Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los miembros detenidos de la banda latina Blood, caracterizada por perpetrar todo tipo de delitos con extrema violencia / GUARDIA CIVIL

Cae la cúpula de la banda latina Blood que perpetraba delitos con extrema violencia

La Guardia Civil ha detenido a 13 miembros en diversas localidades del País Vasco, Madrid y Barcelona en una operación precipitada para evitar un asesinato inminente que tenían previsto cometer

3 min

La Guardia Civil ha detenido a 13 miembros de la banda criminal de origen latino Blood de entre 18 y 34 años e investiga a uno más, que se encontraba en la prisión madrileña de Soto del Real. En el marco de la operación Laya, que ha durado diez meses, se han desarticulado los principales “bloques” de la banda, ubicados en diversas localidades del País Vasco, Madrid y Barcelona.

La explotación de la operación se vio precipitada para evitar un asesinato inminente que el grupo tenía previsto cometer, un plan que había sido diseñado desde la Ciudad Condal por el jefe y que iba a ser ejecutado por los “soldados” del “escuadrón de la muerte” en la capital.

Un asesinato frustrado

Los investigadores conocieron que la banda iba a cometer este crimen, por lo que se estableció un dispositivo para localizar a la presunta víctima y salvaguardar su integridad física, así como a los potenciales agresores. Según ha explicado el cuerpo policial en un comunicado, pudieron abortar el plan y detener a tres miembros del “set” madrileño.

Junto con estas detenciones, se han llevado a cabo algunos registros en diversas localidades de Madrid, Barcelona, Álava y Guipúzcoa, en los que se ha intervenido documentación, armas simuladas, armas blancas, una importante cantidad de sustancias estupefacientes y numerosos dispositivos electrónicos que almacenaban información y que pasarán a ser analizados.

Caracterizada por su extrema violencia

Fuentes de la investigación han revelado que esta banda se caracteriza por su extrema violencia, pues llegan a utilizar machetes para infringir el mayor daño posible a sus víctimas. En esta línea, los detenidos se encuentran imputados por todo tipo de delitos, entre los cuales se encuentran robos con violencia e intimidación a personas e establecimientos, reyertas, tráfico de drogas, asesinato en grado de tentativa y tenencia ilícita de armas, entre otros.

Aunque no existe una cifra “oficial” de los miembros que componen la banda Blood en España, se estima que podrían sumar unas 400 personas si cada uno de los 20 bloques que se estima que hay reúne a una media de 20 integrantes. La banda nació en Los Ángeles en los años 70, pero se asentó en España a mediados de 2002. Aunque la Guardia Civil da por desarticulada la actual cúpula de la banda en nuestro país con 11 de los arrestados en prisión preventiva, la investigación permanece abierta y no descartan más detenciones.