Menú Buscar
Paquete de tabaco cuyo consumo busca reducir el plan antitabaco en las cárceles catalanas / PIXABAY

Las cárceles catalanas activan un plan antitabaco

Con esta iniciativa se busca reducir el consumo, puesto que tres de cada cuatro internos fuman

María Díaz
20.05.2019 13:51 h.
3 min

A través de un comunicado emitido por el Govern de Cataluña, se ha hecho pública la noticia de que a partir del 31 de mayo de este mismo año las cárceles catalanas activarán un plan antitabaco a cargo de los equipos sanitarios que allí trabajan para reducir el humo de los cigarrillos en el ambiente compartido de los centros penitenciarios. Han sido las consejerías de Salud y Justicia de la Generalitat de Cataluña quienes, de manera conjunta y consensuada, han promovido esta iniciativa en aras de mejorar la salubridad de las cárceles catalanas y los internos que en ellas conviven. El objetivo a corto plazo del plan es reducir el consumo de tabaco en dichos centros penitenciarios.

Según revela el comunicado emitido por el Govern, tres de cada cuatro presos son consumidores habituales de tabaco. “El derecho a la salud debe estar siempre presente y en todos lados”, ha manifestado la consejera de Salud, Alba Vergés. Casualmente en el momento de realizar estas declaraciones, Vergés se encontraba en un acto institucional compartido con la consejera de Justicia, Ester Capella. Ambas visitaban el Centro Penitenciario de Quatre Camins, ubicado en el municipio de La Roca del Vallés, en la provincia de Barcelona.

Celdas para fumadores

Durante el acto, la consejera de Salud detalló que el plan antitabaco en las cárceles catalanas no sólo está pensado para los internos, sino que también los empleados de los centros penitenciarios podrán acogerse a este programa. Antes de que se ponga en funcionamiento el 31 de mayo, los equipos sanitarios de las cárceles ya han comenzado una campaña informativa entre los presos, y aquellos que estén interesados en dejar de fumar serán los primeros en participar en el plan antitabaco promovido por la Consejería de Salud y la Consejería de Justicia catalanas.

En la visita al Centro Penitenciario de Quatre Camins, Alba Vergés explicó que con este programa, además de reducir la cifra de internos consumidores de tabaco, también se busca proteger del humo de tabaco en el ambiente a los que no fuman. Por eso, gracias al plan antitabaco los presos podrán elegir entre una celda para fumadores o no fumadores. Entre el resto de recursos recogidos en el programa se encuentran las charlas de educación sanitaria con consejos médicos en las escuelas penitenciarias y consultas personalizadas de deshabituación de consumo de tabaco.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información