Menú Buscar

Lo que de verdad dice la justicia alemana sobre Puigdemont

El tribunal de Schleswig-Holstein no valora si hubo rebelión, sino que descarta el delito de alta traición aunque atribuye al 'expresident' la responsabilidad de la "violencia" del 1-O

Puigdemont ante la cárcel de Neumünster donde varias personas sostienen una pancarta en la que se lee en alemán "Libertad para los presos políticos catalanes"
07.04.2018 00:00 h.
7 min

En las horas posteriores a la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Schleswig-Holstein de este jueves de dejar en libertad a Carles Puigdemont, los principales líderes del procés y su prensa afín mostraron una euforia desmedida. En caso de que Alemania decida finalmente entregar al expresidente autonómico a la justicia española, este no podrá ser juzgado por el delito de rebelión --el más grave de los que se le acusa--, y eso, sin duda, es una buena noticia para sus intereses.

Sin embargo, la interpretación que dirigentes y medios independentistas han hecho de la resolución del tribunal alemán se aleja mucho de la realidad: la corte regional de Schleswig-Holstein no solo no ha dictaminado que Puigdemont no haya cometido rebelión --al contrario de lo que su entorno aseguró en un primer momento--, sino que además le atribuye la responsabilidad de la violencia del 1-O y asegura que los tribunales españoles no persiguen a nadie por motivos políticos.

La ficción de políticos y medios ‘indepes’

En este sentido, el exconsejero de Salud Toni Comín se apresuró a asegurar desde Bélgica que “ya hay una primera decisión de la justicia europea que dice que el delito de rebelión no se ha producido”.

Y algunos medios apuntaron en la misma dirección. TV3 indicó que la resolución del tribunal de Schleswig-Holstein “destaca que el delito de rebelión no se da en este caso” y que la petición de extradición es “inadmisible” porque “no ha habido violencia”. Y el director de El Nacional, José Antich, insistió: “Menos de 48 horas ha necesitado el tribunal del land de Schleswig-Holstein para decir lo obvio: en Cataluña no ha habido ningún acto de rebelión ya que no ha habido violencia”.

Alemania no entra a valorar si hubo rebelión

Pero, ¿qué ha dicho realmente la justicia alemana al respecto? En la legislación germana no existe el delito de rebelión, y el tribunal analiza si los hechos presuntamente cometidos por Puigdemont se podrían encuadrar en el tipo delictivo alemán más próximo a la rebelión, que es el de alta traición.

El Tribunal Superior de Justicia de Schleswig-Holstein concluye que ambos delitos no son equiparables y que la “violencia” atribuible a Puigdemont no es lo suficientemente intensa como para considerarla un delito de alta traición. Es decir, no entra a valorar si Puigdemont cometió rebelión, pero considera que no incurrió en alta traición.

No se aplicó la “fuerza” suficiente

La corte alemana explica que “una extradición del señor Puigdemont por rebelión, según el artículo 472, apartados 5 y 7, del Código Penal español no puede otorgarse por razones legales”. Y añade que “el comportamiento del que se acusa al señor Puigdemont no sería penalmente punible en la República Federal de Alemania según la ley aplicable en Alemania”.

“Los requisitos de la posible disposición penal aplicable de alta traición no se cumplen porque no se otorga el requisito de 'fuerza’. Según los principios establecidos por el Tribunal Federal de Justicia en un caso comparable, para asumir la ‘fuerza’ no basta con que un actor amenace con ejercerla o aplique la fuerza para hacer que un órgano constitucional se comporte de la manera deseada. Antes bien, es necesario que la fuerza que se esté aplicando contra otros ejerza tanta presión sobre el órgano constitucional que esta presión sea adecuada para doblegar la voluntad contraria del órgano constitucional. Y este no es el caso”, argumenta el tribunal en un comunicado. Un razonamiento que, en todo caso, diversos juristas cuestionan al entender que los dirigentes del procés el 1-O --e incluso en otras muchas actuaciones precedentes-- sí lograron doblegar la voluntad del Tribunal Constitucional.

Puigdemont, responsable de la violencia del 1-O

Por otra parte, la justicia alemana desmonta el argumento de que el procés no fue violento. De hecho, el tribunal es muy claro al responsabilizar a Puigdemont de la “violencia” del 1-O.

“Es cierto que el señor Puigdemont, como iniciador y defensor de la implementación del referéndum, debe ser considerado responsable de los actos de violencia cometidos el día del referéndum. Sin embargo, esos actos de violencia, por su naturaleza, alcance y efecto, no fueron los adecuados para presionar lo suficiente al Gobierno como para que este se hubiera visto forzado a rendirse a las demandas de los perpetradores de la violencia”, razona el Tribunal Superior de Justicia de Schleswig-Holstein.

En España no hay presos políticos

Finalmente la corte alemana desmiente a la propia exconsejera de Agricultura Meritxell Serret, quien desde Bruselas aseguró que la resolución había confirmado que “se trata de un juicio político”.

El tribunal, al no descartar continuar con el procedimiento de extradición de Puigdemont por malversación, considera que “no hay motivos para creer que el señor Puigdemont, si fuera extraditado, pudiera quedar expuesto al peligro de ser perseguido por razones políticas”. “La malversación de caudales públicos es un acto criminal específico del que se acusa al señor Puigdemont que también es punible como malversación en la ley alemana, y eso no tiene nada que ver con sus creencias políticas”, finaliza.

¿Quiere hacer un comentario?