Menú Buscar
El Govern publica el recuento oficial del 1-O con 2,2 millones de participación

El Govern no aclara quién validaría los resultados del referéndum

Junqueras revalida su “amor a España” en una rueda de prensa sobre la logística del 1-O, organizada por el empresario Jaume Roures y por la que cada periodista ha tenido que pagar 10 euros

5 min

Los consejeros de Presidencia y de Asuntos Exteriores, Jordi Turull y Raül Romeva, así como el vicepresidente, Oriol Junqueras, han comparecido en rueda de prensa para explicar el operativo del referéndum del 1-O. Han insistido en que el domingo se podrá votar, que no es delito hacerlo, pero no han aclarado quién validará los datos en el supuesto de que, finalmente, se lleve a cabo la consulta. Tampoco han especificado qué plan alternativo tiene el Govern si, como está previsto, la policía cierra los colegios electorales. "Se podrá votar, no les quepa duda", han asegurado.

urna referendum

La urna de plástico que el Govern utilizará en el referéndum

El acto ha sido organizado por el empresario Jaume Roures, que ha exigido a cada periodista el pago de 10 euros. En este sentido, el Govern ha lanzado balones fuera asegurando que se trata de "una iniciativa privada".

Golpe de efecto: la urna

El momento culminante de la comparecencia se ha producido al final, cuando los comparecientes han enseñado el modelo de urna de plástico que, aseguran, se instalará en los colegios electorales. Previamente, Turull ha agradecido a los ciudadanos de Cataluña la actitud mostrada estos días “pese a las provocaciones”. Ha hecho extensivo ese agradecimiento a quienes han participado en las movilizaciones en contra del cerco policial y judicial sobre el referéndum.

“El Gobierno del PP ha atacado derechos fundamentales, pero la respuesta del Govern ha dado solución a cada problema y los ciudadanos, una respuesta democrática”. Todo ello para que los ciudadanos puedan votar. En cuanto a la logística del 1-O, ha precisado que se podrá votar de nueve de la mañana a ocho de la tarde. Un total de 5,3 millones de catalanes están llamados a las urnas. Habrá un total de 2.315 centros electorales con 6.242 mesas. Asimismo, 7.235 personas atenderán las dudas que surjan.

Observadores de la jornada

El Síndic de Greuges y varios ombudsmen internacionales actuarán de observadores de la jornada. Turull no ha aclarado quién validará los resultados de la votación si finalmente se lleva a cabo, dado que la Sindicatura Electoral que contemplaba el referéndum quedó disuelta tras la suspensión de la Ley del referéndum.

“Que todo el mundo esté tranquilo, todos aquellos que quieran votar podrán hacerlo”, ha afirmado Turull, quien ha finalizado su intervención con una cita del expresidente catalán Francesc Macià: “Cada uno en su lugar, y Cataluña en el corazón de todos”.

Por su parte, el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva ha utilizado el inglés para insistir en que el 1-O “no es un referéndum ilegal” y ha vuelto a acusar al "Estado", porque no ha querido negociar. Ha expresado el deseo del Govern de hacerlo, “pero con base en la voluntad de los catalanes”. Junqueras, que ha utilizado el castellano, ha coincidido con Romeva en apelar al diálogo y ha expresado: “Nuestro amor hacia España, su cultura, sus gentes y su lengua”.

"Situación de excepción"

“Poner el futuro de una sociedad en manos de los ciudadanos no es hacer nada malo --ha añadido--. Las personas que fueron detenidas (altos cargos de la Generalitat, entre ellos de la Consejería de Economía) son honestas y honradas, que trabajan en conciencia al servicio de la ciudadanía, han levantado 360 millones de fraude fiscal y lo han puesto al servicio de escuelas y hospitales”. Junqueras ha hablado de una “situación de excepción” en la que se “detiene a personas, se entra en imprentas y se vulnera el secreto postal”, una visión que, dice, comparte la comunidad internacional, que “condena la actuación del Estado español”.

El número dos de la Generalitat ha dicho que “el referéndum es una oportunidad de cambio en España”. Ha llamado a no caer en las provocaciones de aquellos que no quieren votar este domingo.