Menú Buscar
Convocatoria para el 'paro de país' del 3 de octubre. Detrás, el Palau de la Generalitat / CG

La Generalitat lleva a Cataluña a la huelga general política

La interrupción casi total de los transportes e instituciones públicas se une a la convocatoria de ‘paros de país de los sindicatos mayoritarios, Pimec, Cecot, ANC y Òmniun Cultural

03.10.2017 00:00 h.
9 min

La huelga general en Cataluña registrada la semana pasada por un grupo de sindicatos minoritarios y de perfil muy diverso, con pocas posibilidades de éxito, se ha transformado en 72 horas en una convocatoria que se proyecta como una de las más exitosas de los últimos años. El motivo: el empeño de la Generalitat en conseguir que, efectivamente, la economía catalana se paralice durante un día. Se trata de una de las pretensiones de la CUP y sectores cercanos como antesala de la declaración unilateral de independencia (DUI).

El transporte público es una de las claves de la jornada. La conselleria de Trabajo, encabezada por Dolors Bassa (ERC), decretó el viernes que FGC, metro y autobús de Barcelona sólo funcionarían al 25% en las llamadas horas punta (de 6.30 a 9.30 y de 17 a 20 horas). Ante las quejas empresariales y de los sindicatos mayoritarios incrementó los servicios mínimos el día siguiente al 50% en esta franja y al 25% en el resto del horario. Ayer lunes recuperó el plan inicial.

‘Paro de país’ de CCOO, UGT, Pimec y Cecot

Esta interrupción casi total e inaudita del transporte coincide con el llamado paro de país, una fórmula también inaudita que se improvisó como protesta ciudadana contra las cargas policiales del 1-O. Sus impulsores forman la Mesa de la Democracia, que representa a 40 entidades y organizaciones de perfil diverso, aunque sus representantes con mayor peso son CCOO y UGT de Cataluña, las patronales Pimec y Cecot (adscrita a Foment del Treball) y las organizaciones independentistas ANC y Òmnium Cultural.

“No nos movilizaremos junto a la ANC y Òmnium”, aseguraba en rueda de prensa el secretario general de CCOO de Cataluña, Javier Pacheco. Los grandes sindicatos se resistieron a dejarse arrastrar a la convocatoria de huelga general y articularon otra vía que va más allá de la protesta laboral, una reivindicación que no es la actual.

Huelga política

“No estamos ante un debate de huelga general sí o no desde el ámbito laboral. No es un conflicto laboral en las empresas por la imposición de una ley que requiere de unos órganos de mediación en el que se deban decretar unos servicios mínimos, debemos ir más allá”, explicaba su homólogo en UGT de Cataluña, Camil Ros: “No es sí o no a la independencia, al 1-O o lo que pueda pasar a finales de semana [la DUI]; es una respuesta cívica y democrática”.

Este es el argumento, precisamente, que usa Foment del Treball en una circular interna que ha remitido a sus asociados en la que afirma que la huelga general es ilegal porque no tiene como base la protesta laboral y avisa de la falta de garantías jurídicas del paro de país. Con las consiguientes consecuencias que podrían llegar a tener las “faltas de trabajo no justificadas”.

La Generalitat se suma a la protesta

Pacheco y Ros esperan que el paro afecte más a la “Administración pública, el sector servicios y transporte y en la industria”. En el primero de ellos, el éxito está asegurado. El Gobierno catalán ha comunicado a todos sus trabajadores que no abrirá las puertas este martes.

“El Govern se ha sumado al paro general previsto para el 3 de octubre, sin perjuicio que se deben garantizar los servicios mínimos establecidos en la comunicación que les hemos hecho llegar en relación a las huelgas generales convocadas”, indica un comunicado interno de la Generalitat al que ha tenido acceso Crónica Global. “El personal que se sume y se ausente no se le computará la ausencia”.

En otras dependencias públicas se han comunicado de viva voz las mismas órdenes. Mañana se cierran las puertas, todo el mundo se une al paro de país, pero al no considerarse una adhesión a la huelga general no tendrá ningún impacto en el salario.

Lo mismo ocurrirá en la mayoría de ayuntamientos gobernados por ERC y PDeCAT. También harán lo mismo otras corporaciones como el Ayuntamiento de Terrassa, liderado por el socialista Jordi Ballart. Los sindicatos informan de que en algunos pueblos se ha propuesto intercambiar el festivo del 3-O por el del 12 de octubre, la fiesta nacional de España.

Afectación en industria

En los polígonos industriales se prevé una incidencia menor. Seat, la principal fábrica catalana, se ha desmarcado de cualquier propuesta de paro o huelga. Así lo ha decidido su sindicato mayoritario, UGT, liderado por el presidente de la organización, Matías Carnero. Como mucho prevén alguna acción de protesta puntual.

Los sindicatos de Nissan explican que se ha ofrecido a los trabajadores permisos retribuidos. La producción actual permite encajar una iniciativa de estas características, ya que lo más complicado es la planificación industrial de una huelga. Por eso en los paros generales se dan cinco días en el sector privados y 10 en el público para organizar la planificación.

Comercio y restauración

En cuanto al comercio y la restauración, las grandes superficies abrirán con normalidad y continuarán con su horario habitual si no hay piquetes. Como cualquier otra convocatoria de huelga general, permiten a sus trabajadores unirse a ella con el consiguiente impacto en la retribución. Lo mismo que en los supermercados Mercadona.

Bon Preu y Casa Ametller sí que se unen al paro general. Han decidido directamente frenar toda su actividad, una de las posibilidades que contempla la convocatoria innovadora.

La mayoría de restaurantes y bares de Barcelona permanecerán cerrados. Algunos por convicción propia y otros por la actuación de los piquetes preventivos. Explican que han recibido presiones y amenazas anónimas para bajar la persiana, especialmente los nombres más reconocidos de las grandes ciudades. También ha impactado que Mercabarna esté cerrado.

Comunidad educativa y banca

En cuanto a la comunidad educativa, el parón es casi total. Cabe tener en cuenta que entre los minoritarios que convocaron la huelga general se encuentra Ustec, una organización que sólo está presente en escuelas e institutos.

Para la banca en Cataluña, el 3-O será otra jornada de huelga general más. Sus trabajadores son libres de unirse a ella pero se les descontará la parte equivalente en su nómina. También se ha facilitado el material necesario para trabajar desde casa.

En las pymes y multinacionales la incertidumbre es mayor. Conscientes de los problemas en el transporte público, también han habilitado el teletrabajo y son flexibles con los horarios. Aunque para evitarse problemas, muchas han optado por dar el día libre a la mayoría de los trabajadores y permanecer un equipo mínimo. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información