Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Prueba piloto de la T-Mobilitat, el sistema 'contactless' para el transporte público de Barcelona / CG

La pifia del Govern con la T-Mobilitat: "Es un desastre"

Los sindicatos denuncian incidencias en las pruebas de la tarjeta integrada, mientras los operadores reconocen que el esquema de activación retrasa la puesta a punto del nuevo sistema

5 min

La T-Mobilitat sigue lejos de convertirse en una realidad. Pese a las reiteradas promesas del Govern --ayer mismo, el consejero de Territorio y Políticas Digitales, Jordi Puigneró, se comprometió a culminar el proyecto durante esta legislatura--, los operadores de movilidad del área metropolitana reconocen que todavía no hay ninguna fecha de activación en el calendario.

A esta falta de concreción se suman algunos problemas en el desarrollo preliminar de la tarjeta integrada de transporte. Según los sindicatos del autobús y metro, los pilotos desarrollados por las autoridades están planteando serios problemas de funcionamiento. "Es un completo desastre", resume un portavoz cegetista.

Problemas en el metro

Esta organización, mayoritaria en los medios de transporte público, ha confiado a Crónica Global algunas de las incidencias detectadas en el suburbano. En concreto, la instalación del software de control del nuevo sistema ha generado una ralentización general de las máquinas de venta de billetes

 Además, algunas funcionalidades como la preventa online de pasajes han dejado de funcionar en algunos equipamientos. Estos errores se daban, según estas fuentes, hasta ayer mismo. No es la primera vez que ocurre. En marzo, el Tram experimentó problemas similares focalizados en ese momento en las máquinas validadoras, como señalan fuentes conocedoras de la red de transporte público. Las deficiencias se corrigieron a los pocos meses y se justificaron en base a un "problema de convivencia" entre los programas antiguos y modernos de validación.

Un tren parado en una estación de Metro de Barcelona / TMB

 

 

Un tren parado en una estación de Metro de Barcelona / TMB

Sin fechas

"Ante esta situación, los propios responsables del metro están prevenidos de hacer cualquier otro piloto en lo que queda de año. Aunque tampoco nos han dado ninguna fecha clara", señala este interlocutor. Tampoco en la UGT tienen noticias sobre avances, señala un sindicalista autobusero: "No han convocado ningún comité de empresa y no sabemos nada más allá de que se están realizando estas pruebas".

La ausencia de plazos claros ha sido constante en el despliegue del proyecto de movilidad. Desde que se anunciara en 2013, la T-Mobilitat ha sufrido constantes aplazamientos durante ocho años debido tanto a supuestos problemas operativos como al impacto de la crisis sanitaria. Retrasos que, en parte, se han visto compensados por la decisión de testar el esperado sistema contactless.

Pilotos con incidencias

Por el momento, la Generalitat ha desplegado dos ensayos de funcionamiento: una entre el pasado 28 de junio y 1 de julio, y otra en marcha que se alargará hasta el próximo 16 de julio. Mientras la primera sometió a examen el uso de tarjetas recargables, la segunda se centra en la app integrada en los smartphone.

En conversación con este medio, el director de la T-Mobilitat en la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM)Alfonso Andreu, relativiza las incidencias en ambos escenarios. El gestor reconoce que pueden haberse dados algunas incidencias --si bien no entra a valorar el caso concreto del metro, como tampoco lo hace un portavoz consultado de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB)--, pero señala los altos índices de satisfacción entre los usuarios y resalta el hecho de que se trata de implementaciones preliminares de la T-Mobilitat definitiva.

Jordi Puigneró, vicepresidente y consejero de Politicas Digitales y Territorio / EP

 

 

Jordi Puigneró, vicepresidente y consejero de Politicas Digitales y Territorio / EP

Activación por prueba y error

De hecho, la estrategia del organismo se basa en la revisión gradual de las distintas funcionalidades de la T-Mobilitat. De ahí que no se pueda poner fecha al día exacto en que la tecnología estará lista, ya que dependerá del éxito de este esquema modular que pasa por auditar cada elemento del prototipo por separado.

"No hay una fecha de puesta a punto del servicio, ya que el enfoque consiste en ir avanzando mediante pruebas y auditorías continuas", resume Andreu. Una aproximación que enfría las previsiones de Puigneró, pues será necesario testar cada una de las características funcionales de la T-Mobilitat. Tarea para la cual ninguna de las fuentes sondeadas es capaz de marcar en el calendario una fecha límite.