Menú Buscar
El major de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, en la Audiencia Nacional / EFE

Trapero acusa a la Guardia Civil de no avisar de los registros del 20S

El mayor de los Mossos d'Esquadra lamenta que la Benemérita no alertase al cuerpo del registro previsto en el Departamento de Economía para garantizar la seguridad

4 min

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha declarado este lunes en la Audiencia Nacional que la Guardia Civil no avisó con antelación del registro en el Departamento de Economía el 20 de septiembre de 2017, cuando los manifestantes independentistas asediaron a la comitiva judicial. 

Trapero ha señalado que, a diferencia de otros operativos, como los de la Agencia Tributaria en el Puerto de Barcelona, los Mossos no recibieron ninguna comunicación previa. Aunque la actuación estaba bajo secreto de sumario, el mayor apunta que este detalle no habría impedido la petición de apoyo durante el despliegue de los agentes de la Benemérita. "Si la Guardia Civil, como ha pasado en otras ocasiones, nos dice 'mañana vamos a hacer una operación policial que afecta a distintos sitios', habríamos respondido con efectivos", ha defendido. 

Cordón policial 

El fiscal Miguel Ángel Carballo ha interrogado al mayor sobre la actuación de la policía autonómica ante la concentración de manifestantes, convocados por la ANC, en los alrededores del edificio público, cuando agentes de la Guardia Civil recababan pruebas en su interior. Trapero ha defendido la decisión de no intervenir para evitar males mayores y ha detallado que una vez comunicada la protesta, es la Administración quien la tolera y, por tanto, él no tiene "autoridad por encima de la Administración" para impedirlo. Es más, recuerda que ni siquiera se solicita un informe policial para evaluar el carácter de la misma. 

Sobre la ausencia de un cordón policial que garantizase la salida de la comitiva judicial que se encontraba en el interior de la conselleria, el entonces máximo responsable de los Mossos ha detallado que este nunca llegó a desplegarse porque sobre las 22.30 horas recibieron la comunicación de mandos del Instituto Armado de que preveían que se alargase su estancia "de manera indefinida" por la dificultad del clonaje de un dispositivo. Minutos después, Trapero recibió una llamada del magistrado instructor del 13 de Barcelona, quien le exigió que desplegasen a los agentes.

Salida de la secretaria judicial

"Mi información a las 22.30 es que no ha acabado la diligencia. A las 23.00 y unos minutos recibo la llamada de un juez, aunque no me dice que es el del 13. En un tono elevado me dice: 'Le exijo que facilite la salida de la secretaria judicial'. A mí no me cuadra y dudé de que fuera un juez", ha detallado Trapero. 

Fue entonces cuando se organizó la evacuación de la secretaria por el Teatre Coliseum. El exresponsable del cuerpo ha señalado que, ante la imposibilidad de desplegar el cordón "que se había desmontado" se ofreció esa posibilidad a la trabajadora de la Administración de Justicia, que aceptó, y "se articula esa salida". 

11 años de cárcel por rebelión

El alto cargo del cuerpo catalán se enfrenta a 11 años de prisión por un presunto delito de rebelión en su responsabilidad en el asedio a la consejería y la celebración del referéndum del 1-O, puesto que la Fiscalía, aunque abierta a modificar la calificación contra él de acuerdo con la sentencia del procés, ha dejado la decisión para el final del juicio.