Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

Wuhan, ciudad abierta, y el Govern estalla

El entorno de Puigdemont califica de "crimen" la gestión de Chakir El Homrani en las residencias de ancianos. Vergés se enfrenta a un diputado de JxCat. Cifras, aproximaciones parciales a la tragedia

14 min

Fiesta gorda en Wuhan. Festín de pangolín, barra libre de sopa de murciélago y roedores del bambú. Un festival de luz y color para festear la liberación de la ciudad del coronavirus. La China de Xi Jinping ha ganado la guerra del Covid-19, larga vida a Mao Tse-Tung. Occidente, en cambio, sufre los rigores de la pandemia, el pico de muertes y contagios. Hay que remontarse a la invención de la pólvora para encontrar una aportación china a la humanidad de semejante calado destructivo. Y todavía nadie ha pedido perdón. Trump se muestra extraordinariamente prudente. Se limita a calificar el virus de "chino", pero ya no amenaza con asaltar la Gran Muralla. "China rules".

En Cataluña, mientras tanto, ha estallado la guerra entre Junts per Catalunya (JxCat) y ERC. La dramática situación de las residencias de ancianos ha sido la gota que ha colmado el vaso. Lo que ocurre en los centros de mayores es una auténtico "crimen" para los partidarios de Puigdmeont. Un texto en Crónica Global da cuenta de la sima entre ambas formaciones a causa de la tragedia: "El entorno de Carles Puigdemont, esto es, sus ideólogos de cabecera, han aprovechado la dramática situación de las residencias catalanas provocada por el coronavirus, para promover la dimisión del consejero de Asuntos Sociales, Chakir El Homrani (ERC), cuya gestión califican de "crimen". Acció per la República abunda así a la guerra entre Junts per Catalunya y los republicanos, quienes gestionan los departamentos de Salud y Asuntos Sociales. Precisamente hoy se celebra una reunión entre el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el sector de las residencias".

Noticia de 'Nació Digital' del 9 de abril de 2020
Noticia de 'Nació Digital' del 9 de abril de 2020

Chakir El Homrani, por su parte, se hace el ofendido, pero su posición es cada vez más débil. La retirada de la competencia en materia de residencias invalida su gestión y le coloca contra las cuerdas. En Nació Digital Oriol March y Joan Serra Carné dan cuenta de las interioridades de la desautorización del consejero de Trabajo: "Una de les decisions més rellevants que ha pres aquest dimecres el Govern ha estat la de moure les competències en residències de gent gran, fins ara Treball, Afers Socials i Famílies, en direcció a Salut. L'afectació de la pandèmia, que ja ha causat més de mil víctimes als centres catalans, ha obligat a una reacció de l'executiu en la qual hi han estat implicats tant el president de la Generalitat, Quim Torra, com el vicepresident Pere Aragonès, i els consellers afectats".

Sigue la nota: "Les versions, però, difereixen en els detalls. Torra ha tingut un paper actiu en els canvis, ara bé, les solucions aplicades s'han ideat des de les conselleries d'ERC, després de dies debat. Segons fonts de Palau consultades per NacióDigital, el president va ordenar ahir a Aragonès que es fessin canvis 'visibles' en aquest àmbit. Fonts governamentals de l'altre soci del Govern exposen, tanmateix, que les modificacions ja s'havien discutit prèviament entre les conselleries de Salut i Treball, Afers Socials i Famílies, i que el vicepresident tenia tots els detalls dels canvis que s'aplicarien des de dimarts al vespre. Segons aquest relat, el mateix Aragonès n'ha informat aquest dimecres al president".

Tampoco le van bien las cosas a la consejera de Salud, Alba Vergés, que ayer protagonizó una convulsa comisión sanitaria en el Parlament. "Que son personas", reprochó Vergés al diputado de JxcCat Josep Riera cuando este le inquiría por la disparidad de datos sobre fallecimientos entre la consejería y el ayuntamiento de Igualada. La consejera dijo estar muy ofendida y dolida. De al nota del e-notícies: "La consellera de Salut, Alba Vergés, ha retret al representant de JxCat i diputat de confiança de Carles Puigdemont, Josep Riera, que 'alguna pregunta m'ofèn', per haver-li preguntat sobre 'les discrepàncies de dades' amb la xifra de víctimes mortals per coronavirus a la Conca d'Òdena. 'No puc donar unes dades que no són oficials', ha etzibat la consellera a Riera durant la comissió de Salut celebrada aquest dimecres per videoconferència".

Brote letal en la residencia Vitalia de Sants (Barcelona) / CG

Continúa el texto: "Riera ha preguntat a Vergés si 's'està sent prou sensible' a l'hora d'informar sobre les dades de víctimes mortals i infectats per coronavirus. 'Vostè sempre ha dit que només pot donar dades oficials, però -i em va passar personalment- intento posar-me en la pell d'un familiar d'un mort per coronavirus en aquesta zona quan ha hagut de sentir que aquell dia no hi havia hagut cap mort per coronavirus', ha manifestat el diputat de JxCat".

