Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sanidad

El gurú privado de Argimon en salud mental factura 12 millones a la consejería

Joan Vegué, beneficiado por el departamento año tras año, decidirá ahora sobre partidas presupuestarias de dinero público

6 min

Juez y parte. El gurú en salud mental del consejero catalán de Sanidad, Josep Maria Argimon, factura cerca de 12 millones de euros al año a la consejería en esta materia. Joan Vegué, nuevo jefe del Plan Director de Salud Mental, ingresa el montante de dinero público en la empresa en la que trabaja, CPB Serveis Salut Mental, y ahora decidirá también sobre partidas presupuestarias porque así lo ha decidido el equipo del conseller

Alertan de ello fuentes del sector sanitario referenciando los convenios que tiene el Servicio Catalán de Salud (CatSalut) con CPB Serveis Salut Mental, y que se pueden consultar en este enlace. Los acuerdos con este proveedor quedarían sepultados en el titánico presupuesto del ente público, salvo por un extremo: el director médico de esta empresa --y consejero hasta marzo-- decidirá ahora las líneas maestras de la consejería sobre salud mental, pese a que también cobra de la misma. 

"Amigo" de una alto cargo

Los convenios entre el CatSalut, que firma su directora, la doctora Gemma Craywinckel, los rubrica Andreu Codina, jefe de administración de CPB y, según las fuentes consultadas, "amigo personal" de Rosa Verdaguer, directora general de la compañía. En esta empresa, Joan Vegué es exconsejero --desde marzo-- y director médico, cargo que simultanea con el de nuevo jefe del Plan Director de Salud Mental de Cataluña. Vegué, a su vez, es íntimo de Aina Plaza, directora general de Planificació en Salut: fue esta alto cargo quien convenció al conseller para atraerlo a la Consejería. 

La directora general de la Autonomía Personal y la Discapacidad de la Generalitat, Aina Plaza (C), en una visita a la Asociación Bienestar y Desarrollo / ABD
La directora general de Planificació en Salut, Aina Plaza (C) / ABD

El reparto de los 12 millones en dinero público del CatSalut a CPB se los lleva, mayoritariamente, el convenio por las camas de hospitalización de Clínica Llúria, un centro de larga estancia de personas adultas situada en el Pasaje Mercader, una calle ubicada en el corazón del Eixample barcelonés. Se lleva anualmente casi cinco millones de euros. 

Propuestas que le benefician

Pero es que esto constituye un problema en sí mismo. Porque Joan Vegué ha llegado a lo más alto del plan de salud mental de Salud con la promesa de reducir las camas de hospitalización. "Si hay menos plazas en el mercado, ganan los operadores que ya las tienen, como CPB", denuncian desde el sector sanitario. En otras palabras: desde la industria acusan a Vegué de incurrir en un apabullante "conflicto de interés" al recibir dinero público y, al mismo tiempo, decidir sobre partidas presupuestarias. 

Este hecho tiene otro presunto ejemplo, y es que Vegué también ha propuesto reducir el número de proveedores de salud mental para el CatSalut. "Si hay menos empresas que prestan servicios, ganan los que ya están, como CPB", agregan los directivos consultados. 

Rompe con la tradición de ERC

Esta situación es una anomalía, en opinión de los mismos interlocutores, porque rompe una tradición que había fijado ERC: que el Plan Director de Salud Mental lo rija un médico que venga del sector público. "Con los republicanos, la hoja de ruta la tutelaba Cristina Molina --de Sant Joan de Déu--, primero, y Jordi Blanch --del Hospital Clínic Barcelona--, después. Argimon privatiza el plan y coloca a un médico del sector privado", denuncian. 

Josep Maria Argimon, consejero catalán de Salud (i), con Joan Vegué (d) / Cedida
Josep Maria Argimon, consejero catalán de Salud, con Joan Vegué (d) / Cedida

De hecho, Joan Vegué es vicepresidente de TLP Barcelona y, hasta marzo, consejero de la mercantil Centre Psicoteràpia Barcelona SA. Lo que es más: las voces consultadas enfatizan que Vegué dejó sus cargos registrales en marzo por el "escándalo" que suponía que un médico con intereses privados rigiera un plan de salud mental público del que su empresa facturará. 

CPB: "Objetivo social"

La versión de CPB es ligeramente distinta. En diversos contactos esta semana, Rosa Verdaguer, directora general de CPB, ha admitido que el doctor Vegué compagina los cargos en la Consejería de Salud --donde tiene hasta despacho y asistente, como reveló este medio-- con el que tiene en el proveedor privado. La alta directiva matiza que es la sociedad quien le remunera, y que lo hace "perdiendo", pues el facultativo trabaja cuatro días a la semana en el departamento y uno en CPB. 

Desde la enseña, no obstante, admiten que el doctor "presenta una trayectoria impresionante", por lo que "merece la pena" que aporte a "la salud mental de Cataluña". Asimismo, enfatizan que decisiones como reducir las camas de hospitalización o el número de proveedores no les benefician y que, en todo caso, ellos son "un proveedor pequeño" en comparación con otros, como los de matriz religiosa