Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la Audiencia de Girona, donde se ha juzgado a Martí por violar a una amiga / EUROPA PRESS

Condenado a seis años y medio de cárcel por violar a una menor en Cadaqués

Los hechos ocurrieron el 1 de agosto de 2018 en el exterior de una discoteca, cuando un hombre violó a una joven de 17 años

4 min

La Audiencia de Girona ha condenado a seis años y medio de cárcel al acusado de violar a una menor de 17 años en Cadaqués. Los hechos ocurrieron el 1 de agosto de 2018, en el exterior de una discoteca. 

La sentencia concluye que la víctima y el agresor se conocieron esa misma noche. A la salida del local --sobre las cinco y media de la madrugada-- el procesado empujó a la víctima contra una pared, la inmovilizó y la violó

Los Mossos efectúan una detención / MOSSOS
Los Mossos efectúan una detención / MOSSOS

Detenido delante de la discoteca

Según explica Nació Digital, un vecino de la zona lo vio y el acusado huyó, por lo que la víctima pudo pedir ayuda. Al procesado lo detuvieron poco después delante del local. El ataque indignó a la población, que llegó a organizar una manifestación. 

La sentencia de la sección cuarta de la Audiencia de Girona expone que el acusado, P. N., y la víctima --que entonces tenía 17 años--, salieron de la discoteca juntos. Una vez fuera, se pararon en una esquina donde se besaron "con el consentimiento de los dos". Después se alejaron de la zona hasta otro punto de la calle que estaba más apartado. Allí, el condenado comenzó a hacerle tocamientos y la menor le pidió que parase. "No hizo caso a lo que le pedía la víctima. La empujó contra la pared y la inmovilizó cogiéndola de las muñecas", describe la sentencia, que concluye que hubo violación posteriormente. 

Gracias a la ayuda de un vecino

Fue un vecino que pasaba por la zona quien pudo ayudar a la víctima. El tribunal remarca que la chica consiguió escapar del agresor cuando pasó ese joven, que declaró como testigo en el juicio y explicó que, de lejos, vio a "una pareja" en la calle, aunque en un principio "no le dio importancia", hasta que se dio cuenta de lo que estaba sucediendo. "Pudo ver que el chico la tenía cogida y le pareció que ella quería salir y él no la dejaba". 

"Finalmente, declaró que la menor se acercó a él con un ataque de nervios pidiéndole ayuda, mientras que el chico se iba rápidamente en dirección a la discoteca", añade la sentencia. El testigo y otro joven fueron al local y, allí, localizaron al agresor, que fue detenido más tarde

Orden de alejamiento e indemnización

La sentencia remarca que la declaración de la víctima --que fue a puerta cerrada-- ha sido persistente y coherente y, además, su relato está corroborado con hasta nueve indicios o pruebas. Además, el tribunal recoge que la joven sufre un trastorno de estrés post traumático.   

Al procesado, que es de origen francés y que tiene 29 años, se le impone una pena de seis años y medio de cárcel y cinco años de libertad vigilada. Además, no se podrá acercar a menos de 500 metros ni comunicarse con la víctima durante un plazo de 9 años. En concepto de responsabilidad civil deberá indemnizarla con 24.750 euros