Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Padre e hija dibujando

Actividades Websincloud, el universo de los dibujos

Una web para desarrollar la mente de los más pequeños de casa a través de la plástica

7 min

La pintura y el dibujo son considerados como precursores del lenguaje. Ya en la prehistoria podemos observar cómo a través del dibujo, el hombre, escenificaba su vida. La pintura adquirió desde entonces un papel muy importante en el desarrollo del ser humano, importancia que se ha conservado intacta a través de los tiempos. 

Hoy en día, resulta muy interesante observar el dibujo como una forma de obtener información del plano emocional y del estado de desarrollo cognitivo de los más pequeños. Constituye una técnica verdaderamente proyectiva y que aporta múltiples beneficios.

Beneficios de la expresión plástica

Las razones por las cuales los dibujos son muy recomendables afectan, como hemos comentado anteriormente, tanto al plano cognitivo, como al afectivo y emocional.

Por ello sería muy conveniente que a la hora de elegir actividades extraescolares para nuestros hijos, sepamos que los Dibujos para dibujar, son una excelente alternativa. A continuación te contamos por qué:

·       Para empezar, está totalmente demostrado que desde el punto de vista cognitivo, las diferentes técnicas de expresión plástica favorecen la expresión y el desarrollo de la fantasía.

·       Asimismo, concretan pensamientos y estados de ánimo.

·       Igualmente, desarrollan la creatividad y la imaginación, fomentando la exploración y la producción. El niño cuando realiza estas actividades efectúa representaciones mentales de acciones y situaciones, por tanto, se constituyen en un gran estímulo para el desarrollo de la función simbólica.

·       Desde el punto de vista afectivo y emocional, tiene un valor excepcional, puesto que a través de estas actividades lúdicas, llega a expresar sus impulsos internos, exteriorizando sus sentimientos y aliviando sus tensiones emocionales y las diferentes ansiedades que pueda experimentar. Es claramente una actividad de desinhibición.

·       De igual manera, facilita la relajación y la concentración.

·       Por otra parte, el niño siente placer por ensuciarse (pintura de dedos), dado que puede hacerlo de forma controlada y sin sensación de culpa.

·       ¡Y por si todo esto fuera poco! establece un ambiente que estimula la iniciativa y la espontaneidad. Es fundamental fomentar la expresión y crear un clima afectivo apropiado, respetando el estilo de cada uno (contenido del dibujo, ritmo de ejecución...)

Materiales y actividades

Los diferentes materiales y actividades deben plantearse  en función del desarrollo madurativo del niño. Así el desarrollo de la técnica de la pintura se

realiza desde la actividad global de pintura de dedos, pasando después por pinturas de ceras, pinturas de madera, rotuladores... En general, se afirma que primero se trabaja en función de los materiales y en momentos evolutivos posteriores sobre las herramientas.

Así pues, antes de realizar ciertas actividades y de usar determinados materiales debemos tener en cuenta que existen varios factores que intervienen en la actividad gráfica:

1.      Motor: determinado por el nivel de maduración. Hace referencia a la capacidad de control neurológico (presión del instrumento, postura del cuerpo, independencia funcional del brazo y la mano, coordinación oculo-manual). Surge al año y medio. 

2.     Perceptivo: hace referencia a la forma y características del trazo (posición, orientación, tamaño, proporción...). El niño debe adquirir algunas nociones espacio-temporales. Aparece a los dos años y medio.

3.     Representativo: hace referencia al significado del trazo. El gesto gráfico se utiliza como medio de expresión y comunicación. Aquí el niño ya tiene los tres años y medio.

El desarrollo del gesto gráfico 

Se pueden distinguir varias fases evolutivas:

·       Garabateo desordenado. Comienza sobre los 18 meses; en este momento, lo verdaderamente importante es la motricidad. En esta etapa el niño se rige por impulsos, necesita rayar papeles sin sentido, sin medir sus movimientos. Resulta manifiesta una gran desorganización.

·       Garabateo controlado. Se da entre los 18 y 30 meses gracias al control sobre la articulación del codo, que permite la realización del garabateo de vaivén y, por tanto, establece una mínima relación ente los movimientos y los trazos realizados. De igual forma, en el garabateo controlado y debido a la maduración de la articulación de la muñeca, el niño adquiere la posibilidad de realizar el garabateo circular y al trazo independiente.

·       Garabateo con nombre. Se desarrolla entre 3 y 4 años. En este momento, el niño descubre que sus dibujos tienen un sentido y les asigna nombres. Cabe destacar que aún no controla los colores en esta fase.

·       Trazo preesquemático. Se impulsa entre los 4 y 6 años. En este punto el pequeño ya hace gala de una clara intencionalidad, ya que verbaliza previamente lo que quiere dibujar. Selecciona los colores en función de las emociones que siente y manifiesta una distribución del espacio bastante anárquica.

A partir, de aquí ya podremos tener en cuenta en la planificación de las actividades de expresión gráfica, la superficie o soporte donde se deja el trazo, es decir, el papel. Comienza a hacerse indispensable unas buenas plantillas para que el niño pueda colorear o dibujar, de las cuales se puede encontrar una gran diversidad y calidad, en la plataforma online actividades.websincloud.com, donde disponen de una amplia gama de ellas, para cubrir todo tipo de intereses y necesidades. ¡Con solo un clic conseguirás que tu hijo exteriorice el artista que lleva dentro!

¡Y recuerda que son totalmente gratis!

--

Contenido patrocinado