Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los carriles adicionales habilitados por Trànsit en la C-32, como también se ha hecho en la AP-7 / TRÀNSIT

Los carriles adicionales son insuficientes para evitar el colapso de la AP-7

La autopista ha vuelto a registrar largas colas que han superado los 13 kilómetros en algunos puntos, aunque la congestión ha sido menor que el fin de semana anterior

3 min

La AP-7 vuelve a colapsar. Aunque el Servei Català de Trànsit (SCT) ha habilitado carriles adicionales para evitar las retenciones kilométricas del fin de semana anterior, con un día adicional por la segunda Pascua en Cataluña, la autopista ha registrado esta tarde colas en algunos puntos.

La congestión ha superado los 13 kilómetros en diversos tramos de la arteria que cruza la comunidad de norte a sur. No obstante, la afluencia de vehículos ha sido menor que el lunes pasado y Trànsit no ha abierto carriles que tenía preparados para habilitar como adicionales al no ser necesario para la circulación.

Retenciones de la AP-7

Las principales retenciones se han dado este domingo en la zona de La Roca del Vallès, donde se han ocasionado 13 kilómetros de caravana. En el resto de la AP-7, también se han registrado 7,5 kilómetros de congestión en Castellbisbal, mientras el resto en el resto de la vía la circulación ha sido fluida.

Una autopista catalana, como en las que se están produciendo retenciones este sábado, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS
Una autopista catalana, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

El carril adicional habilitado por Trànsit en esta autopista discurría desde Santa Margarida i Els Monjos y Molins de Rei. Un total de 39 kilómetros que no ha sido necesario abrir al tráfico. Este hecho, sumado a que menos conductores han elegido la AP-7, al ser una vía interior que no conecta directamente con la costa, lugar escogido por las altas temperaturas este fin de semana.

Las vías de costa, colapsadas

La playa ha sido el escenario que ha marcado la operación retorno de este domingo. Mientras hace tan solo unos días, con el fin del puente de la segunda Pascua este lunes, la AP-7 se convirtió en un hervidero de coches parados, esta vez le ha tocado a las autopistas, autovías y carreteras costeras.

La C-32 ha registrado 11,5 kilómetros de congestión en Alella, la C-31 otros 4 kilómetros en Vilanova i la Geltrú y 8 kilómetros a la altura de El Prat de Llobregat. Por último, la C-14 contaba con retenciones de 7,5 kilómetros en Montblanc. Este domingo la AP-7 ha tenido caravanas, pero menores, salvada por las escapadas de playa derivadas de la ola de calor.