Menú Buscar
Alfonso Rus, que fue detenido en la 'Operación Taula', y Rita Barberá, sobre quien caen graves sospechas.

Rita Barberá se queja del trato que le da el PP

El entorno de la política valenciana filtra su malestar por el trato de su partido, pese a que la mantiene como aforada en el Senado y la ha colocado en su diputación permanente

Redacción
4 min

Rita Barberá, la antigua alcaldesa de Valencia, está muy enfadada porque cree que el PP, su partido, no la ha defendido como ella entiende que se merece.

Sin embargo, sigue siendo senadora, lo que le impide ser juzgada como el común de los mortales. Además, su partido la ha incluido en la diputación permanente de la cámara alta, lo que le permitirá seguir siendo aforada aunque vuelvan a convocarse elecciones. Y, en cualquier caso, la ex alcaldesa es senadora por designación del Parlamento valenciano, lo que significa que incluso en el caso de disolución de las Cortes Generales seguiría siendo senadora. O sea, que está aforada triplemente.

Corrupción municipal

Pero está bajo la sombra de la sospecha desde que se produjo la Operación Taula en la provincia de Valencia, que destapó una red de comisiones en torno a la empresa Imelsa y sospechas de blanqueo, y en la que fueron detenidos 9 de los 10 concejales del PP en el ayuntamiento de la capital valenciana, incluida la secretaria del grupo y tesorera, Mari Carmen García Fuster y el expresidente del PP en la provincia de Valencia, Alfonso Rus.

Las dudas se han cernido sobre ella aunque, de momento, no tiene la calidad de "investigada" en el procedimiento que se está siguiendo en el Tribunal Superior de Justicia valenciano.

Que dé explicaciones

Por esa razón, sus propios compañeros de filas la han pedido, primero que diera explicaciones y después que "de un paso atrás". Lo hizo el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, quien aseguró que es Barberá quien "tiene que dar las explicaciones correspondientes".

Y también se las pidieron en días pasados tanto la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, como la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, quienes le pidieron que renunciara a la imputación que la daba el Senado.

"No sé si el problema es Rita Barberá o no, pero parece evidente que en el PP de Valencia hay que hacer una regeneración absoluta y completa", defendió Cifuentes, quien admitía que le daba "verguënza" levantarse por las mañanas y ver que han detenido a alguien acusado de corrupción.

También Alberto Fabra

Y esta misma mañana el expresidente de la Comunitat Valenciana Alberto Fabra sostenía que es "difícil creer" que la ahora senadora Rita Barberá no supiera nada de lo que sucedía en su grupo municipal cuando "su entorno" está siendo investigado en la operación Taula.

Alberto Fabra insistía en que Barberá debe "dar la cara" y explicaciones a la ciudadanía y le ha pedido también que "dé un paso atrás" para que "el PP pueda seguir avanzado y generando confianza" aunque matizó que es "importe" respetar la presunción de inocencia.

La suma de estas declaraciones y las de otros compañeros de partido han propiciado que la exalcaldesa esté enfadada por cómo se han portado con ella y las fuentes consultadas aseguran a Europa Press que cree que no la han defendido de las acusaciones de corrupción como ella cree que se merece ser tratada.