Menú Buscar
Un termómetro marca 35 grados en el interior de los Juzgados de Sabadell / EUROPA PRESS

Los trabajadores de los Juzgados de Sabadell denuncian las "condiciones inhumanas de calor"

Los funcionarios acuden a la Inspección de Trabajo por las altas temperaturas que experimentan en los edificios públicos

02.07.2019 12:58 h.
3 min

Continúan las críticas por el mal estado de los edificios de la Generalitat para soportar las altas temperaturas. Los trabajadores del Juzgado de Instrucción número 5 de Sabadell (Barcelona) han interpuesto una denuncia ante el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social por las “condiciones inhumanas de calor” durante su jornada laboral.

Durante este lunes se registraron 35 grados en la oficinas y unos 30 en los días previos. Así, los funcionarios denuncian que la situación se repite “año tras año, ya sea verano o invierno”, por lo que han cesado su actividad hasta que se produzca una actuación por parte del Govern.

Malestar físico por el calor

En su denuncia, los trabajadores han lamentado que una vez terminada su jornada laboral sufren “dolores de cabeza, fatiga, mareos y bajadas de presión”. Además, aseguran que la Consejería de Justicia es sabedora de la situación y les ha recomendado medidas preventivas como beber agua cada 15 minutos, refrescarse las muñecas y la nuca y hacer pausas.

Desde la delegación de Prevención de CCOO recuerdan que hace dos años ya quedó paralizada la actividad a petición de Inspección de Trabajo, que decreto las condiciones de “situación inviable” para las tareas laborales.

Más casos

Por su parte, el departamento de Jusiticia de la Generalitat asegura que está tanto de la situación y que está trabajando para tomar “las medidas necesarias”, aunque avisa de que los resultados no serán inmediatos.

La denuncia de Sabadell no es la única. Funcionarios de los Juzgados de Gavà aseguran haber alcanzado hasta 38 grados en el interior del edificio y reportan síntomas como desmayos y mareos a consecuencia. También critican una situación similar en la Residencia Asistida Mossèn Vidal i Aurós de Barcelona, en la que 112 ancianos viven desde hace una semana y media con la climatización estropeada, en plena ola de calor.