Menú Buscar
Rafael Romero Pineda, el profesor de Arte en la Universitat de Barcelona, y el polémico pesebre-trastero de la plaza Sant Jaume le ha valido duras críticas a Ada Colau / CG

El profesor de arte que le saca los colores a Colau por su pesebre-trastero

El docente universitario recuerda que España es aconfesional, que las "obras conceptuales" tienen otros circuitos y que el dinero gastado "puede ayudar a comedores sociales o protectoras de animales"

02.12.2019 13:45 h.
8 min

El pesebre-trastero de Ada Colau sigue dando de qué hablar. En esta ocasión es un profesor de arte quien abunda en la polémica. Y lo hace acusando las contradicciones de la alcaldesa de Barcelona, a la que recuerda que estamos en un Estado aconfesional y que, por tanto, debería abstenerse de financiar este tipo de tradiciones y, en caso de hacerlo, no olvidar otras religiones.

El pesebre - trastero de Ada Colau

Afirma que la vocación de "arte conceptual" otorgado al conjunto situado en la plaza Santa Jaume tiene otros circuitos, como los museos. Y que el dinero gastado en ello, 97.000 euros, puede "ayudar y mucho a comedores sociales o protectoras de animales, entre otros que malviven en la precariedad".

Un Estado aconfesional

Rafael Romero Pineda es profesor de la Universitat de Barcelona (UB)​ y ha escrito una carta abierta a la alcaldesa enviada a Crónica Global. "Apreciada Ada --comienza--, ante la polémica suscitada por el reciente y actual pesebre de la Plaça de Sant Jaume, en la cual la ciudadanía, ejerciendo su derecho a la libre expresión, avalan o desmerecen, me gustaría y en un sentido constructivo, y como ciudadano, compartir contigo alguna reflexión al respecto. Para empezar, entiendo que vivimos en un Estado aconfesional, algo que tú has remarcado en muchas ocasiones en esta Barcelona cosmopolita que gobiernas".

romero pineda
Rafael Romero Pineda es profesor de Arte en la Universitat de Barcelona

"Y en un Estado aconfesional, excepto en mantener una buena relación con los muchos credos y confesiones, un ayuntamiento debería mantenerse al margen de este tipo de organizaciones como es gestionar y financiar este polémico pesebre y otros más tradicionales. Si decides hacerlo, no deberías olvidar otros credos con notorio arraigo, que cuentan como comunidades con sus festividades y conmemoraciones", añade.

Para 'performances', el Macba

"Si decides que la plaça es un espacio de manifestaciones culturales y populares --continúa este profesor nacido en Badalona (Barcelona)--, que lo sean para todos, cosa que no es así y por lo tanto ya de entrada generas susceptibilidades y malestar. Un pesebre, conmemora, en estas fechas, de manera simbólica, el nacimiento de 'Cristo redentor' según los evangelios y los dogmas de la iglesia. Entiendo que tu intención y la de tu equipo, es favorecer una tradición, porque ciertamente es una cuestión tradicional que tú y yo hemos vivido en esa plaza desde pequeños hace ya unas décadas".

Pesebre municipal del año 2015 / CG
Pesebre municipal del año 2015 / CG

"Aquí es dónde salta una de las polémicas, la relativa al concepto que allí queda expresado. Y digo polémica, porque mucha gente que se acerca a la cuestión desde lo que siempre fue, una tradición, se encuentra sorpresivamente con una transgresión, una experimentación una heterodoxia, que como comprenderás, descoloca a muchos, sobre todo a niños y mayores que no quieren esfuerzos conceptuales pues estos son ajenos a la concepción tradicional del pesebre y porque para performances, fluxus y este tipo de cosméticas ya está el Macba, el Mercat de les Flors o cualquiera de los espacios y programaciones ad hoc para ello".

Delegar en otras organizaciones

En ese sentido "sé que pensarás que quien quiera ver un pesebre tradicional puede ir al Museo Frederic Marès o a otros equipamientos municipales. Ciertamente, pero volviendo al origen: ¿Realmente es el ayuntamiento quien ha de propiciar estas cuestiones, sobre todo dado su manifiesto laico y dándose la circunstancia de no favorecer por igual a otras confesiones mayoritarias?. ¿No sería más correcto dar un paso al lado y delegar este tipo de manifestaciones a asociaciones y entidades ad hoc y no ser el organizador un ayuntamiento que representa y representas a toda la ciudadanía y su multiculturalidad?. Claro que vivimos en el siglo XXI y el ser o parecer modernos es lo más moderno, parecer que no ser".

El niño Jesús en el pesebre abstracto de Colau / CG
El niño Jesús en el pesebre abstracto de Colau de 2017 / CG

"Si somos modernos, conceptuales y hacemos arte como expresión de la sensibilidad humana, también hemos de ser pedagogos. Este pesebre obra de arte conceptual debiera haberse presentado con toda una hábil estratégica didáctica. En primer lugar presentando adecuadamente a su artífice, ideario y trayecto y ya en lo pragmático ayudando a salir de la duda y la natural repulsión sorpresiva a través de precisamente didácticas para su comprensión y seguramente su disfrute a posteriori". 

"Carcas, fachas, demagogos o beatos" 

"Aquí, veo personalmente una pifiada, sobre todo en cuanto a tu talante del perseverar y seguir intentando vendernos algo que mucha gente no compramos tan fácilmente. Tampoco aceptas la crítica y manifiestas que esta polémica es gratuita cuando en realidad responde a sensibilidades y voluntades que merecen respeto, entre otras muchas las de los que de verdad ven estas fechas como las del nacimiento de su maestro o motivador, Jesús de Nazareth. También manifestarte el poco sentido crítico de muchos que te rodean en no aceptar las críticas, llamándonos, como ha ocurrido en algún foro al respecto, 'carcas', 'fachas', 'demagogos' o 'beatos' a quienes simplemente hemos discrepado, sin ni tan siquiera haber manifestado nuestra ideología o credo, con la lógica que te estoy presentando de ese, debes reconocer, polémico pesebre". 

Pesebre municipal instalado en la plaça Sant Jaume / CG
Pesebre municipal instalado en la plaça Sant Jaume en 2018 / CG

"Me encantaría aceptases el planteamiento del rico recurso de la didáctica para evitar susceptibilidades en esta cuestión, aún a tiempo, o en próximas que puedan venir.  Mi otra preocupación y ya finalizo, es el no entender en esta cuestión el gasto público de la obra, 94.000 euros, sobre todo porque creo mucho más urgente y en consonancia de tu programa, el invertir esa cuantía en acciones sociales urgentes, que aunque parezca poco dinero, lo que ha costado ese pesebre puede ayudar y mucho a comedores sociales o protectoras de animales, entre otros que malviven en la precariedad, no siempre por culpa de los mismos, también por políticas culturales como la que estamos presentando que además de incomprensibles si no se subsana, insisto, en lo didáctico y en lo ecuánime, seguirán siendo una pifiada y un despilfarro".