Menú Buscar
Ernest Maragall, alcaldable de Barcelona / CG

Maragall llevaría a ERC a ganar la alcaldía de Barcelona

Los republicanos lograrían hasta 13 concejales según el nuevo sondeo de 'Crónica Global' y la alcaldesa Ada Colau quedaría con ocho ediles

16.12.2018 00:00 h.
12 min

Barcelona en clave electoral

Esquerra podría estar a un paso de ganar las elecciones municipales en Barcelona. La decisión de cambiar de candidato, de sustituir a Alfred Bosch por Ernest Maragall, dentro de una estrategia que no ha variado en meses, llevaría a los republicanos a alcanzar 13 concejales en las elecciones en Barcelona. Con ello, Maragall sería alcalde, según la encuesta de Crónica Global, la segunda después de un primer sondeo ofrecido el pasado mes de abril, en el que Esquerra también salía como favorita, pero con nueve concejales. En ese lapso de tiempo, habría ganado, por tanto, cuatro concejales, y más de cinco puntos porcentuales de apoyo electoral.

La estabilidad en Esquerra, el mensaje unívoco según el cual el independentismo debería aterrizar en la realidad sin renunciar a su objetivo a largo plazo, ha comenzado a ser valorado por el electorado, que, preguntado por las opciones existentes, se decanta por Ernest Maragall. Hasta el 26,6% de los barceloneses se inclinaría por la opción de ERC, por delante de la alcaldesa Ada Colau, que lograría el 17,8% de los votos y ocho regidores. En el sondeo no aparece Vox, que irrumpió en las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre, dado que se realizó entre los días 20 y 29 de noviembre. En las municipales de 2015, el partidode extrema derecha solo obtuvo 1.505 votos en Barcelona.

Confusión de siglas

En ese punto de salida, los barceloneses, según la encuesta elaborada por Time Consultans para Crónica Global, tienen claro cuatro candidatos, que acaban relacionando con cuatro marcas electorales: Ernest Maragall y ERC; Ada Colau y Barcelona en Comú; Jaume Collboni y el PSC, y Manuel Valls y Ciudadanos. El resto de candidatos y de fuerzas políticas sufren la inestabilidad de la actual situación, que confunde a un buen número de ciudadanos.

Un ejemplo claro es todo lo relacionado con el mundo de CiU, hoy dispersado entre el PDeCAT y la Crida, el movimiento de Carles Puigdemont.

Los problemas de Colau

Sin saber qué relación se establecerá entre el PDeCAT y la Crida, ese espacio obtendría cuatro concejales, y pasaría del 17,7% en el sondeo de abril al 9,9% en la encuesta elaborada entre el 20 y el 29 de noviembre. El sondeo muestra una confusión notable en ese mundo, que identifica como candidata a Neus Munté. Sin embargo, Munté obtiene un 3,6% de voto directo, que, con todos los elementos que los encuestadores tienen en cuenta –la famosa cocina—llegaría a ese 9,9%. También se señala la candidatura de Jordi Graupera, que lograría un 2,9%, lejos de tener representación, que en las elecciones municipales se logra con un mínimo del 5%.

La alcaldesa Ada Colau, que encabezará la lista de Barcelona en Comú, pierde apoyos. Los problemas de gestión en los últimos meses, y la propia coyuntura política, con Esquerra compitiendo por parte de ese electorado, dejan a Colau con el 14,5% en intención directa de voto, que se queda en el 17,8% de los votos tras la cocina, y ocho concejales, por debajo de los 11 actuales.

Coaliciones

Con ello, Colau tiene opciones de participar en coaliciones de gobierno, pero no de renovar la alcaldía de Barcelona. En la estrategia de Esquerra el papel de Barcelona en Comú es clave. Puede ser un socio de gobierno, pensando también en lo que pueda pasar en las elecciones autonómicas, cuando tengan lugar.

Sin olvidar en ningún momento la volatilidad de la política, en estos momentos, la encuesta muestra una fotografía que, de hecho, refleja una tendencia. Esquerra Republicana se ha situado en el centro del tablero, y lo aprovecharía en estas elecciones municipales.

El papel del PSC y Collboni

Pero hay otros elementos importantes. El PSC, con Jaume Collboni de cabeza de lista, pasaría de los actuales cuatro concejales a siete. Aumenta el apoyo respecto a la encuesta de Crónica Global del pasado mes de abril. Ahora alcanzaría el 16% de los votos, con esos siete regidores, que le permitirían participar en coaliciones de gobierno de izquierdas, con ERC y Barcelona en Comú, sin descartar, en función de lo que ocurra en los próximos meses, otras coaliciones con Manuel Valls.

A pesar de que se generaron dudas en el PSC tras la irrupción del exprimer ministro francés, Manuel Valls, la política de Jaume Collboni en el ayuntamiento se vería recompensada, aunque en la encuesta se refleja que el tirón obedece en buena medida al aumento de la propia marca socialista, que, aunque lentamente, va recuperando posiciones.

