Menú Buscar
Pedro Sánchez, junto al secretario general del Consejo de Europa, Thorbjörn Jagland /Efe

Sánchez reivindica la “democracia plena” de España frente al Consejo de Europa

El presidente del Gobierno defiende ante el TEDH que las comunidades tienen una “gran capacidad legislativa”

07.02.2019 13:50 h.
3 min

Pedro Sánchez sabe lo que se juega en los próximos meses. A las puertas del juicio a los dirigentes independentistas presos, y en medio de una enorme bronca doméstica, que afecta a su propio partido por la figura del “relator” en la mesa de diálogo con los partidos independentistas, el presidente del Gobierno ha intervenido ante el Consejo Europeo y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, (TEDH) en Estrasburgo. En ese foro, Sánchez ha intentado marcar el camino. “España es una democracia plena”, ha señalado, frente a la “ruptura unilateral” que habría intentado el movimiento independentista.

Sánchez ha querido constatar las reclamaciones al TEDH de sentencias españolas están “muy por debajo de la media del resto de países”, y que, en todo caso, España se somete a todos los foros multilaterales y organismos de justicia internacionales.

Garantías en el juicio

Las defensas de los políticos independentistas presos ya dan por hecho que deberán acudir al TEDH. Consideran que no quedará otra opción, con la idea de que ni el juicio ni la sentencia posterior cumplirá con las garantías necesarias y exigibles.

Aunque la intervención de Sánchez ante el TEDH y también ante el Consejo de Europa ya estaba programada, llega ahora, días antes de que el próximo martes se inicie el juicio en el Tribunal Supremo.

Sánchez ha insistido en que España ha experimentado una “enorme transformación” desde la transición, y que se puede considerar una “democracia plena”, en la que existe una descentralización del poder, con una “gran capacidad legislativa” por parte de las comunidades autónomas.

Denuncia sobre la "ruptura unilateral"

Ahora bien, el jefe del Ejecutivo español no ha ocultado el problema central de España en estos momentos. A su juicio ha habido un intento, por parte del independentismo, de ejercer una “ruptura unilateral”, y que si la democracia “quiere prevalecer” deberá “enfrentarse a ese reto”.

La posición es clara. Frente a una buena parte del independentismo, que niega que se hubieran cometido delitos punibles a lo largo del proceso independentista, Sánchez, en el TEDH, ha insistido en que “cuando se prima la ruptura unilateral sobre la búsqueda de consensos, la democracia se debilita”.