Menú Buscar
Josep Bargalló, consejero catalán de Enseñanza (ERC), asegura desconocer el espionaje en los patios escolares / EFE

Enseñanza abre expediente a la maestra de Terrassa

La consejería investiga si la profesora agredió a una niña de 10 años por dibujar una bandera española en el colegio Font de l'Alba

21.06.2019 14:19 h.
6 min

El Departamento catalán de Enseñanza ha abierto expediente a la maestra del colegio Font de l'Alba de Terrassa (Barcelona) que, presuntamente, agredió a una niña de 10 años por dibujar una bandera española. La consejería que comanda Josep Bargalló (ERC) investiga si M. zarandeó e hirió a la alumna después de que ésta pintara una bandera bicolor en un mural de fin de curso.

Según ha avanzado TV3, Enseñanza ha iniciado un expediente disciplinario por presunta mala praxis de M. la docente que, supuestamente, maltrató el lunes a una de sus estudiantes, una menor que pintó una enseña nacional en el mural de trabajos de fin de curso. Los hechos acabaron con una denuncia por lesiones de los padres interpuesta ante los Mossos d'Esquadra. Tras ello, circuló el miércoles el parte médico de la paciente, que fue atendida en el Consorcio Sanitario de Terrassa (CST), el hospital local de referencia. La madre defendió en conversación con este medio que el documento del Servicio de Urgencias era real. Su entorno insistió en la autenticidad de la denuncia. Por contra, el independentismo catalán descafeinó el caso e incluso lo tildó de fake news. El expediente abierto hoy es un paso más para confirmar la versión de los padres.

La Síndica de Terrassa se defiende

La noticia de que Enseñanza abre un proceso disciplinario a la profesora investigada por zarandear a la menor se produce en un momento en el que el caso de la niña está produciendo un auténtico tsunami político en Cataluña. La tormenta ha arreciado hoy viernes al avanzar El Confidencial que el grupo municipal de Ciudadanos, liderado por el concejal David Aguinaga, trasladó una queja por la politización en los centros educativos de la localidad a la Síndica de Terrassa o defensora del vecino en diciembre de 2018. Pese a que la reclamación afectaba al colegio Font de l'Alba, donde ahora ha ocurrido, presuntamente, el ataque a la menor, el cargo público no tomó medidas.

En su perfil oficial de Twitter, Isabel Marquès Amat, la Síndica, se ha defendido. En respuesta a la diputada de Ciudadanos en el Parlamento catalán, Sonia Sierra, ha señalado que "tras reunirme con el señor Aguinaga de Cs Terrassa ofrecí presentar un agravio, en base al convenio de colaboración con el Síndic de Greuges, al ser competencia de Enseñanza. Nunca volvió [el concejal de Ciudadanos] para iniciar el trámite...]".

Los sindicatos arroparon...a la maestra

El expediente abierto por Enseñanza se conoce también horas después de que los médicos del CST criticaran a la gerencia del hospital de Terrassa por no avisar a Fiscalía de Menores o la Dirección General de Atención a la Infancia y Adolescencia (DGAIA). Llega también la noticia un día después de que los principales sindicatos de profesores, Ustec y CCOO, se pronunciaran públicamente en solidaridad con la maestra. La agrupación mayoritaria de la parte social denunció el "linchamiento" de la profesora y avisó de que el caso de la presunta agresión "generaba poca credibilidad". Su portavoz nacional, Ramon Font, llegó a instar a la Consejería a que iniciara acciones legales contra los medios de comunicación y usuarios de redes sociales que "habían vulnerado la presunción de inocencia de la maestra y menoscabado su imagen".

Con ello, dejaron los sindicatos a la familia a merced de los independentistas, que cargaron en las redes contra el "montaje político" que, creían, era la noticia. Desde el principio, Lourdes, la madre de la menor, insistió en que el encontronazo entre maestra y alumna ocurrió. Fuentes cercanas al incidente consultadas por este medio han vuelto a repetir hoy que "hay caso" en Terrassa. Algo distinto es, según ellos, el grado de violencia que pudo tener el incidente o la interpretación política que se haga del mismo. En este sentido, vecinos de la tercera ciudad catalana en número de habitantes han leído el episodio como claramente ofensivo. Una treintena de personas se concentraron ayer jueves por la tarde ante la escuela Font de l'Alba. Colocaron dibujos de banderas españolas en la puerta.