valencia), en referencia a un delito de estafa a través de una plataforma de pago móvil. Esto llevó a extender la investigación que ha concluido con seis detenidos en Barcelona y uno en Tarragona, además de ocho en Palma de Mallorca, una en Sevilla, tres en San Sebastián, dos en Oviedo y una en Pamplona.

En la investigación se analizaron las denuncias interpuestas ante la Policía Nacional, los Mossos d’Esquadra, la Policía Foral de Navarra, la Ertzaina y la Policía Municipal de Madrid. Esto permitió descubrir la identidad de los 22 detenidos, 10 hombre y 12 mujeres, de edades comprendidas entre los 22 y 63 años, y de nacionalidades española, cubana, marroquí, portuguesa y senegalesa. Se les atribuyen 61 delitos de estafa continuada, pertenencia a grupo criminal, falsedad documental, descubrimientos y revelación de secretos.

‘Modus operandi’

La forma de actuar del grupo criminal consistía en emular las páginas web de diversas entidades bancarias, antes de cometer el delito, donde los correos “anzuelo” enviados incluían esta URL. Así obtenían claves, contraseñas o firmas digitales de la víctima para realizar transferencias bancarias sin su consentimiento, según aseguran diversas fuentes a Europa Press.

Los arrestados e imputados utilizaron un total de 34 cuentas bancarias y 48 líneas de teléfono, tanto a sus nombres como a los de terceros. La investigación se vio rezagada por el uso de identidades falsas por parte de los presuntos autores de los hechos.