Menú Buscar
Imagen de la alcaldesa, Ada Colau, en una comparecencia pública ante la prensa / EFE

El gobierno de Ada Colau recortará en servicios sociales

Barcelona en Comú anuncia "medidas de contención para poder llegar a final de año" en prestaciones a la ciudadanía

16.10.2018 13:50 h.
5 min

El gobierno de Ada Colau en Barcelona tendrá que pasar la tijera incluso en servicios sociales. El Ejecutivo local de Barcelona en Comú (BComú) ha anunciado hoy "medidas de contención para poder llegar a final de año" que incluirán prestaciones a la ciudadanía. Tal y como denunció el PSC antes de verano, el descuadre en el presupuesto del Ayuntamiento de Barcelona ha obligado al equipo de Colau a apretarse el cinturón y a recortar.

La segunda teniente de alcalde de Barcelona, Laia Ortiz, ha indicado que "debemos adoptar medidas de contención. No de recortar a cero, sino de contención de algunos servicios. Pero Barcelona igualmente invertirá cifras récord este 2018 en inversión social". Lo ha verbalizado Ortiz durante la comisión extraordinaria de Derechos Sociales, convocada expresamente por los socialistas y ERC. Ortiz ha insistido en rechazar la palabra "recortes", aunque ha reconocido que su área se verá forzada a implementar "medidas de contención y de sostenibilidad en la prescripción del servicio, porque Barcelona no puede asumir lo que no hacen ni aportan otras administraciones".

Culpa al resto de administraciones

Pese a que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fue reprobada por la oposición en julio por, precisamente, los ajustes presupuestarios en inversiones, su segunda teniente de alcalde ha culpado al resto de gobiernos. "No existe este compromiso del resto de administraciones, y esto pasa factura a Barcelona y especialmente a las clases populares", ha indicado Ortiz. Ello obligará, siempre según la edil de Barcelona en Comú (BComú), a acometer recortes, pues no se puede registrar déficit municipal por la normativa estatal que lo prohíbe. "Y el presupuesto no es infinito", ha añadido la electa.

Según Ortiz, parte de la culpa de estas medidas de contención se deben a la "parálisis institucional de las otras administraciones". Estas instituciones, en una referencia velada al Gobierno y a la Generalitat de Cataluña, "no han ejercido sus competencias", lo que ha obligado al Ayuntamiento de Barcelona a asumirlas. Ahora, el segundo mayor consistorio de España deberá pasar la tijera para poder llegar a fin de año en materia social. Uno de los capítulos afectados será, por ejemplo, la atención domiciliaria.

En defensa de su gobierno, asimismo, Laia Ortiz ha argumentado que la inversión social alcanzará una cifra de record en Barcelona.

Oposición: "Afectará a la gente corriente"

Por su parte, el PSC, que ya avisó de los recortes en inversiones del Ejecutivo local de Ada Colau antes de verano, ha alertado de que estos nuevos ajustes "afectarán a la gente corriente, tanto que le gusta hablar a la alcaldesa de gente corriente". El otro partido que había forzado la celebración de la comisión extraordinaria, ERC, ha alertado a su vez de que las llamadas medidas de contención son "recortes", y que son los sindicatos municipales, no la oposición, los que los llaman de esta manera.

PDeCAT y Ciudadanos, por su parte, han coincidido en recalcar la mala gestión presupuestaria del Ejecutivo local de Barcelona en Comú (BComú). Maite Fandos (PDeCAT) ha acusado al gobierno municipal de hacer triquiñuelas con los números, acusando al gobierno municipal de mover partidas entre distintas áreas para camuflar el gasto. La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Marilén Barceló, ha recordado que si el presupuesto global en inversión social se ha incrementado, los comunes no lo han sabido gestionar. Por último, Albertto Villagrasa (PP), ha lamentado que "a alguien no le salgan los números" y ha criticado que el equipo de Colau "juegue con los recortes".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información