Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Política

Seis técnicos de los comunes llegan a la fase final de las oposiciones del Ayuntamiento de Barcelona

Eloi Badia y otros cargos de confianza no aparecen en el listado de candidatos que pasan a la última etapa del proceso de selección

6 min

Seis técnicos cercanos a Barcelona en Comú (Bcomú) han llegado a la fase final de las oposiciones para optar a un puesto de funcionario en el Ayuntamiento de Barcelona. El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, y otros cargos de confianza del partido de la alcaldesa Ada Colau no aparecen en el listado público de candidatos que han pasado a la última etapa del proceso de selección.

Han llegado a la fase final personas como Tatiana Guerrero, asesora del área de Derechos Sociales y pareja de Eloi Badia, y Roger Clot Duñach, asesor de la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz. Se trata de dos ámbitos que están bajo el control de BComú, el partido que gobierna la capital catalana junto al PSC. 

La última prueba, una entrevista

Los candidatos que siguen en el proceso deben pasar una última prueba. Completarán la oposición con una entrevista final que será determinante para obtener una puntuación ponderada entre todos los exámenes. Será este número el que determine quién entra en la bolsa laboral de Barcelona, un paso previo a ser funcionario, y quién se queda fuera. Con todo, los resultados que ya se conocen son indicativos del corte. 

La alcaldesa Ada Colau (2d) y los concejales Janet Sanz y Eloi Badia, en la presentación de la nueva recogida / EP
La alcaldesa Ada Colau (2d) y los concejales Janet Sanz y Eloi Badia, en una imagen de archivo / EP

La integrante de la Coordinadora General de BComú y representante del distrito de Gràcia, Michele Maniglia, es la que ha sacado una mejor puntuación de los seis aspirantes. Le sigue el técnico de comunicación de Enginyeria sense Fronteres (ESF), una entidad situada en la órbita de la formación política, Gonzalo Candanedo, y el asesor de Janet Sanz, Roger Clot. Cabe recordar que ESF es la oenegé en la que Eloi Badia fue project manager antes de entrar en el ayuntamiento. Subvencionada por la Administración local, sus ayudas nutren el caso penal que se instruye contra el gobierno municipal y en el que está imputada la propia alcaldesa. Peor situados se encuentran Cristina Barberà, que también trabaja en ESF, Tatiana Guerrero y Martí Kubesch, responsable de campañas del agua también de ESF.  

Fuera de la fase final

Además del concejal de Emergencia Climática, los que se apean de la última parte de las oposiciones son Khalid Ghali, comisionado municipal de Diálogo Interreligioso; Vanesa Valiño, la jefa de gabinete de la Concejalía de Vivienda y pareja del secretario primero del Congreso de los Diputados y vicealcalde en la pasada legislatura por los comunes, Gerardo Pisarello; Enrique Gornés, el jefe de gabinete de, precisamente, Eloi Badia; Marc Rius Pinés, el jefe de gabinete de Janet Sanz, y Carles Spa Novellas, asesor de presidencia.

El Ayuntamiento de Barcelona no ha querido aclarar a Crónica Global cuál es el motivo por el que estos últimos aspirantes no han llegado a la fase final de las oposiciones para trabajar en la administración local, si se trata de una renuncia individual o si es debido a que no han llegado a una puntuación mínima que les permita proseguir. 

Evaluación neutral

El consistorio ya negó con anterioridad la existencia de conflictos de intereses o éticos por el hecho de que personas cercanas a Barcelona en Comú participen en unas oposiciones de la Administración local. Con todo, en esta ocasión los portavoces municipales han preferido no pronunciarse al respecto.

Fachada del Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS
Fachada del Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS

Con anterioridad, aseguraron que no existía ningún tipo de duda legal o ética respecto a la candidatura de más de 12 personas cercanas al partido en las oposiciones. El ayuntamiento subrayó que el tribunal que evaluaría a los aspirantes a funcionarios será neutral, como en cualquier otro caso. Respondía de este modo a las dudas que existían entre algunos de los opositores sobre la igualdad de condiciones entre los miles de aspirantes que se han presentado a los exámenes. 

Críticas de la oposición

Esta explicación no convenció a la oposición municipal. JxCat alertó de posibles incompatibilidades en el hecho de que Badia optara a una plaza de empleo público de una misma Administración en la que tiene responsabilidades de gobierno. El concejal Jordi Martí Galbis entró una batería de preguntas al respecto que están pendientes de contestar. 

Otros partidos también han advertido de que el movimiento podría colisionar con el código ético del Ayuntamiento de Barcelona. Por el momento, ninguna formación lo ha denunciado.