Menú Buscar
La sede de Ciudadanos en L'Hospitalet de Llobregat, ha sido objeto de vandalismo en doce ocasiones / Cs

El vandalismo contra los partidos constitucionalistas

El goteo de ataques a sedes de formaciones políticas, cerca de 160 según los datos recopilados por ‘Crónica Global’, no cesa y, en algunos casos, invaden el terreno personal

29.04.2018 00:00 h.
4 min

El vandalismo político ha aumentado de forma proporcional a la radicalización del procés. Las cifras son elocuentes. PSC, Ciudadanos y PP acumulan cerca de 160 ataques a sedes y cargos públicos, acompañadas en su inmensa mayoría de pintadas o insultos intimidatorios alusivos a su condición de partidos no independentistas. ¿Gamberrada o terrorismo de baja intensidad? ¿Libertad de expresión o señalamiento?

El PSC ha hecho recuento a partir del último ataque, en este caso sufrido por su secretario de organización, Salvador Illa, cuya casa fue objeto de pintadas intimidatorias el pasado 23 de abril. Los socialistas han contabilizado unos sesenta casos de amenazas a cargos electos y daños en locales. Insultos presenciales, amenazas en las redes, pintadas y mensajes anónimos, ataques a locales, destrozos de su material de propaganda y agresiones a simpatizantes forman parte de esa campaña de acoso sufrido.

Ilustración de PEPE FARRUQO

Ilustración de PEPE FARRUQO

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha recibido insultos homófobos y amenazas, mientras que la lista de alcaldes vejados no para de crecer.
Por su parte, Ciudadanos ha sido objeto de varios escraches en su sede central de Barcelona, aunque el caso más llamativo es el de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona). La oficinas situada en esta ciudad ha sido atacada en doce ocasiones en los dos últimos años, la última el pasado 23 de abril, cuando unos radicales lanzaron excrementos contra la fachada. 

Vandalismo en la sede del PSC de Martorell (Barcelona) / CG

Vandalismo en la sede del PSC de Martorell (Barcelona)

La formación naranja ha registrado 45 ataques desde 2013, lo que incluye agresiones personales (11 casos) y destrozos en sedes políticas (34). Lleida, con diez episodios vandálicos, y Barcelona, son las ciudades que, junto a L’Hospitalet, donde más se han cebado los violentos.

Las sedes del PP en Cataluña también han sufrido ataques, medio centenar según fuentes del partido, pero son los asaltos personales los más preocupantes. Su líder, Xavier García Albiol, sufrió un escrache el día de Sant Jordi. Un acción similar vivió en Sant Cugat del Vallès. Asimismo, unos desconocidos invadieron el jardín de la casa de un concejal en Cubelles.

albiol escrache

Escrache a Xavier García Albiol el día de Sant Jordi

Uno de los episodios más recientes y más violentos, por las consecuencias que pudo tener, tuvo lugar en Tarragona, donde el primer teniente de alcalde y portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martín, sufrió daños en su vehículo en el garaje de su casa el pasado 1 de octubre, día en el que se celebró el referéndum de independencia, y el 25 de marzo, cuando cuando Carles Puigdemont fue detenido en Alemania. Según la denuncia presentada ante la Policía Nacional, su coche apareció rayado y en las ruedas de su moto había aceite.