Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont / EUROPA PRESS

Puigdemont y su entorno acusan de "doble moral" a la UE por pedir la liberación de Navalny

El expresidente de la Generalitat fugado equipara el caso del opositor ruso con los 'Jordis' mientras Josep Lluís Alay aplaude que el ministro de Exteriores ruso aluda a los presos del 'procés'

Ricard López
5 min

El encarcelamiento en Rusia de Alekséi Navalny, líder opositor al presidente Vladimir Putin en dicho país, ha vuelto a servir a destacados dirigentes del independentismo catalán para cargar contra España y la Unión Europea (UE). Entre ellos, el expresidente de la Generalitat fugado de la justicia Carles Puigdemont, que no ha perdido la ocasión de culpar a las instituciones comunitarias de "doble moral" por condenar la detención de Navalny y callar, a su juicio, sobre el caso de los políticos presos del procés, equiparando de este modo ambos casos.

Puigdemont, huido en Bélgica tras haber impulsado un referéndum unilateral de secesión y la declaración unilateral de independencia de Cataluña (DUI) en octubre de 2017, ha mostrado en sus redes sociales las preguntas de su partido, Junts Per Catalunya (JxCat), a la Comisión Europea (CE) al respecto: "Desde el primer día hemos advertido a la UE que tener una doble moral se paga muy caro", ha señalado el exmandatario convergente en su perfil de Twitter, donde ha acusado a la CE de "preferir proteger al Estado español antes que proteger a los ciudadanos europeos".

Ataques a Borrell y Tajani

En su escrito, el ahora eurodiputado de JxCat y su partido equiparan la situación de Navalny en Rusia con la de los exdirigentes secesionistas Jordi Sànchez --expresidente de la ANC y exdiputado de JxCat-- y Jordi Cuixart --presidente de Òmnium--, encarcelados por el procés.

Puigdemont, criticando a la UE en Twitter
Puigdemont, criticando a la UE en Twitter

Puigdemont ha arremetido contra Josep Borrell, Alto Representante de Exteriores y Seguridad de la UE, después de que el dirigente socialista haya reclamado la puesta en libertad de Navalny. Así, Puigdemont ha recordado que la legislatura en la Eurocámara arrancó "con la ausencia de tres eurodiputados". En concreto, él mismo, el también fugado Toni Comín y el líder de ERC, Oriol Junqueras. Algo que atribuye a "la manipulación política del Estado español y la complicidad" de Antonio Tajani, expresidente de la Eurocámara.

Cuestiona la "credibilidad de la democracia europea"

Según el artífice de las denominadas leyes de desconexión, el referéndum inconstitucional y la DUI de Cataluña, la "doble moral" de la UE "debilita la credibilidad de la democracia europea" y su autoridad como "potencia global en democracia y derechos". "España está arrastrando a la UE a humillaciones que no se merece", añade.

Puigdemont, asimismo, se hace eco en sus redes sociales de la mención del ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, sobre los políticos presos del procés, respondiendo con ello a las quejas de Borrell y la UE por el encarcelamiento de Navalny.

Alay y los reproches de Lavrov a la UE

En este sentido, el jefe de oficina del ahora eurodiputado posconvergente, Josep Lluís Alay, ha destacado el hecho de que Lavrov "reproche públicamente a la UE la existencia de presos políticos catalanes y la represión española", según palabras de Alay, que adjunta incluso el vídeo con la intervención de este estrecho colaborador de Vladimir Putin.

Alay, reproduciendo las declaraciones de Lavrov en sus redes sociales
Alay, reproduciendo las declaraciones de Lavrov en sus redes sociales

Al igual que los dirigentes independentistas, Lavrov también cree que los encarcelados por sedición del procés "están en la cárcel por organizar un referéndum". "Una decisión que la justicia española no ha revocado pese a que tribunales de Alemania y Bélgica hayan fallado en contra", ha añadido en su tensa comparecencia junto a Borrell. Según Lavrov se trata de "decisiones judiciales motivadas políticamente".

"Ante esto, España ha defendido su sistema judicial y ha pedido no dudar de sus decisiones. Esto es lo que queremos de Occidente en términos de reprocidad", ha apuntado el dirigente ruso.