Menú Buscar
Josep Lluis Trapero, exmayor de los Mossos d'Esquadra, en una imagen de archivo / EFE

Pérez de los Cobos coloca a Trapero en el centro de la rebelión

Coincide con el ex 'número dos' de Zoido y Enric Millo en que el exmayor de los Mossos d'Esquadra no estaba dispuesto a evitar el referéndum y le acusa de hacer "contraespionaje" a favor del 'procés'

05.03.2019 20:36 h.
5 min

La acusación de rebelión va adquiriendo mayor protagonismo en el Tribunal Supremo con el paso de los acusados a los testigos. Los mandos de los cuerpos de seguridad y el número dos de Interior han dibujado un escenario de episodios violentos durante el otoño de 2017 con la connivencia de la antigua cúpula de los Mossos d’Esquadra y, en concreto, del exmayor Josep Lluís Trapero.

El coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, ha asegurado que hubo al menos “hasta 10 intentos de obstrucción directa” del cuerpo autonómico que "dejó en evidencia” la actuación de la Guardia Civil y la Policía Nacional”. “La relación con Trapero siempre fue difícil”, ha remachado.

“Contraespionaje” de los Mossos

Pérez de los Cobos ha relatado que tuvieron constancia de que la actividad de los Mossos en los locales que decían que habían cerrado “fue esperar a que terminara la votación y, con la colaboración de los organizadores, recoger la urna ya sin voto”. “Con lo que aparentaban el cumplimiento del auto judicial mientras habían permitido la actividad ilegal durante todo el día”.

Como responsable de la coordinación de los tres cuerpos policiales, ha asegurado que “detectaron patrullas de vehículos camuflados de Mossos siguiendo” a unidades de la Guardia Civil y la Policía Nacional. "La actuación del cuerpo catalán fue más destinado a permitir el referéndum que a impedirlo”, ha explicado.

El dispositivo de los Mossos fue “una estafa”

Pérez de los Cobos ha ratificado en su declaración sumarial de que el dispositivo diseñado por los Mossos para el 1-O fue "una estafa". “Es lo nunca visto, que se avise de cuándo se va a actuar contra una actuación ilegal”.

El coronel también ha abundado en el enorme número de bajas que se produjeron durante aquel periodo de agentes para no encontrarse ante el dilema de incumplir una orden judicial o contrariar a sus superiores: “Se activó un contingente insuficiente, se permitieron libranzas, permisos y vacaciones. Ese contingente se distribuyó de forma diseminada y atomizada con esos binomios que no tenían ninguna efectividad para impedir el referéndum”.

Trapero no quiso apoyo para el 1-O

La declaración de Pérez de los Cobos ha tenido muchas coincidencias con la del ex número dos de Interior Juan Antonio Nieto y del exdelegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo al sostener que tuvieron “dudas” con la actuación de los Mossos. Ha desmentido así al exministro del Interior Juan Ignacio Zoido de que pensó que “al final cumplirían”.

En el turno de las defensas, Pérez de los Cobos ha contradecido al abogado de Forn de que la asunción por parte de Armas de la causa del referéndum dejaba sin vigencia las instrucciones de la Fiscalía: "Cesó la investigación de la Fiscalía, no la vigencia de sus órdenes”.

El coordinador único de las fuerzas de seguridad ha narrado la reunión “tensa” con Trapero antes del 1-O y como el mayor no “reconocía su autoridad”. Fue la reunión del 25 de septiembre, cuando le instó que avisara si solicitaba apoyo de la Policía Nacional y la Guardia Civil. "Trapero me dice: Sí, no te preocupes que tendréis la respuesta. Es más, la respuesta ya os la ha dado el conseller” en relación a la carta de Joaquim Forn a Zoido de que no “necesitaban apoyos para el 1-O”.