Menú Buscar
Primeras planas

Funeral sindical y hundimiento del PP

Escaso seguimiento de las convocatorias sindicales en Cataluña. El salario mínimo de Paluzie. Sànchez avala a Artadi. Las encuestas entierran al PP en Madrid. El caso Catalá se complica

5 min

Fracaso de los sindicatos en Cataluña. Ocho mil personas en la manifestación de UGT y CCOO y dos mil en la convocada por la ANC y que encabezaban Elisenda Paluzie y ese "gran reserva del independentismo" (Graset i Forasté dixit) que es Carles Sastre, condenado por adosarle una bomba en el pecho a Bultó y ahora organizador de las "huelgas de país". El sececionismo ha fagocitado el mundo sindical. Los jóvenes se apuntan a la UGT para medrar en la Generalitat y Javier Pacheco, el mecánico de la Nissan que manda en los cocos, se ha convertido en el buen criado de la familia Trespercent.

Hacía ya mucho que los sindicatos no eran nada, una colocadera de liberados en las empresas y un trampolín a la política. Sólo faltaba que les dieran la puntilla y ahí está ese mundo de antaño que vira del sepia al amarillo y se diluye en el asfalto. El 1 de mayo en Cataluña es un mero feriado que sirve para que Pere Aragonés, el nuevo hombre fuerte de ERC, salga a la calle a protestar contra el 155 mientras sigue cómodamente aposentado en su despacho de secretario de Economía de la Generalitat intervenida. Ya se sabe, luchando a brazo partido contra el Estado opresor.

Paluzie, que es economista, asegura que el salario mínimo de la república (en E-notícies) será de 1.200 euros porque la economía catalana se lo puede permitir. Poco parece. El salario mínimo debería estar referenciado sobre la base del mercado de viviendas de alquiler y la renta mínima vitalicia de 3.000 euros que la república garantizará desde el minuto uno a todo el que el lo pida. ¿O no? También dice Paluzie que el único candidato que tolerará la ANC es Puigdemont. ¿Y si no, qué? ¿Otra manifestación en el Paralelo?

En Francia, el 1 de Mayo es otra cosa y acabó a mamporros en el centro de París. De El País: "La violencia de grupos de encapuchados empañó este martes la primera jornada del 1 de mayo de la presidencia en Emmanuel Macron. Las escenas de cristales rotos y enfrentamientos con la Policía en París deslucieron una manifestación en la que se evidenció la división de los sindicatos, y sus dificultades para lograr la llamada “convergencia de las luchas”: la unión de ferroviarios, funcionarios, estudiantes, jubilados y otros descontentos contra las reformas del presidente. Las múltiples protestas y huelgas en marcha desde hace semanas corren el riesgo de diluirse. (...) Macron cree que, al contrario que otros presidentes, él será capaz de gobernar sin la calle, o incluso con la calle en contra. Los sindicatos, en su idea del poder, ya no tienen un papel central en el proceso de toma de decisiones, que corresponde, según esta idea, al presidente y al Parlamento. Hace un año, su victoria en las elecciones presidenciales puso en crisis el sistema de partidos políticos tradicionales. Si gana el pulso de las reformas, pude repetir la operación con los sindicatos".

Dos de Mayo en Madrid, día del Levantamiento contra el francés. Bulle el Foro. Queda nada para la Isidrada. De aperitivo, la matanza de Cifuentes, cuyos efectos se recogen en la encuesta de El Español, en un sondeo en El Mundo y en otro de La Razón. Todos coinciden. El PP está mal, muy mal, listo para el desolladero.

En el frente del noreste, Jordi Sànchez avala a Elsa Artadi (Nació Digital), de lo que se podría deducir que está en marcha la operación investidura, pero esta vez de verdad de la buena.

Ecos del caso del ministro de Justicia, Rafael Catalá. Está jodida la cosa. Cada vez más gente habla del problema de Catalá. La capital es un hervidero de rumores. Parece que se confirma totalmente que Catalá tiene unos gustos muy singulares, unas aficiones particulares que en fin, él es muy libre de hacer con su vida lo que quiera, pero que sepa que lo sabe todo el mundo y se comenta en los más diversos mentideros.

2 de mayo: Atanasio, Félix diácono, Longinos y Viborada.