Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El secretario general de Prisiones, Amand Calderó (i), saludando a Quim Torra en las inmediaciones de la cárcel de Lledoners / ATLAS

El protector de los presos ‘indepes’, escudo de Aragonès ante la CUP en Mossos

ERC quiere fichar para Interior a Amand Calderó, actual secretario de Medidas Penales y Reinserción, activista que avaló la semilibertad de los condenados por el referéndum

4 min

Esquerra asume en esta nueva legislatura la gestión de la Consejería de Interior con el difícil reto de contentar a la CUP, que puso como condición la remodelación del modelo policial catalán para pactar la investidura de Pere Aragonès. Los republicanos cuentan con Amand Calderó, actual secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima, como “escudo” ante los antisistema en políticas de seguridad ciudadana.

Los republicanos consideran que el perfil buenista y conciliador de Calderó, quien avaló el régimen de semilibertad de los presos independentistas, le hacen apto para ocupar un alto cargo en la cúpula de los Mossos d’Esquadra. Incluso podría seguir el camino de Pere Soler y Albert Batlle, que ocuparon la dirección general de la policía autonómica. Sin embargo, fuentes penitenciarias aseguran que el activismo independentista de Calderó no es la mejor elección y que no tiene la cintura de sus predecesores.

Despedida de los funcionarios

Según ha podido saber Crónica Global, Calderó se despidió el lunes por la noche de los funcionarios en la sede de la Consejería de Justicia. “Se prevén problemas en los Mossos con la CUP, y en Esquerra creen que Calderó puede lidiar con ellos por su talante conciliador”, explican las mismas fuentes.

El hasta ahora secretario de Servicios Penitenciarios tiene una larga experiencia en la materia. A finales de los años 80 fue voluntario en la cárcel de jóvenes de La Trinitat, donde participó en tareas de reinserción junto a quien fue valedor en la Generalitat, Ignasi Garcia Clavel, director general de Prisiones durante el gobierno de Jordi Pujol. Tras ejercer varios cargos en el Departamento de Bienestar Social, en agosto de 1990 fue nombrado jefe del Servicio de Rehabilitación de la Dirección General de Servicios Penitenciarios y Reinserción de la Consejería de Justicia.

Larga trayectoria

Cuatro años después, accedió a la subdirección general de Asuntos Penitenciarios y en julio de 2000, a la secretaría de la Delegación Territorial del Govern de la Generalitat en Barcelona, cargo que ocupó durante 16 años. En 2016, fue designado director general de Servicios Penitenciarios del departamento de Justicia y, en 2019, secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima.

Su gestión como jefe de las cárceles catalanas ha sido especialmente polémica, ya que concedió el tercer gradoOriol Pujol Ferrusola, un privilegio revocado por la justicia, y que posteriormente recuperó.

Calderó siempre ha lucido un lazo amarillo en la solapa, símbolo del rechazo al encarcelamiento de los líderes independentistas. De ahí que, cuando se aplicó el artículo 100.2 del reglamento penitenciario a los condenados del 1-O a los pocos meses de conocerse la sentencia del Tribunal Supremo --un régimen de semilibertad que la Fiscalía calificó de “tercer grado encubierto”--, la gestión de Calderó provocó una nueva polémica política y mediática.