Menú Buscar
La fachada del Ayuntamiento de Palau-solità i Plegamans, con pintadas contra la alcaldesa, Teresa Padrós

"O dejas el PSC o te echamos": la presión municipal de los ‘indepes’

Los socialistas afrontan un goteo de rupturas en ayuntamientos y dimisiones internas por la aplicación del 155 y el fichaje de exdirigentes de UDC para el 21D

9 min

Tiempos convulsos para el PSC. La lista de rupturas municipales no ha parado de crecer desde que los socialistas apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Constitución instada por el presidente español, Mariano Rajoy. Así, ERC y PDeCAT han retirado su apoyo a alcaldes socialistas en numerosos ayuntamientos.

A esta crisis se unen las dimisiones internas precisamente por la aplicación del 155 –el caso de Jordi Ballart en Terrassa es el más llamativo— y, más recientemente, el rechazo de algunos de ellos a que exdirigentes de UDC formen parte de las listas del 21D.

“¿Presión máxima? Que apliquen un 155 y arrasen con la Generalitat. Eso sí que es presión”, responden fuentes de PDeCAT. Precisan que “los pactos se deciden en cada municipio, donde la agrupación local decide en función de diversos factores”, por lo que rehúsan hacer una valoración general de la situación.

Xavier Vilamala (PSC) es alcalde de Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelona).

Xavier Vilamala (PSC), exalcalde de Sant Hipòlit de Voltregà 

Hay un ejemplo extremo de esa presión independentista al PSC: Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelona). Allí, el socialista Xavier Vilamala ha perdido la alcaldía tras prosperar este miércoles una moción de censura de ERC y PDeCAT. “Si renuncias a ser socialista, sigues en la alcaldía”, fue la oferta de los independentistas. Vilamala se negó.

"Han intentado rebajarnos, pero eso demuestra que conocen poco a nuestra gente", explica a Crónica Global el secretario adjunto de Política Municipal del PSC, Xavier Amor, alcalde de Pineda de Mar (Barcelona) y presidente de la Federació de Municipis de Catalunya.

Amor acusa a los independentistas de "intentar quitar en los despachos lo que se ganó en las urnas" y de idear una estrategia para debilitar al PSC. Recuerda que tras las elecciones de 2015, cuando se firmaron los pactos municipales, "el objetivo era impulsar proyectos de ciudad a través de ayuntamientos fuertes. El proceso independentista no formaba parte de esos pactos".

Lealtad a los pactos locales

Esta es precisamente la reivindicación que la socialista Ana López ha hecho a ERC, que gobierna en Cambrils (Tarragona) con el apoyo del PSC y PDeCAT. López les ha instado a cumplir con la "lealtad y fidelidad al pacto local" que asumieron todos tras las elecciones municipales de 2015, "un pacto que tiene como objeto y como sujeto político el interés general y nada que se aparte de este objetivo tan noble y tan esencial".

Ana López ha reiterado "la lealtad" que los socialistas han mantenido siempre "con el acuerdo suscrito al inicio del mandato": "Creemos que es un buen acuerdo para Cambrils, que da estabilidad a la acción de Gobierno y prioriza inversiones y actuaciones. No nos hemos movido de esta convicción". De momento, este acuerdo de gobierno se mantiene, no así en el Consell Comarcal del Montsià, donde ERC ha roto su pacto de gobierno con el PSC y ha dejado a los socialistas en minoría.

Baix Llobregat

En el Baix Llobregat también hay rupturas. En Corbera (Barcelona), ERC ha plantado al PSC, que gobernaba desde junio de 2017. Los republicanos también han decidido abandonar el gobierno del Consell Comarcal del Baix Llobregat, que hasta ahora compartían con el PSC, Entesa y el PDeCAT. El motivo: “La complicidad del PSC con la aplicación del artículo 155, que supone un golpe de Estado con el recorte de derechos y libertades del pueblo de Cataluña”, aseguran en un comunicado.

Y Sant Boi se teme lo peor después de que unos 200 vecinos y tres concejales del ERC irrumpieran en el consistorio y cambiaran la foto del Rey por la de Carles Puigdemont, ante la perplejidad del conserje y de los dos guardias urbanos presentes. “Este tipo de cosas están pasando cada día”, explican fuentes de la Ejecutiva socialista.

psc lleida pintadas

Pintadas en la sede del PSC en Lleida

En Olot (Girona), el alcalde Josep Maria Corominas (PDeCAT) ha roto el pacto de gobierno con el PSC después de dos años y medio de trabajo conjunto por el apoyo de los socialistas a la aplicación del artículo 155 y tras el encarcelamiento de medio Govern cesado.

"O están con ellos o en contra"

“Nos han echado de Arenys de Munt, Argentona, Alella… y PDeCAT se ha ido de los gobiernos de Pineda y Mataró. La presión es muy fuerte. O estás con ellos o en contra de ellos”, explican fuentes socialistas de la comarca del Maresme.

En el Vallès, los socialistas destacan el caso de Palau-solità i Plegamans, donde PDeCAT salió del gobierno municipal dirigido por los socialistas. “Hace días que se increpa a la alcaldesa y a los concejales, y las protestas independentistas ante el consistorio son constantes”, explican en el municipio. La negativa de la alcaldesa, Teresa Padrós, a ceder locales para el referéndum del 1-O dio lugar a una serie de pintadas en la fachada consistorial en las que se la compara con Adolf Hitler y el régimen nazi.

El goteo de rupturas se ha hecho extensivo a Girona (donde el PSC apoyaba a la alcaldesa de PDeCAT), Balaguer (Lleida), donde había una alianza con ERC, y Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

El apoyo del PSC a la aplicación del artículo 155 de la Constitución ha abierto una crisis interna dentro de los socialistas, agravada con la decisión de incluir en las listas del 21D a exdirigentes del UDC. El alcalde de Gimenells i el Pla de la Font (Lleida), Dante Pérez, ha anunciado que deja el PSC por el pacto de Iceta con Units per Avançar, y que se incorpora al PP.

"Soy incapaz de compartir partido con los nacionalistas de Unió. En consecuencia, me voy del PSC", ha publicado en un mensaje en su cuenta de Facebook.

El caso Ballart

La espantada más llamativa, por tratarse de una plaza histórica, es la de Terrassa (Barcelona), donde Jordi Ballart no solo ha abandonado la alcaldía sino que ha roto el carné del PSC. “No nos gusta que se vaya, pero ha sido coherente y no se ha ido al grupo mixto. Y ha sido un magnífico alcalde”, explica Xavier Amor. En Castellar del Vallès, el socialista Ignasi Giménez, también ha anunciado que suspende su militancia del PSC, pero en su caso mantendrá la alcaldía. 

Giménez firmó una carta junto a Ballart, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, y el de Granollers, Josep Mayoral, en la que expresaban su rechazo al 155. Parlon abandonó la ejecutiva federal del PSOE, pero no está previsto que tome medidas más graves. La alcaldesa será sustituida en la ejecutiva federal por Núria Marín, alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat. Marín ha renunciado a ir en las listas del PSC para el 21D tal como le había pedido Iceta, para centrarse en ese importante municipio catalán, el segundo de Cataluña en volumen de población.

Amor cree que estas bajas socialistas "son casos aislados": Yo hablo diariamente con concejales y los ceses no se van a generalizar".

En Barcelona, los comunes abrieron ayer una consulta, que se prolongará hasta el sábado, sobre el futuro del pacto de la alcaldesa, Ada Colau, con el PSC.