Menú Buscar
Ana Pastor, ministra de Fomento en funciones y candidata del PP para presidir la mesa del Congreso en una imagen de archivo.

Mariano Rajoy lleva a Ana Pastor a la presidencia del Congreso

El PP tiende la mano a Ciudadanos, aunque se muestra dispuesto a gobernar en solitario y entrega al resto de grupos un documento de propuestas para la legislatura

4 min

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha comprometido este lunes a encabezar una nueva legislatura con tan solo 137 diputados. Ante la plana mayor del PP, el líder del partido aseguró que no quiere perder tiempo y que pondrá de forma inmediata en marcha la legislatura para que el nuevo Ejecutivo eche a andar en agosto. Para ello, también ha pedido la responsabilidad del resto de formaciones que estarán presentes en las Cortes que se constituirán este martes, especialmente de Ciudadanos y el PSOE.

La formación de Albert Rivera es el compañero deseado de Rajoy. El pacto para formar la mesa del Congreso marca un precedente que los populares harán todo lo posible que se repita para conformar Gobierno y repartir carteras ministeriales.

Pastor, presidenta del Congreso

En este sentido, Rajoy ha cumplido con las previsiones y ha propuesto a una de sus más estrechas colaboradoras para presidir la Cámara Baja. La hasta ahora ministra de Fomento, Ana Pastor, será el nombre que mañana se someta a votación a propuesta de los populares.

Ciudadanos le dará su apoyo a cambio de dos sillas en la mesa, una representación que no le correspondería por el número de diputados. Su presencia en el órgano que marca el ritmo del debate y las propuestas legislativas en la Cámara Baja estará equilibrado con el de PSOE y Podemos. “Podemos y PSOE”, tal y como enumeró Rajoy en su comparecencia en un intento de crear tensión entre los dos partidos de la izquierda en España.

Grandes retos de la legislatura

A pesar de todo, el PP necesita a los socialistas. Al menos para pactar los grandes retos de la legislatura que el mismo presidente en funciones enumeró: fijar una nueva de senda del déficit público y un techo de gastos, que se debería autorizar en un Consejo de Ministros en agosto; fijar el presupuesto del Gobierno, que se debería aprobar como muy tarde el 23 de septiembre, y de las comunidades autónomas.

El reparto de fuerzas en el Congreso está muy fragmentado y si finalmente el PP no consigue convencer a Ciudadanos, tendrá que sudar tinta para trazar los acuerdos necesarios para continuar con "el programa de reformas", en palabras de Rajoy.

Modelo de financiación autonómica

También se debe abordar cómo se cumple con los compromisos europeos de contención de la deuda pública, además de pactar la política exterior, la de defensa y la antiterrorista. En la próxima legislatura el PP deberá abrir finalmente la caja de pandora que han intentado evitar los últimos años, renovar el modelo de financiación autonómica.

“Nosotros asumiremos la responsabilidad que nos corresponda, los demás también tienen la responsabilidad y la obligación democrática”, apostillo.

Propuestas para negociar

Para este fin, Rajoy ha entregado al resto de formaciones con presencia en el Congreso un “documento de propuestas para la negociación”. “No esperamos una adhesión incondicional de nadie, es un punto de partida”, manifestó.

Rajoy ha asegurado este lunes para Pastor la presidencia del Congreso. Tiene aún pendiente resolver la investidura.