Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Diputados de JxCat en la manifestación no comunicada contra el 25% de clases en castellano en una escuela de Canet / @JuntsxCatParl (TWITTER)

La manifestación contra el castellano de Canet con miembros de JxCat, ERC y CUP carecía de permiso

La Generalitat reconoce que no recibió "ninguna comunicación"; entre los asistentes figuraron diputados como Francesc de Dalmases y Salvador Vergés (JxCat), Pau Morales (ERC) y Dolors Sabater (CUP)

Ricard López
4 min

La manifestación contra la aplicación de la sentencia de impartir al menos un 25% de las clases en castellano en una escuela de Canet de Mar (Barcelona), a la cual acudieron diversos diputados y cargos locales secesionistas, no cumplió con el requisito legal de la comunicación previa a la autoridad gubernativa.

Así lo ha reconocido este lunes el conseller de Interior del Govern catalán, Joan Ignasi Elena, al admitir que la Dirección de Administración de Seguridad de la Generalitat "no recibió ninguna comunicación para el ejercicio del derecho de reunión o manifestación y, en consecuencia, no tramitó ningún expediente administrativo" acerca de dicha manifestación, que tuvo lugar el pasado 10 de diciembre ante la Escuela Turó del Drac de Canet, en contra de la sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) contra el monolingüismo en catalán en las aulas.

Medio millar de manifestantes

Esa ha sido la respuesta de Elena a una pregunta parlamentaria de Ciutadans (Cs), en la que la formación constitucionalista pedía obtener una copia de la documentación relativa a la concentración, según avanzó El Mundo.

La manifestación contra el 25% de clases castellano la organizaron el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) y el sindicato secesionista Intersindical-CSC, congregó a unas 500 personas y recorrió el trayecto que une la escuela Turó del Drac hasta la biblioteca, situada en el centro de Canet.

Diputados de ERC, JxCat y la CUP 

A la manifestación acudieron dirigentes de los dos partidos que dirigen la Generalitat (ERC y JxCat) y también de la CUP. Así, la movilización contó con el apoyo explícito del grupo parlamentario de los posconvergentes en el Congreso --representados en la misma por diputados como Francesc de Dalmases, Salvador Vergés y Glòria Freixa-- y también otros de ERC como Pau Morales (ERC) o a portavoz de la CUP en la Cámara catalana, Dolors Sabater.

El grupo parlamentario de JxCat en la Cámara catalana, apoyando la manifestación contra el 25% de castellano de canet
El grupo parlamentario de JxCat en la Cámara catalana, apoyando la manifestación contra el 25% de castellano de Canet

Por lo que respecta a cargos locales, la alcaldesa de Canet, Blanca Arbell (ERC), tomó la palabra al final de la marcha y, entre otras cuestiones, instó  a que "los jóvenes" se movilicen a favor de la inmersión lingüística monolingüe obligatoria en catalán.

La legislación española establece que los organizadores o promotores de manifestaciones deben comunicarlas por escrito a la autoridad gubernativa correspondiente con una antelación mínima de diez días y 30 como máximo, y tan sólo en caso de urgencia la comunicación puede hacerse con 24 horas de antelación. En el caso de Canet, a tenor de la respuesta del conseller Elena, no se cumplió ninguno de estos requisitos.