Las opciones de Valls y Ciudadanos

Lo que ocurra en el Ayuntamiento de Barcelona será crucial para toda la política catalana. La competencia es enorme, entre los partidos de un mismo terreno ideológico, y también entre los que juegan en el eje nacional. En el caso de Manuel Valls las expectativas generadas quedan, por ahora, un tanto paralizadas. A Manuel Valls se le conoce, y su nombre aparece entre los candidatos que el elector se dispone a votar, junto a Ernest Maragall, Ada Colau y Jaume Collboni. Pero apenas se sabe nada de su plataforma Barcelona Capital Europea. Con el apoyo que sí recibe de Ciudadanos, --es el candidato de la formación naranja, aunque aspira a recoger otros colectivos y personalidades-- Valls lograría el 15% de los votos, y siete concejales. Ahora Ciudadanos tiene cinco.

Esa cocina, el hecho de que Valls cuente con los votos que los electores hayan decidido ofrecer a Ciudadanos, explica que sea el candidato con una mayor diferencia entre voto directo y estimado. Si el directo es del 7,9%, pasa al 15%, una diferencia de 7,1 puntos. ¿Podría Valls formar parte de alguna coalición de gobierno con esos resultados? Por ahora no, aunque forma parte de los cuatro candidatos de salida con más opciones a la alcaldía.

El mensaje del PP

¿Qué es lo que ocurre con el resto de fuerzas? A falta de que ese espacio postconvergente tenga claro quién será su candidato, --se dibuja el papel de Joaquim Forn desde la prisión que insiste en una lista unitaria-- la gran incógnita es el PP, que esta semana ha presentado a su candidato, Josep Bou, un empresario, ligado a la entidad Empresaris de Catalunya, que nació para combatir el independentismo. Bou no ha descartado apoyar a Valls en el momento oportuno. La encuesta de Time Consultants para Crónica Global no le otorga ningún concejal, al quedar con un 3,1% de los votos, lejos del 5% mínimo para tener representación. 

En las elecciones de 2015 el PP, con Alberto Fernández Díaz de candidato, logró tres regidores. Pero ese porcentaje del 3,1% puede ser importante si, en la recta final, Bou reclama el voto para Valls, después de algún acuerdo que le asegure un puesto en la lista del exprimer ministro francés.

El mundo convergente

En el otro extremo, la CUP, que ahora tiene tres concejales, pasaría a dos, con el 6% de los votos.

Con esa fotografía, justo antes de que comience una larga campaña, hasta el 26 de mayo, que se iniciará a partir de enero, se dibuja un gobierno municipal liderado por Ernest Maragall, que podría optar entre Barcelona en Comú o el PSC como posibles socios, sin descuidar al mundo postconvergente. Las previsiones de esos sectores, del PDeCAT y de la Crida, que además cuentan con una candidatura cercana, la de Ferran Mascarell –que ya ha iniciado su particular carrera-- es alcanzar unos cinco regidores. Sin embargo, se intentará hasta el último momento una candidatura de todo el independentismo, a pesar del rechazo que ahora genera en Esquerra, y una de las opciones será Joaquim Forn, con un mensaje emocional para tratar de ganar la partida.

Esquerra, en el centro

A la hora de atribuir los apoyos de los encuestados a los partidos y traducirlos en concejales es importante el recuerdo del voto en anteriores elecciones. Lo que esta encuesta ofrece es que el voto más fiel respecto a las elecciones de hace un año, al Parlament de Catalunya, fue el dirigido a ERC, con un 67,6%, y el del Catalunya en Comú, con el 79,2%. Otro dato que puede ser crucial es esa disolución del voto que se decantó por Junts per Catalunya. Hasta una tercera parte de ese voto optaría ahora por Esquerra, un 34,5%.

Fiel a una estrategia, la dirección de Esquerra sigue su rumbo, con operaciones que sorprendieron, como el cambio de candidato. Ernest Maragall podría ser el próximo alcalde de Barcelona, y podría abrir un periodo nuevo, que ya no pasaría por los bloques opuestos entre independentistas y no independentistas.

Ficha técnica
Universo Hombres y mujeres de 18 años y más, residentes en Barcelona ciudad con derecho a voto en las elecciones municipales.
Técnica

Entrevistas telefónicas con aplicación de un cuestionario semi-estructurado, con soporte CATI, con preguntas cerradas y preguntas abiertas que se han codificado con posterioridad al trabajo de campo.

La entrevista ha tenido una duración media de 15 minutos.

Muestra

Se han realizado n=800 entrevistas, lo que supone la aceptación de un margen de error estadístico para el conjunto de la muestra del ± 3,53%, considerando p=q=50, con un nivel de confianza del 95,5%.

Fijación de la muestra: Proporcional a la distribución real de la población.

Fechas campo

Realizado entre el 20 y el 29 de noviembre de 2018.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información