Se da por descontado que las cifras alusivas al Covid-19 son estimaciones parciales. En El País escriben al respecto Oriol Güell, Reyes Rincón y Elena G. Sevillano: "Un mes después del inicio de la epidemia, España todavía no ha encontrado la manera de contar de forma fiable los muertos causados por el coronavirus. Los datos ofrecidos diariamente por el Ministerio de Sanidad se han revelado como insuficientes para dar una imagen siquiera aproximada de la magnitud de la tragedia. La falta de kits diagnósticos y la decisión de contabilizar solo a los fallecidos que han dado positivo en las pruebas ha dejado fuera de los registros a miles de personas muertas en residencias, domicilios particulares y también en los hospitales más colapsados".

Sigue la información: "Pero España cuenta con un segundo sistema diseñado precisamente para detectar y medir los episodios de sobremortalidad causados habitualmente por la gripe o las olas de calor. Es el denominado Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), que gestiona el Instituto de Salud Carlos III y que aunque ha detectado el fuerte impacto del virus en algunas comunidades —Castilla-La Mancha, por ejemplo, ya triplica la mortalidad esperable—, es incapaz de dimensionar la epidemia ante el colapso de los sistemas de información de los registros civiles, de los que se nutre de datos. La plataforma informática a la que vuelcan las inscripciones de nacimientos, matrimonios, defunciones y licencias de enterramiento expedidas el 92% de los 8.100 registros civiles que hay en España se ha quedado desfasada desde que se declaró el estado de alarma".

Portade de 'El País' del 9 de abril de 2020
Portada de 'El País' del 9 de abril de 2020

Así es que habrá que esperar a que pase todo para valorar el verdadero alcance del coronavirus en España. A la espera de que remita el temporal, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trata de poner los mimbres de la desescalada, función en al que será de nuevo imprescindible el gurú Iván Redondo, según explica Fernando Garea en El Confidencial: "El Gobierno asegura que aún resta mucho para salir de la situación de alarma y de fin del confinamiento, pero ya ha empezado a pensar cómo será la vuelta a la relativa normalidad. Siempre con la idea de que será de forma gradual y con limitaciones que se mantendrán en el tiempo, en función de profesiones, zonas geográficas o grupos de riesgo, según fuentes del Ejecutivo. Para ello, ha constituido lo que internamente se llama 'grupo de desconfinamiento progresivo', en el que participarán cargos y técnicos de todos los ministerios. Lo dirige Iván Redondo, jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, en nombre de Pedro Sánchez, de la misma forma que participará Julio Rodríguez, jefe de Gabinete del vicepresidente Pablo Iglesias".

La Razón avisa en portada de que el Gobierno está dispuesto a aprobar una moratoria de impuestos a autónomos y pymes, medida que explica en páginas interiores Toni Bolaño: "Las palabras de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en Espejo Público de Antena3 en la mañana de ayer han abierto un resquicio de esperanza para miles de autónomos, pequeñas y medianas empresas afectadas por el estado de alarma. Según la ministra, el Ministerio de Hacienda está estudiando medidas adicionales para prolongar los plazos de presentación de impuestos a pymes y autónomos. Esta iniciativa se sumaría a la moratoria ya aprobada que permite a estos colectivos aplazar el pago de hasta 30.000 euros en impuestos sin garantías y al retraso en el abono de las cotizaciones a la Seguridad Social sin intereses también durante un periodo de seis meses".

Continúa Bolaño: "«Cómo voy a pagar si estoy cerrado y, cuando abra las puertas, las ventas caerán en picado porque nadie querrá probarse una prenda que se haya probado otra persona», se lamentaba un conocido empresario del sector del comercio textil. Esta misma queja es extrapolable a otros sectores, sobre todo, del sector servicios, la hostelería, el turismo y la restauración. Algunas patronales, como Fomento del Trabajo, en boca de su presidente Josep Sánchez Llibre, han defendido durante estos días la moratoria de los impuestos hasta al menos el mes de junio, pero, sobre todo, han hecho hincapié en criticar el límite de 30.000 euros establecido hasta ahora porque 'deja fuera a miles de pequeñas y medianas empresas'".

Turismo. Otra catástrofe. "El Gobierno se prepara para cerrar las fronteras al turismo este verano" titula en portada el ABC. Escriben Érika Montañés y Víctor Ruiz de Almirón: "El Gobierno trabaja ya con un plan que contempla un verano sin turismo exterior, con las fronteras cerradas en ese caso. Pero también con medidas en la restricción de la movilidad nacional, el uso de mascarillas en el transporte público y el mantenimiento de las distancias recomendadas por las autoridades sanitarias. En dicho escenario la medida de mayor impacto para la economía nacional sería la que se pone negro sobre blanco: cierre de fronteras (total o parcial), lo que supondría que no entrase el potente flujo de turismo internacional y en su lugar el fomento del turismo nacional durante todo el verano como alternativa vacacional".

Sigue la pieza: "Una medida de doble dirección, tanto para las entradas como para las salidas. Es decir, que los españoles se hagan a la idea de que en el periodo estival, nadie saldrá del territorio nacional, a menos que un certificado de salud específico lo recomiende. Esta medida estaría sujeta, cómo no, a esta y otras excepciones, tal y como se han ido contemplado en cada cambio de fase decretada por el Gobierno, incluyendo el estado de alarma que se declaró el pasado 14 de marzo y en las sucesivas prórrogas".

9 de abril, santoral: Jueves Santo. Acacio de Mesopotamia, Casilda de Toledo, Demetrio de Tesalónica, Hugo, Liborio y Valdetrudis.