Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Viaducto en el enlace de la A-2 y la AP-7 en Castellbisbal, que une el Baix Llobregat y el Vallès Occidental

Inaugurada la nueva conexión viaria entre el Baix Llobregat y el Vallès Occidental

La infraestructura, que ha costado 88 millones y une dos comarcas industriales claves en la economía catalana, recorta en 7,5 kilometros el recorrido actual e incluye un viaducto

4 min

Desde hoy, el área metropolitana de Barcelona cuenta con un nuevo tramo viario que mejora la movilidad y permite conectar las comarcas del Vallès Occidental y el Baix Llobregat, motores económicos de Cataluña. Se trata del enlace de la Autovía A-2 y AP-7 en Castellbisbal.

enlace
Enlace entre la A-2 y la AP-7 en Castellbisbal, que une el Baix Llobregat y el Vallès Occidental

Esta nueva conexión, que recorta en 7,5 km el recorrido actual, ha supuesto una inversión total de 88 millones de euros, e incluye el nuevo viaducto sobre el río Llobregat que cuenta con dos estructuras paralelas de 874 y 836 metros de longitud.

Dos calzadas separadas con sección de autovía

Se esta forma se materializa una nueva conexión entre dos comarcas “que son motor industrial y económico de Cataluña como son el Baix Llobregat y el Vallès Occidental”, ha explicado la ministra de ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, durante la inauguración del nuevo tramo.

Esta actuación permite realizar los movimientos entre la A-2 (desde Lleida) hacia la AP-7 sentido Girona, desde hoy liberada de peaje, e inversamente entre la AP-7 (desde Girona) hacia la A-2 sentido Lleida. Para ello, se ha ejecutado un nuevo vial de dos calzadas separadas con sección de autovía uniendo los municipios de Sant Andreu de la Barca y Pallejá con los de Castellbisbal y Rubí, cruzando el río Llobregat, la riera de Rubí y las vías ferroviarias de Adif a través del nuevo viaducto del Llobregat, además de conectar con la carretera C-1413a de Molins de Rei a Vic.

Ahorro de 7,5 kilómetros

El nuevo enlace supone una gran mejora en la movilidad del área metropolitana de Barcelona ya que ahorra a los usuarios el actual recorrido de una distancia aproximada de 7 kilómetros y medio para conectar ambas vías de gran capacidad, lo que mejorará principalmente el nivel de servicio de la A-2.

El presupuesto de las obras asciende a 74,57 millones de euros que, sumados al coste de las asistencias técnicas vinculadas, de redacción del proyecto y control de calidad de las obras, y al presupuesto estimado de las expropiaciones, arroja una inversión total realizada de 88,20 millones de euros.

El Ministerio tiene previsto someter a información pública este mes el proyecto de obras de terminación de la autovía de conexión de la Ronda litoral con la C-32 y, antes de que finalice el año, el proyecto de trazado del entorno del Baix Llobregat.

Sánchez ha recordado que desde hoy ya se puede circular sin pagar peajes en la AP-7, entre La Jonquera y Tarragona, y en la AP-2, entre Zaragoza y el Vendrell. Un hecho que ha definido como histórico, tras la liberación de 477 km de autopistas que supondrá más de 750 millones de euros de ahorro para los usuarios.