Menú Buscar
El Fossar de les Moreres durante un acto independentista

Mantener el pebetero 'indepe' encendido cuesta 10.605€ al año

Psicosis secesionista por el apagado de la icónica llama, que ha obligado a Colau a intervenir, aunque lo ha hecho con una sorna que no ha gustado a la oposición

4 min

Mantener encenedido el pebetero del Fossar de les Moreres de Barcelona, lugar de referencia del mundo independentista, cuesta anualmente más de 10.000 euros al Ayuntamiento de Barcelona. Así consta en la cuenta general de 2017 del Institut Municipal del Paisatge Urbà y la Qualitat de Vida.

En respuesta a una pregunta municipal formulada por el PP, grupo presidido por Alberto Fernández, el Consistorio informa de que el gasto facturado en 2017 correspondiente al mantemiento del pebetero ascendió a 10.605 euros al año.

Esta llama siempre está siempre encendida, pero según han denunciado ciudadanos y asociaciones secesionistas, permanece apagada desde ayer. Esta circunstancia ha provocado una fuerte polémica en las redes, donde se ha acusado al gobierno de Ada Colau de pasividad. El Ayuntamiento alega problemas técnicos e investiga las causas del apagón.

La alcaldesa ha respondido con mucha sorna. "He hecho creer que estaba de vacaciones con la familia, pero en realidad por las noches me dedico a apagar pebeteros, alterar marquesinas, colgar lazos amarillos para descolgarlos y volver a colgarlos... Y cuando llego a casa me tomo un vaso de ratafía y hago una risa maligna".

"Rabieta infantil"

La ironía no ha gustado a la oposición. La portavoz municipal del PSC, Carmen Andrés, ha instado a Colau a estar a la altura de su "responsabilidad institucional" porque "forma parte de su cargo "escuchar y tratar con respeto las críticas de los ciudadanos. Es inadmisible desprecialas y banalizarlas como ha hecho la alcaldesa". Andrés califica de "rabieta" infantil su reacción tras el apagado del pebetero y le recuerda los problemas de seguridad registrados este verano en la ciudad.

"Eres alcaldesa 24h y eso no es una broma", ha afirmado la líder de Ciudadanos, Carina Mejías. "Deberías pasear por la Barceloneta después de una noche de excesos, hablar con los vecinos del Raval tras una pelea entre traficantes, acabar con la venta irregular en la vía pública y dejar de multar a los comerciantes".  "Ah! Y quitar el lazo amarillo del balcón del Ayuntamiento porque no representa a todos los barceloneses", concluye Mejías.

Alberto Fernández también se ha pronunciado: “Barcelona no admite bromas y más cuando ha estado ausente en vacaciones pese a la grave crisis de delincuencia e incivismo, la agresión de manteros a un turista, narcopisos y las quejas de barrios como la Barceloneta. Su tuit es una burla e insulto a los barceloneses”.