Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alumnos en un aula de un colegio, que denuncian las condiciones "infrahumanas" por la ola de calor / EFE

Aulas a 32 grados y sin ventilación: las condiciones “infrahumanas” de los colegios en ola de calor

Los profesores denuncian que se incumple la normativa de riesgos laborales y advierten de que los centros no están preparados para combatir las altas temperaturas

5 min

Los sistemas de ventilación y refrigeración en los colegios catalanes brillan por su ausencia. Esta es la denuncia que hacen los profesores durante la primera ola de calor de la temporada, que deja temperaturas de hasta 40 grados en el territorio, especialmente en la zona de Lleida. Los centros no son ajenos a lo que se vive en la calle. Las aulas superan los 30 grados, por encima de lo que establece la normativa de riesgos laborales. "Estamos en unas condiciones infrahumanas", denuncian los docentes en declaraciones a Crónica Global. 

Los sindicatos avisan desde hace tiempo a la Consejería de Educación de la Generalitat de que las escuelas e institutos “no están acondicionadas para combatir el calor”, recalcan desde Ustec. Especialmente en semanas intensas, cuando “a todos nos cuesta todavía más hacer clase”. De hecho, Pilar Anton, docente de secundaria, reconoce a este medio sus dificultades para conseguir que los jóvenes se concentren. “El problema es que se alteran mucho y piden salir de clase cada dos por tres para beber agua o refrescarse”, lo que provoca que “estén todo el día paseándose, pero no se les puede decir que no porque tienen razón”.

Ola de calor en toda España
Ola de calor en toda España

Muchos alumnos a altas temperaturas

A las altas temperaturas se le suma la concentración de alumnos debido a las ratios elevadas. “Entre 25 y 30 alumnos, a más de 30 grados, es insufrible”. La mayoría de centros públicos de Cataluña no solo no tienen sistemas de ventilación, sino que desde la Consejería de Educación, liderada por Josep Gonzàlez-Cambray, tampoco les dan “las herramientas y los recursos” para soportar esta situación, denuncian.

En este sentido, desde UGT reclaman que se establezcan zonas de sombra que sirvan de refugio climático y, además, que se haga un estudio “sobre cómo mejorar de manera sostenible la eficiencia energética”. “Esto sí que debe ser una prioridad y no las últimas políticas que está lanzando Cambray”, señalan en una clara referencia al conflicto laboral que sigue abierto. 

El avance del curso escolar

La situación que soportan los centros en esta ola de calor da la razón a los profesores que se manifestaban --entre otras cosas-- contra el avance del calendario escolar y el regreso a las aulas el 5 y 7 de septiembre. Y es que, de nuevo, la vuelta al cole coincidirá con un momento de termómetros en máximos. “Si lo que el conseller quiere es reducir los días de vacaciones, tendrá que acondicionar los centros de manera que no se ponga en riesgo la salud de las personas”, exigen los representantes de los trabajadores. En otras ocasiones son los propios docentes los que se han movilizado para poder disponer en las aulas de ventiladores que ayuden a soportar las temperaturas.

Un grupo de niños escolares sube las escaleras de su colegio en el primer día del curso / EFE
Un grupo de niños escolares sube las escaleras de su colegio en el primer día del curso / EFE

Fuentes sindicales avisan de que “la improvisación” del consejero en cuestiones como el avance del curso o la falta de recursos "afecta negativamente a la salud de los docentes y en la de los alumnos, así como en la calidad de la educación". “El Govern quiere aplicar el sistema educativo de Finlandia, pero no tienen en cuenta la climatología de España”, apuntan.

De nuevo, el conseller Cambray vuelve a suscitar las críticas de unos profesores --y de unas familias-- que acumulan motivos para protestar, de nuevo, en septiembre.