Menú Buscar
Un agente de la Urbana con un detenido por robo / GUARDIA URBANA

Cada cuatro minutos alguien comete un robo en Barcelona

La Urbana señala que el aumento de la criminalidad responde a la falta de efectivos policiales

5 min

Cada cuatro minutos alguien denuncia un robo en Barcelona. Así se desprende de los datos del balance de criminalidad del Ministerio de Interior, que recoge las denuncias interpuestas en los últimos 12 meses, según la tipología penal. 

Así, la suma de los robos con violencia e intimidación --14.750-- y los hurtos --108.308--, que se produjeron en 2019 en la capital catalana, arroja que cada hora se producen 14 sustracciones, según los datos facilitados por todos los cuerpos policiales.

Intento de robo en plena calle en Barcelona / TWITTER

Aumento del 20% de los robos con violencia

Además, en los últimos 12 meses han aumentado el 20% los robos con violencia e intimidación en la capital catalana. No así los hurtos, que bajan el 0,8%. Un incremento de la criminalidad en las calles de la ciudad que obedece a una falta de efectivos policiales, según señala Eugenio Zambrano, agente de la Urbana y portavoz de CSIF, quien tilda de "alarmantes" las cifras. 

"La inseguridad no es una percepción del ciudadano, estos datos demuestran que es una realidad", señala. Sobre las causas de este repunte, Zambrano apunta a la falta de efectivos policiales. "Tenemos una falta de recursos humanos muy importantes. No hay suficiente presencia policial y no se realizan los controles --ni estáticos ni dinámicos-- de seguridad necesarios. Estamos llevando a cabo una política más de reacción que de prevención. Evidentemente, estamos fallando", lamenta. 

Por encima de Madrid

Y es que Barcelona supera a Madrid en número de robos, violaciones y asesinatos cometidos durante los últimos 12 meses. Según Interior, la capital catalana registró 17 homicidios dolosos y asesinatos consumados en 2019; 158 agresiones sexuales con penetración; y 14.750 robos con violencia e intimidación.

Madrid registró una muerte violenta menos --una reducción del 20% frente a 2018--, 138 violaciones --el 14% menos-- y 10.939 robos con violencia --un repunte del 9,9%--. En cuanto a delitos de lesiones y riña tumultaria también Barcelona se sitúa por delante de la capital. Así, durante el año pasado se registraron 3.583 denuncias por este motivo --cifra similar a la de los 12 meses anteriores-- frente a os 1.426 de Madrid --donde además disminuyeron el 15,8% respecto a 2018--.

Sin refuerzos policiales

Desde CSIF lamentan que la alcaldesa Ada Colau no haya tomado medidas para luchar contra la delincuencia. "Ha dado directrices a la jefatura del cuerpo para que se vayan reduciendo de forma progresiva las horas extras, y tampoco contamos con recursos humanos para tener más presencia en la calle y poder paliar esa mala política que nos ha llevado a este déficit --pérdida de efectivos durante los últimos cuatro años--", detalla el portavoz.

Una situación que se traduce, según señala, en un aumento de la inseguridad que sufren los ciudadanos, pero que repercute también en la salud de los agentes. "Lo estamos pagando nosotros porque tenemos más carga de trabajo, más precariedad laboral e inseguridad, al tener que enfrentarnos a situaciones donde no podemos contar con refuerzos policiales", denuncia. 

Falta de recursos materiales

Zambrano también reivindica que los agentes de la Urbana puedan usar pistolas táser para poder neutralizar a delincuentes. "Cada vez tenemos más armas blancas en la calle, gente más violenta, y son necesarias este tipo de herramientas policiales que no son lesivas, y minimizan el empleo de la fuerza", señala. 

"Estamos ante un gobierno --el municipal-- que sigue acometiendo una dejación de funciones, mirando hacia otro lado. Lo dicen las cifras de Interior", concluye el portavoz de CSIF.