Puigdemont trata de mantener en vilo la política catalana en su provecho

El expresidente de la Generalitat se muestra ambiguo sobre la posibilidad de convocar elecciones en una entrevista amable con sus tesis y dedicada a ensalzar su figura

Puigdemont y el lorito tocapelotas
15.04.2018 23:00 h.
5 min

La primera entrevista al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont tras su salida de la cárcel en Alemania en TV3 no ha despejado las dudas sobre la posibilidad de formar Gobierno en Cataluña. Al contrario, ha mantenido viva la posibilidad de forzar nuevas elecciones autonómicas si no se elige como nuevo presidente de la Generalitat un candidato que él considere adecuado.

El líder de Junts per Catalunya (JxCat) ha sostenido que el candidato propuesto por las formaciones independentistas para presidir el Ejecutivo catalán sigue siendo Jordi Sànchez. "Es un fraude democrático, es un golpe de Estado. ¿Por qué no puede ser presidente?", ha dicho en referencia a la imposibilidad de investir al expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) tras la decisión del Tribunal Supremo de mantenerlo en prisión preventiva. Aunque no ha descartado que pueda ser otro diputado.

Riesgo de elecciones

Puigdemont ha insistido en más de una ocasión durante la entrevista en que "no hay riesgo cero de elecciones", pero ha dicho que "hay tiempo" para alcanzar un acuerdo: "Lo más importante es hacer un Gobierno que responda a la voluntad de la gente. Tenemos tiempo. Lo haremos. Siempre y cuando el Estado español no acabe de quitarse la careta y muestre que la única agenda política es hacer elecciones otra vez".

En este sentido, ha confrontado la poca capacidad de pacto del Gobierno central --ha recordado que las elecciones generales se repitieron-- frente al Gobierno autonómico, que alcanza acuerdos para no repetir comicios. 

¿Qué pasa con la república?

La entrevista no ha tenido prácticamente preguntas incómodas y Puigdemont ha reafirmado un discurso que mantiene en vilo la política catalana. Solo cuando el director de la cadena pública, Vicent Sanchis, le ha repreguntado si podía "concretar" cómo se desplegaría la república y si no habría "un choque" de intereses entre el Ejecutivo autonómico y el autodenominado consell de la república en el exterior, Puigdemont la he espetado que en "un medio de comunicación" no era el sitio donde hablar de ello. 

El líder de JxCat ha añadido que "la prioridad es el Gobierno" y que se "mantenga una íntima conexión con el consejo de la república" en el exterior. 

Esta situación de nerviosismo se ha repetido cuando Sanchis le ha preguntado si había leído el libro del exconseller Santi Vila que dimitió de su cargo la noche antes de que el Parlament declarase la independencia unilateral. Puigdemont ha respondido que lo tenía pero que no lo había leído. A este respecto, ha defendido su decisión de declarar la independencia como el cumplimiento del mandato popular. 

Constitución y 155

Puigdemont también ha recurrido en más de una ocasión a la Constitución española como argumento contra las actuaciones del Gobierno que lidera Mariano Rajoy. "En ningún sitio dice que hay diputados de primera y de segunda", en referencia a los dirigentes en prisión preventiva que no pueden ejercer su voto en el Parlamento catalán debido a su situación procesal. "La manera en que plantearon el 155 fue de forma muy abusiva y al margen de la Constitución", ha dicho.

El expresidente de la Generalitat también ha asegurado que la aplicación del artículo 155 de la Carta Magna fue "un decreto de ocupación de las instituciones catalanas".

Puigdemont se ha erigido como presidente legítimo y ha descartado hacer autocrítica respecto a sus decisiones o frente aquellos ciudadanos que creen que, desde el Ejecutivo catalán que él lideraba, tampoco se hiceron las cosas bien.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información