Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Condenan a 15 años al hombre que mató de una patada a un turista en Lloret de Mar / EUROPA PRESS

Condenan a 15 años al hombre que mató de una patada a un turista en Lloret

El juez reprocha a la discoteca que solicitara a los amigos del fallecido que sacaran el cuerpo del joven a la calle y que la fiesta continuara con normalidad

4 min

El hombre que acabó con la vida de Nicollo Ciatti, un turista italiano, propinándole una patada en la cabeza en una discoteca de Lloret de Mar (Girona) en el verano de 2017 ha sido condenado a 15 años de prisión, la pena mínima en casos de asesinato.

El autor de los hechos, un joven de 29 años de origen checheno aunque afincado en Francia desde los 15 años, solo cumplirá 15 años de prisión de los 24 que solicitaba inicialmente la fiscalía.

La pena más baja

Después del veredicto de culpabilidad emitido por el jurado popular el pasado 3 de junio, el tribunal le ha aplicado la pena más baja para un delito de asesinato por considerar que la intención de acabar con la vida de la víctima responde a una “alevosía súbita y no acechante”.

El magistrado considera que aceptar que sus conocimiento de artes marciales fueron utilizadas para matar al italiano es un posicionamiento del jurado popular que “linda decididamente en una frontera débil” con la tesis de la defensa “de concurso entre lesiones y homicidio por imprudencia grave”.

Absuelve al otro imputado

Además, la sentencia, que ha rebajado la pena de los 25 años que solicitaba una de las acusaciones particulares, añade que “no existe una repetición de golpes” y recuerda que la muerte se produjo en el marco de una pelea en una discoteca.

El magistrado ha absuelto al otro imputado, amigo del condenado, al que se consideraba cómplice de asesinato. La familia de la víctima mantiene que este segundo investigado evitó que los amigos del fallecido lo auxiliaran, dándoles golpes y que, además, permitió actuar con más facilidad al que propinó la patada. Por eso, el letrado de la familia solicitaba para él 15 años de prisión, mientras que la patronal del ocio nocturno pedía 12.     

Reprimenda a la discoteca

La sentencia critica a la discoteca Sant Trop, donde se produjo la muerte del joven, y explica que los empleados pidieron a los amigos de la víctima que sacaran a la víctima al exterior, que ya se encontraba prácticamente muerta, con la excusa de que la ambulancia no podía acceder a la discoteca "como si los servicios médicos de urgencia vital no dispusieran de camillas".

También se detalla que la fiesta en la sala continuó con normalidad cuando el cuerpo del fallecido se encontraba todavía en la calle, lo que considera que no es "la mejor manera de compadecerse del infortunio de un cliente agredido".

Se encontraba en libertad

El autor del crimen, que había quedado en libertad a la espera de ser sentenciado por haber cumplido ya cuatro años y tres meses de prisión provisional, deberá ingresar de nuevo en un centro penitenciario cumplir el resto de la condena.