Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una de las inspecciones realizadas en el matadero 'Le Porc Gourmet' en Santa Eugènia de Berga (Osona) / CCMA

El infierno de trabajar en un matadero en pleno coronavirus

Trabajadores del sector cárnico de Osona denuncian la falta de seguridad, mientras que el Govern asegura hacer inspecciones, sin concretar la situación en factorías polémicas como la de Santa Eugènia

8 min

La opacidad y la polémica rodean las medidas de seguridad del sector cárnico en general, y la protección de sus trabajadores en particular en esta pandemia del coronavirus, siendo la comarca de Osona (Barcelona) donde se concentran las denuncias.

Fuentes de la Consejería de Trabajo de la Generalitat aseguran a Crónica Global que se han llevado a cabo inspecciones en diversas empresas y sectores para determinar si se cumplen las medidas de protección ante el Covid-19, aunque no concreta las relativas al sector cárnico ni tiene constancia de las quejas sobre el matadero Le Porc de Gourmet, perteneciente al Grupo Jorge SA y situada en Santa Eugènia de Berga, cuyo alcalde aseguró haber cursado la correspondiente información a la Generalitat, tal como informó este medio.

El matadero Le Porc Gourmet, la cárnica donde se ha iniciado el conflicto por la devolución de las cuótas de autónomos / CG
El matadero Le Porc Gourmet, la cárnica donde se ha iniciado el conflicto por la devolución de las cuótas de autónomos / CG

Ante esta falta de información, el diputado de PSC-Units, Pol Gibert, ha presentado una batería de preguntas parlamentarias para saber cuántas inspecciones de trabajo se han hecho en las diversas empresas cárnicas de la Comarca de Osona en los últimos tres meses y si el Govern tiene algún plan de inspección concreto para abordar la situación del sector durante la crisis del Covid19. Se trata de un ámbito industrial especialmente complejo, que acaba de pasar por un importante proceso de regularización.

El frío y la humedad que requieren los mataderos suponen un caldo de cultivo excelente para el Covid-19. Según fuentes sindicales, al menos 30 trabajadores fueron aislados en sus domicilios con sintomatología en la factoría de Santa Eugènia. Y en Vic, la capital de Osona, unos 160 trabajadores del Escorxador Frigoríficos d’Osona, S.A (Esfosa) habrían estado de baja, según fuentes locales. Sin embargo, los representantes del comité de Esfosa, Montserrat Castañé (COS) y Xavier Roca (UGT) aseguran a este medio que se han dado muy pocos casos porque desde que comenzó la crisis, la empresa ha proporcionado equipos de protección a los trabajadores, ha establecido turnos en el comedor y ha puesto a disposición de los empleados autobuses para realizar desplazamientos.

Positivos en cárnicas de Osona

Los socialistas quieren conocer la relación de empresas cárnicas de Osona, donde se han realizado inspecciones de trabajo para controlar que se cumplan bien las medidas de seguridad en los últimos tres meses. Y si la Generalitat tiene conocimiento de los datos de positivos de Covid-19 de trabajadores de las cárnicas en esa comarca.

Finalmente, las preguntas parlamentarias del PSC indagan en la existencia de algún estudio de seguimiento de los trabajadores de las cárnicas que explique por qué en Osona los datos son superiores a la media de comarcas de Cataluña debido a la extensión los positivos para Covid-19 en este sector.

Fuentes de la Consejería de Trabajo explican a Crónica Global que “se han hecho inspecciones en base a denuncias, que es lo que determina el Plan de Contingencia que actúa la Inspección de Trabajo”. Es decir, que las actuaciones no versan “sobre un sector o subsector determinado, sino sobre todas las empresas y sectores de Cataluña en base a las denuncias que ha habido”.

Las mismas fuentes precisan que no tienen constancia de una denuncia del Ayuntamiento de Santa Eugènia de Berga (Barcelona) relativa a la situación del matadero situado en esta la comarca de Osona. Tal como informó este medio, se trata de Le Porc de Gourmet, factoría perteneciente al Grupo Jorge SA, emplazada a 200 metros del casco urbano, donde trabajan 1.500 empleados, muchos de origen inmigrante con miedo a denunciar la falta de medidas de protección ante el coronavirus.

Incumplimiento de la normativa

Algunos trabajadores se pusieron en contacto con la Plataforma per la defensa de la veu i drets dels ciutadans de Santa Eugènia de Berga para denunciar que dentro de las instalaciones no se cumple la normativa de separación entre trabajadores de 1,5 metros, concretamente en las salas de despiece o en los vestuarios. "Tienen miedo, no se atreven a denunciar y cuando algunos de ellos han sido hospitalizados, no se han contabilizado como trabajadores", explican desde esta Plataforma.

La concejal de Som Santa Eugènia (SOM SEB) Daad Jarrous, se puso en contacto con la delegada del Govern en la Cataluña central, Alba Camps, para informarle de la situación, al tiempo que instó al alcalde de la localidad, Xavier Fernández (PDeCAT), a pedir a la Consejería de Trabajo una inspección urgente e inmediata.

El primer edil respondió a la concejal en mediante una carta en la que le informaba que había puestos los hechos en conocimiento del “Departamento de Interior y el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia para que tomen las medidas que consideren oportunas”. Sin embargo, a día de hoy, no consta oficialmente que se haya llevado a cabo esa inspección.

Inspección tras el programa de Jordi Évole

La opacidad y la polémica rodea a este matadero, que hace dos años fue objeto de una inspección de trabajo después de que un programa sobre la industria cárnica del programa Salvados de La Sexta, dirigido por Jordi Évole, denunciara irregularidades laborales y de producción. 

La Generalitat no ha respondido todavía a la batería de preguntas parlamentarias que, en enero del año pasado, formularon la diputada de PSC-Units y dirigente del partido en Osona, Marta Moreta, y el diputado Jordi Terrades, relativas al aumento de la producción en estas instalaciones sin evaluar los efectos, o sobre el uso del agua de los pozos. En este sentido, pidieron explicaciones sobre el estado del acuífero que abastece a Le Porc Gourmet y los vertidos realizados por el matadero, donde también se registró una fuga tóxica a raíz de un accidente químico. Por ello, preguntaron sobre el número de inspecciones, así como la formación impartida a los trabajadores de la factoría sobre la manipulación de productos químicos.

Siguen sin respuesta.