Menú Buscar
Bricall, alguien a quien escuchar

El Parlament tumba la investidura de Turull

Se activa la cuenta atrás de dos meses para encontrar un presidente si se quieren evitar elecciones, previsiblemente el 15 de julio

22.03.2018 22:12 h.
3 min

El Parlament ha rechazado este jueves por la noche la investidura de Jordi Turull como presidente de la Generalitat tras una primera sesión de investidura que activa ya la cuenta atrás de dos meses para encontrar un candidato. De lo contrario, se convocarían nuevas elecciones, previsiblemente para el 15 de julio. La candidatura de Turull fue rechazada con 65 votos en contra, 64 a favor y cuatro abstenciones.

Como era previsible, Ciudadanos, PSC, Catalunya en Comú y PP han votado en contra, mientras que la CUP, tal como ha acordado este mediodía en la reunión con sus bases, ha mantenido la abstención. La votación de esta primera vuelta ha tenido lugar después de la intervención del candidato, que ha sorprendido a la oposición con su discurso autonomista --apeló el diálogo y se olvidó de la denominada República catalana--, mientras que JxCat y ERC le arroparon. A estas dos formaciones le faltaron dos votos para que Turull fuera ungido presidente.

Cita con Llarena

Tras esta primera votación frustrada, el candidato debe someterse a una segunda votación, que tendrá lugar este sábado, después de comparecer en el Tribunal Supremo, donde el juez Pablo Llarena tiene previsto comunicar a Turull su procesamiento. Si el el exconsejero de Presidencia fuera encarcelado, podría ser inhabilitado. Y no podría acudir a la segunda votación parlamentaria.

La investidura fallida de Turull activa la cuenta atrás de dos meses para encontrar un presidente con los apoyos necesarios, y si los independentistas no lo consiguen, se disolverá la Cámara y se convocarán elecciones de nuevo en julio.

Este plazo de dos meses está regulado por el artículo 4.6 de la Ley de la Presidencia de la Generalitat. La cuenta atrás de dos meses iba a empezar el 30 de enero, cuando se programó el pleno para investir a Carles Puigdemont, pero aquel plenario se suspendió para evitar una confrontación directa con el Tribunal Constitucional. Esta legislación sitúa que, como fecha más plausible, unas elecciones catalanas serían el domingo 15 de julio.