Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en 2017 / CG

Societat Civil rememorará el "golpe" nacionalista a la legalidad del 6 y 7 de septiembre de 2017

En un acto el próximo miércoles en Barcelona junto a Carlos Carrizosa (Cs), Alejandro Fernández (PP), David Pérez (PSC) y el exdiputado izquierdista Lluís Rabell

Ricard López
3 min

Societat Civil Catalana (SCC) rememorará el próximo miércoles en un acto junto a diversos dirigentes constitucionalistas los cinco años del "devastador" pleno del 6 y 7 de septiembre de 2017 en el Parlamento de Cataluña, cuando los partidos secesionistas aprobaron las denominadas leyes de "desconexión" previas al referéndum del 1 de octubre, que pretendían acabar con la Constitución Española y el Estatut.

La semana entrante se cumplirán cinco años de aquel pleno del Parlament, en el cual Junts pel Sí --formación integrada por ERC y la antigua Convergència-- y la CUP aprobaron la denominada Ley del referéndum y la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república, con las que pretendían dar amparo legal a la votación unilateral ultranacionalista del 1 de octubre.

"Golpe de Estado"

Para recordar aquel "ataque nacionalista a la legalidad vigente", Sociedad Civil celebrará el próximo 7 de septiembre, a las 19:00 horas, una mesa redonda en el Colegio de Abogados de Barcelona bajo el título "Una mentira de consecuencias devastadoras", en la que participarán Carlos Carrizosa (Cs), Alejandro Fernández (PP), David Pérez (PSC) y Lluís Rabell, en aquellas fechas líder parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot.

En un comunicado, SCC considera que aquellas jornadas "surrealistas", "desgarradoras" y "convulsas para la democracia española y europea" supusieron un "desafío a la legalidad" y un "golpe de Estado contra el orden constitucional".

"Decadencia económica, fractura y erosión de la democracia"

Aunque la entidad constitucionalista recuerda que "con el paso del tiempo destacados dirigentes independentistas admitirían que el proceso iniciado el 6 y 7 de septiembre de 2017 fue algo parecido a un señuelo, un farol o una farsa bien teatralizada, cinco años después Cataluña aún paga las consecuencias de aquel despropósito, en forma de decadencia económica, fractura social y erosión de la calidad democrática".

Por todo ello, en esa mesa redonda del próximo 7 de septiembre, SCC dará voz a diputados constitucionalistas que en aquel momento se encontraban en la oposición, y que analizarán dichas jornadas y sus consecuencias.