Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Puigdemont y Junqueras (ambos en el centro), flanqueados por los dirigentes de ERC indultados o encausados por el 'procés', Toni Comín y el rapero Valtònyc (a la izquierda), ante el chalet del fugado en Waterloo / VÍCTOR TUDA - EUROPA PRESS

Puigdemont evita salir a recibir a Junqueras en su reencuentro en Waterloo

El líder de ERC tuvo que entrar en el chalet del fugado antes de que éste saliera para hacerse una foto de grupo con los republicanos indultados, y en la que también posó el rapero Valtònyc

Ricard López
4 min

¿Gesto de descortesía, de precaución para no mostrar sus reacciones ante los focos, de dejadez o, simplemente, un descuido? El reencuentro entre Oriol Junqueras (ERC) y Carles Puigdemont (JxCat) en el chalet de este último en la localidad belga de Waterloo ha dado lugar a un detalle llamativo que ha propiciado, de nuevo, las especulaciones sobre la mala relación entre quienes encabezaron el referéndum ilegal de secesión y la DUI como vicepresidente y presidente de la Generalitat, respectivamente, en 2017. Un hecho anecdótico que, quizá, no lo sea tanto: el caso es que, después de casi cuatro años sin verse, Puigdemont no ha salido a recibir inicialmente a Junqueras ni al resto de dirigentes indultados de ERC por el procés a la puerta de su casa. En lugar de eso, han tenido que entrar en su residencia y, minutos después, han salido todos a hacerse una foto de grupo.

En esa imagen, en teoría de carácter político, ha sorprendido también la presencia de Valtònyc, que al igual que Puigdemont reside en Bélgica fugado de la justicia. De este modo, el rapero ha posado junto al propio Puigdemont, su exconseller Tomi Comín --también huido en Waterloo-- y el resto de la delegación de ERC que se ha desplazado hasta allí este miércoles. En concreto, los recién indultados Carme Forcadell, expresidenta del Parlament, y los exconsellers Raül Romeva, Dolors Bassa y Meritxell Serret. Esta última, pendiente de juicio por desobediencia, ya que regresó a Cataluña desde Bélgica en marzo. 

Media docena de simpatizantes

Todos ellos han sido aplaudidos a las puertas del chalet de Puigdemont por una media docena de simpatizantes secesionistas que les han recibido al grito de "unidad" y con banderas esteladas. Posteriormente, Puigdemont y el resto de la comitiva republicana han entrado en su chalet para comer.

Este encuentro entre Puigdemont y Junqueras ha sido el primero entre ambos en casi cuatro años, después de que el primero se fugara a Bélgica a finales de octubre de 2017 tras la declaración unilateral de independencia en el Parlament y el segundo fuera encarcelado. Desde entonces, no es ningún secreto que los partidos que lideran han chocado con frecuencia sobre la estrategia a seguir para que Cataluña se separe del resto de España. Además, las relaciones entre ambos son mejorables y así lo han reconocido. 

Sánchez les pide "mirar adelante"

Casualidad o no, el día anterior, este encuentro entre Puigdemont, Junqueras y la delegación de ERC no pudo producirse en Estrasburgo, a pesar del viaje de éstos últimos para visitar el Parlamento Europeo, donde el exmandatario posconvergente es eurodiputado.

Mientras tanto, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha valorado el reencuentro entre los dos exmandatarios secesionistas reclamándoles que "superen el 2017" --algo que le ha llevado a volver a justificar sus indultos-- y "mirar hacia adelante". "El independentismo debe aprender de los errores y se debe abrir el diálogo con la otra parte de Cataluña", ha manifestado.