Menú Buscar
Primeras planas
Una foto de archivo de la portada de La Razón del 23 de agosto

Salto de altura en Ceuta y Franco "superstar"

Botellas de sangre y mierda contra la Guardia Civil. El Valle de los Caídos, atracción turística. El Gobierno acusa recibo de la carta de Torra sobre la "escalada de violencia" antiamarilla

23.08.2018 09:46 h. Actualizado: 23.08.2018 09:46 h.
11 min

Los traficantes de hombres dicen que España ha abierto las puertas. Sesenta guardias civiles vigilan la entrada de Ceuta frente a los miles de desesperados que se apelotonan en el otro lado a la espera de una oportunidad para saltar. Europa está a la vista, a tiro de piedra, y el Gobierno tiene un perfil caritativo. Entre Sánchez y Salvini, lo tienen claro.

La juventud de África se la juega en el mar o en la alambrada. Cualquier cosa es mejor que morir de vuelta en el desierto. El salto de ayer (La Razón) deja imágenes espectaculares, fotos de portada en casi todos los medios impresos. Los recién llegados sonríen a la cámara, rezan, lloran y danzan. Han llegado al final del gran viaje. Del texto del diario de Planeta: "Sobre las 9:00 horas de ayer, un grupo de 300 migrantes intentó atravesar la zona perimetral de la valla, repitiendo de nuevo el «modus operandi» del salto masivo que tuvo lugar el pasado 26 de julio y en el que consiguieron acceder al territorio español 602 personas. Entraron por la zona del Arroyo de las Bombas , aprovechando la hora del rezo por la Fiesta del Sacrificio de la comunidad musulmana. Sin embargo, en esta ocasión, sólo lo consiguieron 117, que se valieron de cizallas y mazos que les permitieron cortar los mallazos de protección exterior e interior, rompiendo así la valla y las puertas existentes en el perímetro. Y, aún más, lo hicieron a plena luz del día. Para evitar que la Guardia Civil se acercara a la zona donde se encontraban, lanzaron recipientes de plástico con excrementos, sangre, cal viva y ácido de baterías".

La Guardia Civil pide apoyo y Sánchez se lo da, pero moral, en la redes sociales y a los siete guardias heridos en la avalancha. Mucho ánimo y tal. "El Gobierno trabaja por el diálogo y la cooperación con países de origen y tránsito y por una gestión común, eficiente y humanitaria de la migración", ha tuiteado el presidente.

En el ABC hablan con un agente. Reza para que les tiren piedras en vez de ácido, sangre y mierda: "Es raro el guardia que no se ha visto aquí en una situación así. Prácticamente lo hemos vivido todos y piensas en que todo pase lo antes posible porque el inmigrante que llega no es el del estereotipo. No están famélicos. Muchos son tíos enormes. Los ves y piensas «están cuadrados». Son como bigardos. Están más fuertes que yo. Por todo ello sentimos rabia e indignación por aquellos que deberían tomar partido aquí. Ni están ni se les espera y creo que no hace falta que diga a quién me refiero [los Cuerpos de Seguridad exigen desde hace meses que se tomen medidas para reforzar la seguridad de las fronteras terrestres que separan Ceuta y Melilla de África]". 

Un día más con Franco. El Valle de los Caídos, a reventar, refiere El Periódico: "En julio pasado, Patrimonio Nacional contó que la afluencia de visitantes al Valle de los Caídos había crecido un 45 por ciento desde que el Gobierno manifiesta su intención de exhumar a Franco: 3.580 visitantes por fin de semana este año frente a 2.800 de media en 2017. Pero esta semana, en el bar del complejo, junto al ruinoso funicular que ascendía a la cruz, las camareras no dan abasto con las mesas. Se han acabado los judiones de la Granja del menú y aún hay cola para coger mesa. Bayeta en mano resopla una de ellas: "Desde que el amigo Pedro nos hace propaganda, esto se llena". En su opinión, que corroboran sus compañeras, el público se ha triplicado desde que el ministro José Guirao anunciara el martes que el Consejo de Ministros decretará la exhumación de Franco".

