Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida / EFE

Alarma en Lleida por el aumento de la edad de los ingresados por Covid-19

El Hospital Arnau de Vilanova se encuentra casi al límite de su capacidad: "Estamos en un punto de equilibrio frágil"

3 min

El coordinador de las plantas de Covid-19 en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida, José Luis Morales-Rull, ha señalado el preocupante aumento de la edad media de los ingresos por coronavirus en el centro hospitalario.

Los pacientes ingresados tienen ahora 65 años en vez de 55 años, "lo que indica que pueden tener más enfermedades asociadas y por lo tanto suelen agravarse más sus síntomas y requieren estancias más largas", ha explicado el sanitario.

Casi al límite de capacidad

"La capacidad de vaciar el hospital es menor. Por lo tanto, en algún momento nos podemos ver comprometidos", ha afirmado Morales-Rull en declaraciones a los medios. Ha concretado que se encuentran en "un punto de equilibrio frágil" porque los pacientes que ingresan cada vez tienen más años.

El médico ha detallado que se ha abierto una segunda UCI, que hay dos plantas completas de enfermos y una tercera con capacidad de ingresos, y ha avanzado que el hospital tiene disponibilidad para habilitar una cuarta.

Los jóvenes contagian a sus abuelos

Respecto a los diagnósticos, el facultativo ha informado que en Atención Primaria muchas pruebas de PCR salen positivas en gente joven, mientras que los ingresos que se están dando son de gente mayor.

Morales-Rull explica que la hipótesis de los médicos es que los jóvenes asintomáticos están contagiando a la gente mayor en su entorno familiar. "Esta situación preocupa, es importante hacer un llamamiento a la sociedad a esta responsabilidad", ha zanjado.

Indignación por los bulos

Asimismo, ha relatado que existe indignación entre sanitarios y enfermos por los bulos que niegan la gravedad de los rebrotes". "Tengo enfermos que se están ahogando con un dispositivo ventilatorio y se muestran indignados y dicen que cómo puede ser que alguien diga que no los cree", ha dicho.

A raíz de esta corriente de opinión, cunde una sensación de "desánimo" entre el personal sanitario: "Aunque son pocas personas, creo que está haciendo mucho daño a nivel de redes sociales".