Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La expresidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, sale de la prisión de Mas d'Enric / EP

El Supremo pedirá un informe a la Fiscalía para valorar las salidas de la cárcel de Forcadell

El alto tribunal estudia si la aplicación del artículo 100.2 supone un cambio de grado encubierto en beneficio de la expresidenta del Parlament

3 min

El Tribunal Supremo pedirá un informe a la Fiscalía antes de estudiar el recurso contra la aplicación del artículo 100.2 del Régimen Penitenciario a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, remitido por el titular del Juzgado de vigilancia penitenciaria de Lleida. Dicho artículo le permite realizar salidas puntuales de la cárcel para hacer tareas de voluntariado.

El Alto Tribunal sólo es competente para revisar cambios de grado penitenciario, mientras que los jueces de vigilancia de cada territorio son los encargados de analizar los recursos sobre otras disposiciones del Régimen Penitenciario, como la aplicación del artículo 100.2. Sin embargo, en este caso el Supremo analizará el permiso de Forcadell para averiguar si se le ha concedido un cambio de grado encubierto, tal como defiende la Fiscalía.

Recurso de apelación

El pasado 15 de mayo, la Fiscalía presentó un recurso de apelación ante la Audiencia de Tarragona contra el auto del juzgado de vigilancia penitenciaria que aprobó que Forcadell pueda salir de la prisión.

El Ministerio Público presentó el recurso ante la Audiencia Provincial pese a que el juzgado de vigilancia penitenciaria indicó que el recurso debía resolverlo el órgano sentenciador. De ahí que sea el Alto Tribunal quien finalmente juzgará el caso.

La Fiscalía rechaza el permiso

Se trata de la primera vez que la situación de los presos condenados por el 1-O se envía de un juzgado penitenciario al Supremo, en lugar de a la Audiencia Nacional.

En su recurso, con fecha del jueves 14 de mayo, la Fiscalía de Lleida pedía denegar el permiso porque las actividades para las que se autoriza la salida de la también expresidenta de la ANC no tienen relación con un programa de tratamiento relacionado con el delito de sedición, por el que está condenada a una pena de 11 años y 6 meses.

Justicia baraja el tercer grado

En los próximos días, la Consejería de Justicia podría decidir un cambio de grado para todos lo presos del procés. Si la Generalitat da ese paso, ya no habrá dudas de que el examen jurisdiccional de esa medida recaería sobre el Supremo, que debería dar su aval a esta decisión.

El tercer grado penitenciario también es conocido como régimen de semilibertad, ya que supone la excarcelación de los condenados. Los presos que disfrutan de éste solo vuelven al centro penitenciario para pasar la noche, aunque en ocasiones incluso podrían hacerlo en pisos tutelados.