Menú Buscar
Vladimir Volfovich Zhirinovsky, el líder ultranacionalista ruso que, cree la policía, podría haberse interesado por la DUI fallida en Cataluña / CG

Vladimir Zhirinovsky, la 'X' en la DUI fallida de Puigdemont

Un mensaje de Víctor Terradellas al 'expresident' destapa la visita de un "emisario ruso" antes del 27 de octubre de 2017: la policía cree que era el líder ultranacionalista

6 min

La información, escasa, ha aparecido durante la instrucción del caso subvenciones de CDC. Un mensaje de Víctor Terradellas, exresponsable de relaciones internacionales del partido, avisó al expresidente catalán prófugo, Carles Puigdemont, de la visita de un "emisario ruso" antes de la declaración unilateral de independencia (DUI) fallida del 27 de octubre de 2017. En otro registro anterior vinculado al mismo sumario, la Policía Nacional descubrió un manuscrito que se dirigía a Vladimir Volfovich Zhirinovsky. Se le invitaba a la sesión parlamentaria que aprobó la DUI fallida, según ha avanzado El Periódico. El líder ultranacionalista ruso, pues, podría ser la X en la DUI frustrada.

¿Quién es Vladimir Volfovich Zhirinovsky? Más conocido por su primer nombre y su apellido, Zhirinovsky (Kazajstán, 1946), se apodado el Trump ruso por sus postulados populistas y extremistas. Es líder del Partido Liberal Ruso (LDPR) desde 1991. Exsoldado y abogado de formación, cofundó la formación radical y logró un 8% de los votos en las primeras elecciones presidenciales libres en el país. En las últimas, en 2018, recabó un 6% de las papeletas, cerca de cuatro millones de sufragios. Dos años antes, el radical ultranacionalista fue la tercera fuerza en las legislativas que eligieron a los representantes en la Duma, el parlamento ruso.

Xenofobia, insultos, abuso sexual

Desde estas tribunas públicas y los medios de comunicación, Zhirinovsky, tildado de oposición leal al presidente del país, Vladimir Putin, ha provocado un sinfín de polémicas a lo largo de su dilatada carrera política. Se le atribuye una cuantiosa fortuna no declarada y, por lo tanto, exenta de impuestos, cercana a los 1.900 millones de euros al cambio, según el medio independiente Proekt. Inició la carrera como antisemita furibundo, hasta que se descubrió que su familia tenía raíces judías. El viejo león de la política rusa ha abogado siempre por devolver la soberanía total al país, incluso si ello lleva a anexionarse países limítrofes como Finlandia o, incluso invadir Alaska.

Enemigo acérrimo de la Unión Europea y la OTAN, celebró la victoria de Donald Trump en Estados Unidos (EEUU) con champán caro, según declaró después. El también showman, conocido como VVZH --sus iniciales-- o simplemente Zhiri, odio a las minorías nacionales rusas, el colectivo LGTB --aboga por dejar celebrar el Orgullo Gay, aunque en lugares lejanos al centro de la ciudad--, las mujeres que llevan maquillaje o las familias reales europeas. En marzo de 2018, un periodista de la televisión rusa le acusó de abuso sexual. Cuatro años antes, el que fuera vicepresidente de la Duma abogó por violar "de forma violenta" a una periodista embarazada por formular una pregunta que no le gustaba.

La conexión 'indepe'

¿Hasta dónde llega el vínculo entre el excéntrico político ruso y el independentismo catalán? La respuesta tiene dos momentos. El primero vino con la Operación Estela, que dirigió la Policía Nacional en Barcelona en mayo de 2018. Durante los registros de aquella intervención, que perseguía subvenciones opacas a las entidades Catmón e Ingman, los agentes se incautaron de un manuscrito dirigido a Zhirinovsky en el que se le invitaba a la sesión parlamentaria del 27 de octubre de 2017, cuando el gobierno del entonces presidente catalán, Carles Puigdemont, declaró una DUI frustada. El papel fue hallado en la sede de Catmón --asociación que nació del aparato de relaciones internacionales de CDC-- en la calle Fonollar de Barcelona.

Además de ello, los investigadores se hicieron con varios papeles que contenían el nombre del presidente ruso. La presunta conexión rusa del secesionismo catalán se reavivó ayer, cuando Joaquín Aguirre, titular del juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, levantó el secreto sumarial de la mayoría de las piezas del caso Subvenciones. En las diligencias figura un mensaje enviado por Victor Terradellas a Carles Puigdemont en el que éste informa al expresident huido que el 26 de octubre de 2017 "vendría un emisario ruso". En posteriores mensajes, Terradellas insiste en que hay una conexión con el kremlin, que estaría esperando también a la reacción de China, estado a quien la Generalitat sondeó para un préstamo puente de 11.000 millones en caso de secesión unilateral.

Nada de ello se concretó por el hundimiento de la DUI y la aplicación del artículo 155. Terradellas es uno de los investigados por el caso Subvenciones y está imputado por el desvío de dinero público a su fundación. La instrucción continúa.

Destacadas en Política