Menú Buscar
Josep Maria Jové, exsecretario general de la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalitat / EFE

Rovira despachaba con Jové en el Palau de la Generalitat

La diputada y secretaria general de ERC, Marta Rovira, utilizó dependencias oficiales para orquestar los preparativos del 1-O, según el juez

3 min

Si el exmagistrado del constitucional Carles Viver i Pi-Sunyer fue el cerebro jurídico de las leyes de desconexión y Josep Maria Jové, número dos de Economía, fue el brazo ejecutor de una parte sustancial de la intendencia del 1-O, Marta Rovira y otros destacados líderes de Junts pel Sí se situaban como la X en la cúspide de la trama. Así lo expone en sus diligencias el juez de instrucción número 13 de Barcelona, que investiga los prolegómenos del referéndum ilegal.

En ese sumario aparecen, además, diversas conversaciones telefónicas reveladoras interceptadas por la Guardia Civil a los principales imputados, entre ellos al propio Jové, mano derecha de Oriol Junqueras. En varias de ellas queda claro, según los informes policiales, que Rovira convocaba a Jové en la sede del Palau de la Generalitat para darle consignas o debatir sobre lo diversos problemas derivados de la preparación del montaje electoral del 1-O.

¿Rovira en el Palau?

El pasado 1 de septiembre, por ejemplo, Josep Maria Jové mantiene una conversación con un tal "Toni" (la Guardia Civil sugiere que pudiera tratarse de Antoni Comín, exconseller de Salud y prófugo de la justicia).

En ella, "Toni" le dice a Jové que "se lo ha comentado a Oriol (se supone --dice la Guardia Civil-- que es Oriol Junqueras) y que tras hablarlo con Marta (se trata de la diputada y secretaria general de ERC, Marta Rovira)" se dan cita "para aclarar este asunto y se reúnen --dice la benemérita-- en el Palau de la Generalitat". El tema del que hablaban tenía que ver con la disposición o no del Ayuntamiento de Barcelona a ceder colegios electorales para el referéndum del 1-O.

También Turull

La Guardia Civil, en aquellas fechas, intercepta numerosas llamadas a Jové. Algunas de ellas ahondan en la creencia de que Rovira (que no ostentaba cargo gubernamental alguno) utilizaba la sede del Palau para urdir la estrategia del 1-O. Alguna de estas reuniones con Jové y con otros ejecutores del plan trazado se celebraron bajo la tutela del exconseller portavoz Jordi Turull. Así lo refleja la Guardia Civil en diversos informes.