PP y Ciudadanos, que en principio no se oponían a la movida, se muestran ahora sumamente reticentes. Olisquean la debilidad del Gobierno y refutan la urgencia de remover el cadáver 42 años después del entierro. Atisban que el empeño presidencial es una cortina de humo para camuflar el deshielo catalán y refutan el procedimiento del decreto ley. 

El presidente Sánchez no tendría tantos problemas si alguien se prestara a presentar una denuncia de paternidad relativa al dictador como pasó con Dalí, al que sacaron de su tumba para comprobar que efectivamente no era el padre de la querulante que decía ser su hija. El cadáver, por cierto, estaba estupendo, dijo el embalsamador, don Narcís Bardalet, quien subrayó además que el bigote estaba intacto y seguía marcando las diez y diez.

La cosa catalana. La guerra de los lazos será el apasionante tema de la próxima Junta de Seguridad. La carta de Torra al ministro Grande-Marlaska sobre los "grupos armados" que asuelan el "territori" arrancando la sagrada parafernalia amarilla ha debido causar honda conmoción en el Ejecutivo. De la misiva cabe inferir que Cataluña es una caldera a punto de estallar por culpa de catorce tíos antiamarillos. La capacidad del nacionalismo para mentir es asombrosa, además de eficaz. 

Nota de alcance en El Mundo sobre la iglesia catalana: "Tanto el Obispado de Gerona como el Consejo Episcopal dirigieron a sus diáconos una nota en noviembre, un día después de la orden de prisión de la Audiencia Nacional contra el ex vicepresidente Oriol Junqueras y los ex consellers Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Meritxell Borràs, Dolors Bassa y Carles Mundó y dos días después de la huida de Carles Puigdemont y el resto del equipo de gobierno catalán. En ella hacían «un llamamiento a que se respeten los derechos fundamentales de personas e instituciones» y pedían rezar para pedir la paz «y por las personas que por sus convicciones están alejadas de sus casas»".

Sigue el texto: "El arzobispo de Urgell, Joan Enric-Vives, se pronunciaba de similar forma en aquellos días y lamentaba «los encarcelamientos preventivos» así como «toda aquella humillación de las personas o los pueblos», ya con el artículo 155 en vigor en Cataluña. Desde Solsona (Lérida), el obispo Xavier Novell iba más allá y reivindicaba la legitimidad del Govern entre rejas, y el abat de Montserrat lamentaba en redes sociales los encarcelamientos por obstruir el diálogo, mientras las misas en el monasterio reconocían, por encima de las convicciones políticas, la «pena y misericordia» que es normal sentir desde el cristianismo por las víctimas de las cargas policiales y por los «presos políticos»".

Lo del marido de Ana Rosa se envenena. Se han filtrado los audios (El Confidencial) de varias conversaciones entre el vip y el comisario Villarejo en torno al exjuez marbellí al que querían cobrar una deuda. El tema va de pillar y airear un vídeo en el que salía payo a presionar farlopeando con dos "periquitas".

La sombra del "impeachment" se cierne sobre Donald Trump por su adicción al sexo. De la noticia en El País: "La actriz conocida como Stormy Daniels (Stephanie Clifford) y la exmodelo Karen McDougal han asegurado que tuvieron relaciones sexuales con Trump entre 2006 y 2007, cuando en magnate ya estaba casado con Melania, y han recibido 130.000 y 150.000 dólares respectivamente por callar. Cohen (el exabogado de Trump) ha reconocido ahora que se encargó él mismo de gestionar esos pagos antes de las elecciones presidenciales, lo que constituye una violación de las leyes de financiación de campaña en la que señala a su cliente como instigador. En una entrevista en Fox News, el único medio nacional en el que se siente cómodo, el presidente sostuvo que conoció dichas transacciones “después” de que se produjeran y que el dinero en cuestión “no procedía de la campaña”, sino de él, con lo que no debería suponer un conflicto legal. Sí lo supone, para empezar, con sus versiones anteriores del asunto: en abril, al poco de estallar el caso, el republicano aseguró no saber nada del pago a Daniels".

Es más divertido que el máster de Casado o el enchufe de la "licenciada" Begoña Gómez.

23 de agosto, santoral: Arquelao de Ostia, Flaviano de Autun, Fructuosa y Rosa de Lima.